Economía marxista para el Siglo XXI

Archivo para octubre, 2011

“El capital ficticio como categoría económica de El Capital de C. Marx”: Ulises Pacheco Feria

Introducción

La categoría capital ficticio fue empleada por Marx en el tomo III de El Capital. El objetivo de este tercer tomo era mostrar el proceso de producción y circulación del capital como una totalidad orgánica, como “lo concreto”, “síntesis de numerosas determinaciones”—diría Marx. Este último libro es la conclusión de una obra que tiene el propósito de reproducir teóricamente las relaciones de producción capitalistas y deducir, a partir de las leyes inmanentes a este modo de producción, “el devenir histórico de la totalidad”.

Pero lo singular del tercer tomo de El Capital radica en que en él se abordan las relaciones de producción en su expresión más inmediata; las formas más superficiales y tangibles en que se realiza la distribución y apropiación de la plusvalía. Más que la relación trabajo-capital, se exponen allí las relaciones entre capitalistas; la multiplicidad de formas de apropiación capitalista se expresa en las distintas “categorías antitéticas” en que se distribuye el plustrabajo. El movimiento objetivo de estas categorías gobierna la voluntad de los agentes del capital. Sin embargo, las relaciones entre los distintos tipos de capitalistas, traídas a un primer plano, ocultan el antagonismo existente entre los dueños de las condiciones de producción y los obreros asalariados, al tiempo que nos revelan todo un cuerpo de nuevas contradicciones, no menos virulentas y letales, que se articulan a aquel antagonismo fundamental. El estudio de estas contradicciones, en el marco general de la acumulación y el ciclo industrial, nos permite comprender la realización del capital en su conjunto, como resultado de la existencia y funcionamiento de “formas irracionales” de valorización del capital; en el mundo caótico y alucinante de la Bolsa y los mercados de capitales, por el contrario, la irracionalidad de la naturaleza del capital parece conquistar el sentido común de los individuos; así el capital ficticio encuentra un lugar en este tercer libro: como expresión de una “contradicción absurda” derivada del desarrollo del sistema crediticio, del funcionamiento del capital de préstamo y de la capitalización de activos financieros.

El estudio de la categoría capital ficticio, en El Capital de Marx, representa un importante asidero teórico para la comprensión del capitalismo contemporáneo; por tanto, la finalidad ultima de este trabajo no está en “reestructurar” las determinaciones del capital ficticio, en el marco de aquel capitalismo de mediados del siglo XIX, sino más bien, en proveer, siguiendo a Marx, un marco teórico que nos permita acercarnos al capitalismo transnacional y a sus determinaciones esenciales. Sin embargo, iniciar un estudio crítico de la categoría capital ficticio y su implicación en el desarrollo ulterior del capitalismo es una meta que desborda el objetivo mínimo de este trabajo; a saber: analizar el capital ficticio como expresión de la evolución (metamorfosis), de las relaciones de producción capitalista, en El Capital de Marx.

Capital_Ficticio_como_categoria_economica_de_El_capital

Profesor auxiliar del Departamento de Ciencias Económicas de la Universidad de Oriente.

Economía y Desarrollo No. 2 / Vol. 140 / Jul.-Dic. / 2006

“Rebels on the Street: The Party of Wall Street Meets its Nemesis”: David Harvey

Verso Books Blog
October 28, 2011

The Party of Wall Street has ruled unchallenged in the United States for far too long. It has totally (as opposed to partially) dominated the policies of Presidents over at least four decades (if not longer), no matter whether individual Presidents have been its willing agents or not. It has legally corrupted Congress via the craven dependency of politicians in both political parties upon its raw money power and upon access to the mainstream media that it controls. Thanks to the appointments made and approved by Presidents and Congress, the Party of Wall Street dominates much of the state apparatus as well as the judiciary, in particular the Supreme Court, whose partisan judgments increasingly favor venal money interests, in spheres as diverse as electoral, labor, environmental and contract law.

The Party of Wall Street has one universal principle of rule: that there shall be no serious challenge to the absolute power of money to rule absolutely. And that power is to be exercised with one objective. Those possessed of money power shall not only be privileged to accumulate wealth endlessly at will, but they shall have the right to inherit the earth, taking either direct or indirect dominion not only of the land and all the resources and productive capacities that reside therein, but also assume absolute command, directly or indirectly, over the labor and creative potentialities of all those others it needs. The rest of humanity shall be deemed disposable.

These principles and practices do not arise out of individual greed, short-sightedness or mere malfeasance (although all of these are plentifully to be found). These principles have been carved into the body politic of our world through the collective will of a capitalist class animated by the coercive laws of competition. If my lobbying group spends less than yours then I will get less in the way of favors. If this jurisdiction spends on people’s needs it shall be deemed uncompetitive.

