Economía marxista para el Siglo XXI

Archivo para julio, 2012

In the Steps of Rosa Luxemburg

Selected Writings of Paul Levi

Paul Levi. Edited and introduced by David Fernbach

Paul Levi remains one of the most interesting and controversial figures in the early history of the Communist movement. As leader of the KPD after the murder of Rosa Luxemburg and Karl Liebknecht, he successfully built up a party of a third of a million members, but by 1921 Comintern pressure for ‘Bolshevisation’ forced Levi’s resignation and expulsion. Until his early death in 1930 he remained ‘a revolutionary socialist of the Rosa Luxemburg school’ (Carl von Ossietsky), and was described by Albert Einstein as ‘one of the wisest, most just and courageous persons I have come across’. The first English edition of Levi’s writings fills a long-standing gap in the documents of German Communism.

Biographical note
David Fernbach, studied at London School of Economics. Freelance writer, editor and translator. Publications include the three-volume edition of Karl Marx’s Political Writings (Penguin 1973-4, reissued Verso 2010), and The Spiral Path: a gay contribution to human survival (1981). Translations include Marx’s Capital Volumes Two and Three, and works by Georg Lukacs, Rudolf Bahro, Boris Groys, Nicos Poulantzas, Pierre Bourdieu, Alain Badiou and Jacques Rancière.

Readership
People interested in Communist history from either an academic or an activist perspective.

Table of contents

Introduction

Part One: Leading the KPD
Address to the Founding Congress of the KPD
Letter to Lenin (1919)
The Munich Experience: An Opposing View
The Political Situation and the KPD (October 1919)
The Lessons of the Hungarian Revolution
The World-Situation and the German Revolution
The Beginning of the Crisis in the Communist Party and the International
Letter to Loriot

Part Two: The March Action
Our Path: Against Putschism
What Is the Crime? The March Action or Criticising It?
Letter to Lenin (1921)
The Demands of the Kommunistische Arbeitsgemeinschaft

Part Three: The Soviet Question
Letter to Clara Zetkin
Introduction to Rosa Luxemburg’s pamphlet The Russian Revolution
Introduction to Trotsky, The Lessons of October
The Retreat from Leninism
After Ten Years
Approaching the End
Return

Part Four: The German Republic
The Murder of Erzberger
The Needs of the Hour
Why We Are Joining the United Social-Democratic Party
The Assassination of Rathenau
The Situation after Rathenau’s Death
The Reich and the Workers
The Defenders of the Republic
After the Oath

References
Index

Ensartados

Entrevista a Miren Etxezarreta*


Natalia Aruguete

–¿Por qué asistimos a una sucesión de crisis?

–Esto es algo que sucede regularmente en el capitalismo. La crisis más importante fue la de 1929, pero lo cierto es que, desde los años ’70, hubo sucesivas crisis. Mi argumento es que, si hay capitalismo, es imposible que no haya crisis. En el período que va del ’45 al ’75 se creyó que habíamos aprendido a resolver el tema de las crisis, pero en los años ’70 se demostró que no había sucedido tal cosa, y desde entonces no ha dejado de haber crisis.

–La crisis que estalla en 2007/2008 fue objeto de distintas interpretaciones y, consecuentemente, tomó distintos nombres. ¿Usted cómo la definiría?

–Lo que se inicia en 2008 es la explosión de la burbuja financiera, con muchos otros elementos: una disminución de los salarios de la población activa –aspecto que generalmente se olvida– y una relación importante de exceso de capital financiero en relación con la economía real. La explosión de la burbuja financiera dio lugar, más tarde, a la crisis de la deuda. En Europa, lo que se considera “crisis de la deuda” está referido a una parte importante de la deuda pública y de la deuda financiera. La crisis de la deuda se inicia en una segunda etapa, a finales de 2009, porque las medidas de política económica que se toman para intentar salir al paso de la crisis causan un aumento de las deudas públicas. Ese se sumó a las deudas privadas que ya existían. A mí no me parece correcto sumar todas las deudas por igual.

–¿Por qué?

–Porque una deuda pública correspondería a todo el país. En cambio, las deudas privadas pertenecen a instituciones privadas: empresas o bancos. No me parece ni correcto ni legítimo igualar las dos deudas, creo que eso se hace para justificar las medidas destinadas a resolver el problema de la deuda privada, cuando eso lo tendrían que resolver las propias instituciones privadas.

–¿Cómo analiza la relación entre lo público y lo privado, en el marco de esta crisis de la deuda?