Many decent people are locked into the embrace of a system that is rotten to the core. If they are to earn even a reasonable living they have no other job option except to give the devil his due: they are only “following orders,” as Eichmann famously claimed, “doing what the system demands” as others now put it, in acceding to the barbarous and immoral principles and practices of the Party of Wall Street. The coercive laws of competition force us all, to some degree of other, to obey the rules of this ruthless and uncaring system. The problem is systemic not individual.

The party’s favored slogans of freedom and liberty to be guaranteed by private property rights, free markets and free trade, actually translate into the freedom to exploit the labor of others, to dispossess the assets of the common people at will and the freedom to pillage the environment for individual or class benefit.

Once in control of the state apparatus, the Party of Wall Street typically privatizes all the juicy morsels at less than market value to open new terrains for their capital accumulation. They arrange subcontracting (the military-industrial complex being a prime example) and taxation practices (subsidies to agro-business and low capital gains taxes) that permit them freely to ransack the public coffers. They deliberately foster such complicated regulatory systems and such astonishing administrative incompetence within the rest of the state apparatus (remember the EPA under Reagan and FEMA and “heck-of-a job” Brown under Bush) as to convince an inherently skeptical public that the state can never ever play a constructive or supportive role in improving the daily life or the future prospects of anyone. And, finally, they use the monopoly of violence that all sovereign states claim, to exclude the public from much of what passes for public space and to harass, put under surveillance and, if necessary, criminalize and incarcerate all those who do not broadly accede to its dictates. It excels in practices of repressive tolerance that perpetuate the illusion of freedom of expression as long as that expression does not ruthlessly expose the true nature of their project and the repressive apparatus upon which it rests.

The Party of Wall Street ceaselessly wages class war. “Of course there is class war,” says Warren Buffett, “and it is my class, the rich, who are making it and we are winning.” Much of this war is waged in secret, behind a series of masks and obfuscations through which the aims and objectives of the Party of Wall Street are disguised.

The Party of Wall Street knows all too well that when profound political and economic questions are transformed into cultural issues they become unanswerable. It regularly calls up a huge range of captive expert opinion, for the most part employed in the think tanks and universities they fund and splattered throughout the media they control, to create controversies out of all manner of issues that simply do not matter and to propose solutions to questions that do not exist. One minute they talk of nothing other than the austerity necessary for everyone else to cure the deficit and the next they are proposing to reduce their own taxation no matter what impact this may have on the deficit. The one thing that can never be openly debated and discussed, is the true nature of the class war they have been so ceaselessly and ruthlessly waging. To depict something as “class war” is, in the current political climate and in their expert judgment, to place it beyond the pale of serious consideration, even to be branded a fool if not seditious.

But now for the first time there is an explicit movement to confront The Party of Wall Street and its unalloyed money power. The “street” in Wall Street is being occupied – oh horror upon horrors – by others! Spreading from city to city, the tactics of Occupy Wall Street are to take a central public space, a park or a square, close to where many of the levers of power are centered, and by putting human bodies in that place convert public space into a political commons, a place for open discussion and debate over what that power is doing and how best to oppose its reach. This tactic, most conspicuously re-animated in the noble and on-going struggles centered on Tahrir Square in Cairo, has spread across the world (Plaza del Sol in Madrid, Syntagma Square in Athens, now the steps of Saint Paul in London as well as Wall Street itself). It shows us that the collective power of bodies in public space is still the most effective instrument of opposition when all other means of access are blocked. What Tahrir Square showed to the world was an obvious truth: that it is bodies on the street and in the squares not the babble of sentiments on twitter or facebook that really matter.

The aim of this movement in the United States is simple. It says: “We the people are determined to take back our country from the moneyed powers that currently run it. Our aim is to prove Warren Buffett wrong. His class, the rich, shall no longer rule unchallenged nor automatically inherit the earth. Nor is his class, the rich, always destined to win.”

It says “we are the 99 percent.” We have the majority and this majority can, must and shall prevail. Since all other channels of expression are closed to us by money power, we have no other option except to occupy the parks, squares and streets of our cities until our opinions are heard and our needs attended to.

To succeed the movement has to reach out to the 99 percent. This it can and is doing step by step. First there are all those being plunged into immiseration by unemployment and all those who have been or are now being dispossessed of their houses and their assets by the Wall Street phalanx. It must forge broad coalitions between students, immigrants, the underemployed, and all those threatened by the totally unnecessary and draconian austerity politics being inflicted upon the nation and the world at the behest of the Party of Wall Street. It must focus on the astonishing levels of exploitation in workplaces – from the immigrant domestic workers who the rich so ruthlessly exploit in their homes to the restaurant workers who slave for almost nothing in the kitchens of the establishments in which the rich so grandly eat. It must bring together the creative workers and artists whose talents are so often turned into commercial products under the control of big money power.

The movement must above all reach out to all the alienated, the dissatisfied and the discontented, all those who recognize and deeply feel in their gut that there is something profoundly wrong, that the system that the Party of Wall Street has devised is not only barbaric, unethical and morally wrong, but also broken.

All this has to be democratically assembled into a coherent opposition, which must also freely contemplate what an alternative city, an alternative political system and, ultimately, an alternative way of organizing production, distribution and consumption for the benefit of the people, might look like. Otherwise, a future for the young that points to spiraling private indebtedness and deepening public austerity, all for the benefit of the one percent, is no future at all.

In response to the Occupy Wall Street movement the state backed by capitalist class power makes an astonishing claim: that they and only they have the exclusive right to regulate and dispose of public space. The public has no common right to public space! By what right do mayors, police chiefs, military officers and state officials tell we the people that they have the right to determine what is public about “our” public space and who may occupy that space when? When did they presume to evict us, the people, from any space we the people decide collectively and peacefully to occupy? They claim they are taking action in the public interest (and cite laws to prove it) but it is we who are the public! Where is “our interest” in all of this? And, by the way, is it not “our” money that the banks and financiers so blatantly use to accumulate “their” bonuses?

In the face of the organized power of the Party of Wall Street to divide and rule, the movement that is emerging must also take as one of its founding principles that it will neither be divided nor diverted until the Party of Wall Street is brought either to its senses – to see that the common good must prevail over narrow venal interests – or to its knees. Corporate privileges to have all of the rights of individuals without the responsibilities of true citizens must be rolled back. Public goods such as education and health care must be publically provided and made freely available. The monopoly powers in the media must be broken. The buying of elections must be ruled unconstitutional. The privatization of knowledge and culture must be prohibited. The freedom to exploit and dispossess others must be severely curbed and ultimately outlawed.

Americans believe in equality. Polling data show they believe (no matter what their general political allegiances might be) that the top twenty percent of the population might be justified in claiming thirty percent of the total wealth. That the top twenty percent now control 85 percent of the wealth is unacceptable. That most of that is controlled by the top one percent is totally unacceptable. What the Occupy Wall Street movement proposes is that we the people of the United States, commit to a reversal of that level of inequality not only of wealth and income but even more importantly of the political power that such a disparity confers. The people of the United States are rightly proud of the their democracy but it has always been endangered by capital’s corruptive power. Now that it is dominated by that power the time is surely nigh, as Jefferson long ago suggested would be necessary, to make another American revolution: one based on social justice, equality, and a caring and thoughtful approach to the relation to nature.

The struggle that has broken out – the People versus the Party of Wall Street – is crucial to our collective future. The struggle is global as well as local in its nature. It brings together students who are locked in a life-and-death struggle with political power in Chile to create a free and quality education system for all and so begin the dismantling of the neoliberal model that Pinochet so brutally imposed. It embraces the agitators in Tahrir Square who recognize that the fall of Mubarak (like the end of Pinochet’s dictatorship) was but the first step in an emancipatory struggle to break free from money power. It includes the “indignados” in Spain, the striking workers in Greece, the militant opposition emerging all around the world, from London to Durban, Buenos Aires, Shenzhen and Mumbai. The brutal dominations of big capital and sheer money power are everywhere on the defensive.

Whose side will each of us as individuals come down on? Which street will we occupy? Only time will tell. But what we do know is that the time is now. The system is not only broken and exposed but incapable of any response other than repression. So we, the people, have no option but to struggle for the collective right to decide how that system shall be reconstructed and in what image. The Party of Wall Street has had its day and failed miserably. How to construct an alternative on its ruins is both an inescapable opportunity and an obligation that none of us can or would ever want to avoid.


David Harvey teaches at the Graduate Center of the City University of New York. He is the author of The Enigma of Capital: And the Crises of Capitalism (Profile Press and Oxford University Press). His forthcoming book Rebel Cities: From the Right to the City to the Urban Revolution will be published by Verso in the Spring of 2012.

2001: Relatos de la crisis que cambió la Argentina

Editora Patria Grande

 Escrito por Manuel Barrientos y Walter Isaía, este libro es una aproximación a las interpretaciones, análisis, debates y vivencias sobre el estallido, el acontecimiento-paradigma que representaron los días 19 y 20 de diciembre de 2001. A través de cuatro cuerpos de entrevistas se tejen las historias personales y colectivas de los actores sociales y políticos que tuvieron un rol central en aquellas jornadas fundantes en la vida política argentina del siglo XXI. Son voces del campo popular que recuerdan los momentos previos a la emergencia de la crisis, analizan su intensidad y reflexionan sobre las marcas que dejaron en la vida política, económica y social argentina.

¿Alguien previó esa crisis y las revueltas populares? ¿Qué cambios y continuidades significaron para el país? ¿Qué lecturas hizo el gobierno de Néstor Kirchner a partir de 2003, sobre aquellas demandas expresadas en 2001? Las preguntas se suceden y abren posibles rastreos en el imaginario de los distintos actores que participaron de aquellas jornadas.

Cuenta con testimonios y reflexiones de Eduardo “Wado” de Pedro (referente de La Cámpora y candidato a diputado nacional por el FPV); el historiador Ezequiel Adamovsky; Luciano Schilaci (secretario gremial de SIMECA); la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini; el sociólogo y ensayista Horacio González (director de la Biblioteca Nacional); el ex diputado nacional Mario Cafiero; la doctora en Ciencia Política María Esperanza Casullo; el economista Daniel Azpiazu (recientemente fallecido); el dirigente sindical Víctor De Gennaro (candidato a diputado nacional del FAP); el sociólogo Christian Castillo (candidato a vicepresidente del Frente de Izquierda); Alberto Spagnolo y Neka Jara (ex integrantes del MTD Solano); el ex diputado nacional Luis Zamora; la abogada María del Carmen Verdú (CORREPI); el dirigente de la FTV, Luis D’Elía; los comunicadores Ximena Tordini y Gastón Montells (ex miembros de FM La Tribu); Cristian Mellado (FASINPAT -Zanón); la periodista Claudia Acuña (La Vaca); el investigador y ensayista uruguayo Raúl Zibechi; y el Colectivo Situaciones.

Se puede adquirir en librerías o en “Compremos lo nuestro”:

http://tinyurl.com/3wdv8dj

Para ver material del libro se puede visitar el sitio:

http://relatosde2001.blogspot.com/

Contacto :

Manuel Barrientos: mbarrientos@revistadebate.com.ar 156-435-7586

Walter Isaía: wisaia@hotmail.com 153-271-5961

Editora Patria Grande

Tel. (54-11) 4631-6446

Tel/Fax 4631-6577

E-mail: edpatria@infovia.com.ar

Rivadavia 6369, C1406GLG Buenos Aires, Argentina

www.editorapatriagrande.com

“Las ganancias de los últimos años son ficticias”: Reinaldo Carcanholo

Publicamos la entrevista de Juan Kornblihtt y Verónica Baudino al economista marxista brasileño Reinaldo Carcanholo. R. Carcanholo está trabajando y desarrollando el concepto de capital ficticio de Marx para entender los procesos de financiarización que han caracterizado el período actual de acumulación del capital.

En esta entrevista Reinando Carcanholo explica el carácter ficticio de un segmento importante de las ganancias creadas en los últimos años. Recomendamos la lectura del trabajo que el autor realizó junto con Paulo Nakatani “Capital financiero versus capital especulativo” alojado en la sección de economía marxista. Este trabajo se publicó en el imprescindible libro de Arriola J. Guerrero D. (eds) “La nueva economía política de la globalización” (2000) Bilbao. Servicio Editorial de la Universidad del País Vasco.

Asimismo, recomendamos la lectura del libro de David Harvey “Limits to capital” (2006) London. Verso para quienes busquen una visión integrada de la categoría del capital ficticio y en la teoría del valor de Marx.

Carcanholo_entrevista_ganancias_ficticias

“¿Qué hace falta para salir de la crisis?”: José A. Tapia Granados

Las turbulencias que se han producido en la economía mundial en los últimos meses hacen muy previsible una nueva crisis financiera como la del 2008. La deuda acumulada en los balances de los bancos y de los Estados y las escasas perspectivas de una reactivación de la economía mundial que pudiera echar tierra sobre esas deudas y “tirar el balón fuera del área” no parecen dejar mucho espacio para la duda.

Las masas astronómicas de dinero que hasta el comienzo de la crisis del 2007 circulaban en los mercados financieros internacionales buscando inversiones que rindieran “algo decente” y que después del 2009 volvieron en cierta medida a los mercados de valores haciendo que subieran las bolsas han sido cada vez más reticentes en meses recientes. La subida de los precios del oro, “inversión” que no solo no rinde nada sino que conlleva gastos asociados (de custodia, etc.) indica que muchos inversores tienen miedo de otra caída catastrófica de los mercados financieros y prefieren apostar al metal dorado. El dinero sigue afluyendo a los bonos del Tesoro de EEUU, considerados al menos como un activo “seguro”, a pesar de haber sido devaluados de categoría AAA a AA+ por la agencia Standard & Poors. Pero las agencias de calificación también han devaluado la deuda de varios pases europeos y la crisis de la deuda griega sigue creciendo como una bola de nieve, con la perspectiva de crisis financieras importantes en otros países europeos frente a las cuales ni el Banco Central Europeo ni los que mandan en la Unión Europea (Alemania y Francia) saben qué hacer.

Desde la crisis financiera del 2008 la demanda agregada ha sido débil en casi todos los países y en algunos como España la recuperación nunca se produjo. Pero la demanda agregada tiene dos componentes básicos, consumo e inversión, y ambos han estado deprimidos en años recientes. La inversión, que no es otra cosa que el uso de dinero líquido para adquirir bienes de capital o pagar salarios, se ha recuperado muy débilmente desde la recesión del 2007-2009. En general hoy resulta evidente que en la economía mundial las oportunidades de inversión son escasas, no hay buenas opciones que prometan rendimientos aceptables. Como indica el New York Times en primera página (25-10-2011) las cuentas corrientes de los bancos rebosan dinero, que ni sus propietarios ni los gerentes de los bancos saben cómo invertir. Todo parece indicar que la rentabilidad del capital está baja en general. Por otra parte, en Norteamérica, en Europa occidental y en general en los países de alto ingreso el consumo está en gran parte congelado por el endeudamiento de los hogares y por el altísimo volumen de desempleo, mientras que en los países de bajo ingreso los salarios son tan bajos que de ellos poca demanda agregada de consumo cabe esperar.

¿Qué hace falta entonces para que se reactive la economía mundial?

La solución keynesiana es básicamente el aumento del gasto público y, en alguna medida, medidas directas para favorecer el consumo reduciendo la deuda de los hogares. De la misma forma que el que tiene una hemorragia necesita un torniquete o una intervención quirúrgica y no buenos consejos sobre cómo evitar la obesidad y llegar sano a la senectud, dicen los keynesianos, la economía necesita un arreglo a corto plazo y de nada sirven los sermones sobre la sostenibilidad fiscal y sobre la necesidad de moderar el gasto público para reducir la deuda nacional. Según los keynesianos hay que aumentar el gasto, tomar medidas “agresivas” para reducir la deuda de los hogares mediante condonación y refinanciamiento de las deudas hipotecarias y las autoridades monetarias (la Reserva Federal estadounidense, el Banco Central Europeo, etc.) deben iniciar una ofensiva en todos los frentes para hacer que la economía “se mueva” y así disminuya el desempleo. En esta línea, en el Reino Unido se ha propuesto que se cree un Banco Nacional de Inversión a partir de bancos como Lloyds-TSB y RBS en los que hoy el Estado tiene una participación mayoritaria como consecuencia del salvamento de esos bancos en la crisis del 2008.

Lo que proponen los keynesianos parece tener serios problemas de factibilidad. En EEUU aumentar el gasto público se da de bruces con la oposición no solo de los republicanos sino de gran parte de los demócratas y del mismo presidente Obama. Por otra parte, la condonación y el refinanciamiento de las deudas hipotecarias no serían de ninguna manera bien vistas por quienes son acreedores de esas deudas. Dada la enorme cantidad de deudas incobrables o de dudosa cobrabilidad (sean hipotecas ninja, préstamos a empresas en apuros, o empréstitos al Estado griego, al Estado de California, o a algún otro Estado) que hoy pesan como plomo en los balances de los “agentes financieros” que poseen los títulos de esos préstamos (bancos, fondos de inversión o inversores privados), los acreedores no quieren ni oír hablar de tales medidas. Como, además, los bancos y los representantes del capital financiero en general tienen muy buena comunicación con los gobiernos, es poco previsible que se vayan a aceptar ahora medidas que puedan reducir sus utilidades después de haber pasado el huracán del 2008 gracias a las ayudas públicas. En Europa la solución propuesta por los keynesianos requeriría además una coordinación fiscal de los Estados parte de la Unión Europea, coordinación que no existe y sin la cual parece impensable que un gobierno (como el español, el italiano, o el griego) pueda lanzarse a “aventuras” keynesianas. No hay dinero disponible, a no ser que se lo imprima. Y no hay voluntad política de imprimirlo.

¿Dónde está el dinero, pues?

Cualquier examen superficial de las noticias financieras indica que hay enormes masas de dinero que no saben adónde ir. El dinero está “escondido” en las cajas fuertes de los bancos, “invertido” en lingotes de oro, en francos suizos o en bonos del Tesoro de este o aquel país todavía considerado “seguro”. Puede ser que los bancos sean reacios a dar créditos, pero la realidad es que no son muchos quienes buscan créditos para la inversión cuando no hay buenas opciones para invertir. Incluso, en más de un caso, quienes poseen ese dinero y no saben qué hacer con él, deciden gastárselo. ¿Quizá por miedo a perderlo? Según informaba la prensa recientemente, las tiendas de moda de la Quinta Avenida neoyorquina tienen listas de espera para adquirir zapatos de hasta 1000 y 1500 dólares el par y vestidos diez veces más caros. 

“¡Qué escándalo, con tanta gente desempleada y que en vez de invertir en actividades productivas los ricos se lo gasten en lujo!” Este podría ser el comentario moralista de quien no entienda que para producir esos zapatos o esos vestidos han hecho falta procesos productivos para los que se han adquirido insumos y por los que se han pagado salarios. No es menos generador de actividad económica la adquisición de diamantes para lucirlos en el cuello que el consumo de pan y cebollas para nutrirse. Pero lo que sí es evidente es que el que grandes masas de dinero se queden en forma liquida o semilíquida sin invertirse directamente en actividades generadoras de producción hace que no se creen puestos de trabajo. Cada caída de la bolsa refleja la decisión de miles de propietarios que deciden hacer líquida su participación en la propiedad de empresas.

Y entonces, ¿qué haría falta para que ese dinero se invirtiera en actividades productivas y pusiera “la economía” a trabajar? Lo que hacen falta son “oportunidades de inversión”, nos dirán los economistas y los empresarios. Pero, ¿cómo se crean esas oportunidades?

La respuesta de los economistas conservadores es siempre la misma, recórtense impuestos y dense facilidades a las empresas para que sea más fácil producir. Pero, inclusive con impuestos reducidos o nulos, o incluso con subvenciones (y no son pocas las que tienen las empresas, en todo el mundo), las inversiones tienen poco sentido cuando la rentabilidad esperada es escasa o dudosa. Esa rentabilidad esperada, que Keynes llamaba eficiencia marginal del capital, puede ser baja porque hay poca demanda; o porque hay exceso de capacidad; o porque los salarios son “demasiado altos”; o por alguna combinación de todas estas cosas. ¿Quién invertiría en microchips ahora que la capacidad para producirlos es mucho mayor que la capacidad del mercado para absorberlos? ¿Para qué construir viviendas cuando las hay disponibles a miles esperando la ejecución de la hipoteca? ¿Y, además, por qué invertir en España, en Grecia o en EEUU cuando los salarios son mucho más bajos en la India, en China o en Rumania?

Todo esto, de todas formas, está en vías de solución. Veamos la cuestión de los salarios. Desde que comenzó la crisis en el 2008 los salarios han estado bajando prácticamente en todos los países. En el caso del Reino Unido la intensa contracción salarial que está teniendo lugar solo tiene precedentes en las grandes recesiones que ocurrieron en Gran Bretaña en los años siguientes a la primera guerra mundial. En cuestión de meses el “ajuste salarial” que piden muchos economistas se habrá producido. Y, de hecho, será tanto más rápido cuanto más desempleo haya y menos prestaciones se den a los desempleados: la letra con sangre entra.

El otro problema, también en vías de solución, si no se le ponen trabas, es el exceso de capacidad productiva. ¿Para qué invertir en un mercado de productos X que puede absorber 80 cuando actualmente se producen 79 y hay capacidad para producir 120? Esto se resolvería, sin embargo, si de las empresas que producen X quebraran unas cuantas, de tal forma que la capacidad se reduzca a 60 o, incluso, mejor, a 40. Las empresas quebradas (sean bancos, empresas automovilísticas, hoteleras, inmobiliarias o de cualquier otro tipo) serán además excelentes oportunidades de inversión. El inversor que llegue en el momento oportuno podrá adquirir los bienes de capital de alguna de estas empresas “a buen precio” y muchas veces no tendrá que hacer frente a compromisos salariales. Podría así poner en marcha la empresa en las mejores condiciones de rentabilidad. Todo ello está en camino, las inversiones árabes en las cajas de ahorros españolas son un ejemplo de eso. A medida que se profundice la crisis, más empresas quebrarán, más bajarán los salarios, más deudas se liquidarán y mejores condiciones habrá para que los inversionistas que sobrevivan (otros quebrarán) reinicien la actividad y se abra así un nuevo periodo de expansión. Pero, eso sí, hay que dejar que el mercado funcione y que quiebren quienes tengan que quebrar. ¿Querrán quienes son propietarios de empresas del tipo que sea que se deje que este proceso llegue a su fin? Eso no está ni mucho menos claro, como lo prueba el respaldo general de los gobiernos a los bancos de sus países y los rescates del 2008-2009, con dinero público, no solo de bancos y empresas del sector financiero, sino de empresas industriales como General Motors y Chrysler. Mucho más probable es que si la crisis financiera vuelve a poner a muchas grandes empresas al borde de la quiebra, los empresarios en masa reclamen medidas para proteger sus entidades. Pero mientras haya exceso de capital, no habrá recuperación.

La alternativa es dejar que el mercado obre por sí mismo y que unos cuantos cientos o quizá miles de empresas en todo el mundo quiebren, haciendo que el volumen de desempleo mundial se eleve de los cientos de millones actuales a miles de millones. Ello liquidaría las deudas, eliminaría el exceso de capital y generaría nivel salariales “ajustados”, probablemente a niveles chinos. Y, finalmente, llegaría la ansiada recuperación.

El problema es, sin embargo, que ese proceso, que muy probablemente ocurrirá, creará un enorme estrés social que no se sabe dónde puede llevar. En los países del Norte de África ha llevado a la caída de Ben Ali, de Mubarak y de Gadafi; en España ya ha llevado al movimiento de los indignados que ha ocupado la Puerta del Sol y el centro de la atención pública de todo el país; en Israel, a las manifestaciones y protestas masivas de meses recientes. En Bahrain, Siria, Yemen y Marruecos a protestas cada vez más airadas contra las élites gobernantes y el autoritarismo. En Grecia, a huelgas generales contra el gobierno recientemente electo. En EEUU al movimiento de ocupación que ha creado focos de protesta permanente en Nueva York y otras muchas ciudades. Quizá puede pensarse que todos estos son fenómenos distintos que no están relacionados entre sí. Ciertamente Mubarak no es Mister Cameron, ni Rodríguez Zapatero “tiene nada que ver” con Netanyahu, ni con Ben Ali, ni con Gadafi. Pero, ¿no es demasiada coincidencia que ocurran a la vez todas estas cosas?

Desde la crisis del 2008 la especulación financiera en productos alimentarios ha provocado enormes oscilaciones de precios que han puesto a grandes sectores de la población de los países pobres al borde del hambre. Se ha dicho que las revueltas del mundo árabe se han debido en buena parte al encarecimiento de los alimentos. Pero en décadas recientes la obesidad por exceso de ingreso calórico y falta de ejercicio físico se ha convertido en un mal endémico en gran parte del mundo.¿Qué sistema económico mundial es este en el que la escasez nace de la abundancia?

En una información sobre la huelga general contra las medidas de austeridad del gobierno del PASOK —el Partido Socialista Panhelénico de George Papandreou, que tantos parecidos tiene con el gobierno del PSOE— el New York Times (20-X-2011) recoge la opinión de Anastasia Dotsi, empleada de banca jubilada, de 70 años, que asistía a una de las manifestaciones motivada por su indignación contra el gobierno. “No hay precedentes de lo que está ocurriendo”, dijo la jubilada. “Son ya dos años de políticas de austeridad, nos están aplastando como pueblo”. Anastasia dijo que su hijo y su hija, que trabajan en el sector privado, no habían recibido su salario este mes y estaban teniendo dificultades para pagar sus hipotecas y mantener a sus familias. “Nunca he sido izquierdista, siempre voté al PASOK. Me considero una persona de clase media. Pero nos están empujado a convertirnos en extremistas”.

La ortodoxia económica dice que nuestro sistema económico tiende al equilibrio y que dejado a sí mismo, se recupera y vuelve a crecer, produciendo riqueza para todos. Por una parte, es cierto, porque el sistema, como vieron Karl Marx, Joseph Schumpeter y Wesley Mitchell, tiene mecanismos intrínsecos para resolver las crisis. Por otra parte, es falso, porque los mismos mecanismos que hacen que las crisis se resuelvan hacen que de forma recurrente haya crisis que generan un enorme sufrimiento social y que, de esa forma, ponen en riesgo la existencia misma del sistema. Porque, además, cuando el sistema “está sano” y “hay prosperidad”, son los privilegiados quienes más se benefician. Que el crecimiento económico crea prosperidad para todos no está tan claro, cuando los empleos precarios y los contratos-basura son cada vez más frecuentes. Y cuando se aumenta la edad de jubilación. Y se reducen los impuestos a los ricos. Cada vez hay menos simpatía por personas como Bill Gates, Paco el pocero u otros banqueros o empresarios de esos que “crean riqueza”.

Si la gente de a pie está dispuesta a aguantar esa dinámica, solo los próximos años lo dirán.

Rebelión

The debate on the rate of profit (yet again)

Michael Roberts

Did the US rate of profit trend upwards from 1982 and when did it peak?  The debate/argument continues among Marxist economists.  And behind this debate about the facts is the analysis.  If the rate of profit did rise from 1982 onwards, how can Marx’s law of the tendency of the rate of profit to fall play any role in explaining the financial crisis and the Great Recession of 2007-9?

First, did the rate of profit in the US rise from 1982?  The evidence is pretty conclusive: it did.  In a paper on this presented last summer to the Association of Heterodox Economists (The profit cycle and economic recession), I summarised all the recent studies on this question along with presenting empirical evidence of my own.  Let me quickly run through what I found.

Measuring the rate of profit (ROP) by closely as possible to the Marxist categories of surplus value and constant and variable capital (what Dumenil and Levy call “a la Marx” – see G. Duménil, D. Lévy, “The Crisis of the Early 21st Century: General Interpretation, Recent Developments, and Perspectives“, 2011), Simon Mohun found that [i]that US capitalism is characterised by long secular periods of falling profitability and long secular periods of rising profitability and crises are associated with major turning points”.  Mohun’s turning points seem to be a 1946 trough in profitability, a 1965 peak, a 1982 trough and a 1997 peak – similar to mine.   Li Minqi, Fenq Xiao and Andong Zu[ii] looked at the movement of the profit rate and related variables in the UK, the US, Japan, and the Euro-zone.  According to them, since the mid-19th century there have been  four  long  waves  in  the  movement  of  the  average  profit  rate  and  rate  of accumulation.   They find a peak at 1997 in the ROP for the US.  David M Kotz[iii] uses an after-tax rate of profit measure of the nonfinancial corporate business sector as a percentage of net worth.  Kotz finds that the US ROP rose rapidly to 1997. Then it peaked and fell sharply thereafter.  Anwar Shaikh[iv], using another measure of ROP as profits of enterprise, which excludes rent, interest and taxes, finds that the US ROP peaked in 1997.   George Economakis, Alexis Anastasiadis and Maria Markaki[i] measure the Marxist rate of profit by the net product less employee compensation divided by net fixed capital of US non-financial corporates, which is very close to my broader measure.  They find that the ROP rose from 10.6% in 1946 to a peak of 19% in 1966, falling back to 9.6% in 1983 and then rising to a peak of 18.2% in 1997, before dropping back again remaining under the peak of 1997 thereafter.  They also find that adding the financial sector into the equation makes no difference to the turning points or trend of the ROP.   And Erdogan Bakir and Al Campbell find that US after-tax profit rate peaked in 1997 at about 7.5% before falling back and the next peak in 2006 was still below that of 1997.[ii]

Lea la entrada completa del blog Next Recession

“La crisis actual, eco de las crisis de ayer y preludio de las de mañana”: Louis Gill

¿Referirse a 1929? …

La actual crisis es la más grave que el mundo haya conocido después de la de 1929 y la Gran Depresión que le siguió. Siendo esto así, es natural que nos preguntemos en qué medida ambos acontecimientos pueden compararse. A primera vista, las diferencias exceden ampliamente a las semejanzas, ya que la larga depresión de diez años (1929-1939) estuvo marcada por retrocesos en nada comparables con los que hasta aquí han surgido con la actual crisis en un solo año de estragos. En lo más agudo de la depresión, en 1933, la tasa de paro alcanzaba en Estados Unidos el 25 %, el PIB real había caído el 26% en relación al del año 1929, los mercados de valores cayeron un 89 % entre septiembre de 1929 y julio de 1932 y miles de bancos quebraron mientras que el nivel de los precios caía un 25 % entre 1929 y 1933.

Iniciada oficialmente en diciembre de 2007, según los resúmenes del National Bureau of Economic Research (NBER), la actual recesión en Estados Unidos llega a su vigésimo mes en agosto de 2009, lo que la hace ya la más larga desde los años treinta; las recesiones de 1973-1975 y 1981-1982 habían durado 16 meses. Es también la más generalizada, pues el 86 % de las industrias sufrieron una reducción de su producción, mientras que el paro aumentó en cada uno de los Estados y la riqueza de las familias conoció la mayor disminución de todo el periodo de después de la Segunda Guerra mundial.

Dicho esto, la caída de la actividad económica y el aumento del paro que caracterizan la recesión actual no tiene, por lo menos a primera vista, nada que ver con las variaciones correspondientes del periodo de la Gran Depresión, lo que sugiere que, más que una reedición de las angustias de los años treinta, la recesión actual sería más bien una pálida réplica. Es lo que avanza un análisis de Paul Krugman publicado en marzo de 2009 . A partir de una comparación de la caída de la producción industrial en Estados Unidos durante los doce primeros meses de la Gran Depresión de los años treinta y la sensiblemente más débil, ocurrida durante los doce primeros meses de lo que se ha venido en llamar la “Gran Recesión” actual, Paul Krugman califica esta última de semi-Gran Depresión.

La_crisis_actual

Traducción de José Mª Fernández Criado
Equipo de traducción de Red Roja


Comunicación presentada en el marco del Séminaire Fernand-Dumont organizado por el departamento de sociología de la Universidad Laval los días 21 a 23 octubre de 2009, en Île d’Orléans. Una versión abreviada ha sido publicada en el número 42, noviembre de 2009, de la revista CARRÉ ROUGE.

http://classiques.uqac.ca/contempor…

Nube de etiquetas