–La crisis financiera se plasma en una crisis económica, afectando también al sector real de la economía. Para intentar palear esta crisis (y pagar la deuda privada), los Estados incurren en una deuda importante. Para que esto pase más desapercibido y la opinión pública lo acepte, se presenta la deuda como un bloque. Entonces, la deuda pública es consecuencia de la crisis financiera y de la crisis económica anterior.

(más…)

Crédito, acumulación y crisis

Rolando Astarita

La undécima Conferencia del BIS (Banco de Pagos Internacionales), realizada en junio, estuvo dedicada a la globalización financiera. La contribución de Stephen Cecchetti (jefe del Departamento de Economía y Dinero del BIS) presenta cuestiones que son de interés para los debates de la izquierda sobre el significado de las finanzas. Es que mucha gente progresista, o crítica del capitalismo, sostiene que la causa principal de la crisis iniciada en 2007 fue la mundialización de las finanzas, producto a su vez de la desregulación de los mercados y del ascenso del neoliberalismo. Según esta perspectiva, los capitales financieros impusieron su dominación sobre el capital productivo a comienzos de los 1980, por lo cual succionaron el excedente y alimentaron la especulación y el parasitismo. En esta lectura, el crecimiento del crédito y de las finanzas es entendido entonces como sinónimo de estancamiento de las fuerzas productivas. La globalización financiera habría sido perjudicial, y la contradicción fundamental pasaría por la oposición entre las finanzas y los pueblos (incluyendo este segundo polo a las fracciones del capitalismo productivo). El objetivo sería, por lo tanto, poner “en caja” a las finanzas.

Como adelantamos, la intervención de Stephen Cecchetti da pie para realizar algunas reflexiones sobre el tema. Lo que sigue se ordena de la siguiente manera. En primer lugar, presento la postura de Cecchetti. En segundo término, explico por qué -desde el enfoque “a lo Marx”-, el crédito es consustancial al desarrollo de las fuerzas productivas capitalistas y el mercado mundial. Pero también por qué las finanzas y el crédito potencian las contradicciones, la sobreproducción y la crisis. La idea es que esta es la dialéctica que subyace a lo que registra, tal vez de manera confusa, Cecchetti. Una dialéctica que muchas veces pasan por alto los críticos del capitalismo. Preciso también que en esta nota me centro en el rol del crédito y las finanzas. El sentido de la globalización (¿históricamente progresiva? ¿regresiva?), que también es tocado por Cecchetti, lo he discutido en en Valor, mercado mundial y globalización, y en notas anteriores (por ejemplo, aquí y aquí), y no lo trataré ahora.

Leer más en Marxismo Crítico

The Profit Rate in Brazil, 1953-2003

Marquetti, A. Maldonado Filho, E. and Lautert, V. “The Profit Rate in Brazil, 1953-2003”. Review of Radical Political Economics v.42(4) pp. 485–504.

Adalmir Marquetti
Departamento de Economia and Programa de Pós-Graduação em Economia, Pontifícia Universidade Católica do Rio Grande do Sul – PUCRS, aam@pucrs.br
Eduardo Maldonado Filho
Departamento de Ciências Econômicas and Programa de Pós-graduação em Economia, Universidade Federal do Rio Grande do Sul – UFRGS
Vladimir Lautert
Instituto Brasileiro de Geografia e Estatística – IBGE
Abstract

This paper investigates the profit rate in Brazil between 1953 and 2003. There was a tendency for the profit rate to fall during the period under study determined mainly by the declining productivity of capital. There were three phases in the behavior of the profit rate. In the first phase, between 1953 and 1973, it slowly declined; in the second, from 1973 to late 1980s, it fell sharply; in the third, from late 1989 to 2003, it increased moderately. These phases correspond to the institutional arrangements of the Brazilian economy, respectively, to the import substitution industrialization (ISI) during the golden age of capitalism, to the crisis and rupture of ISI, and to neoliberalism.
JEL classification: E25, N16, O30

Descargue el artículo completo de RRPE

Posmanifiestos: Lo que hace falta son las estrategias políticas sofisticadas, la construcción de alianzas de clase, disciplina y organización.

Max Horkheimer (izquierda) y Theodor Adorno

Maciek Wisniewsk*

La crisis, las primaveras, los movimientos estudiantiles, los ocupas, los indignados, plazas y calles llenas de gente, otros movimientos antisistémicos: la situación desde hace tiempo parece turbulenta, pero lejos de ser revolucionaria. ¿Hace falta algún manifiesto para aglutinar las diferentes luchas y darles un fervor necesario?

El Manifiesto del Partido Comunista, de Carlos Marx y Federico Engels, fue publicado en las vísperas de la primavera de los pueblos de 1848. Pero en vez de hacer la diferencia fue opacado por la dinámica de los hechos y el fracaso del ciclo revolucionario. La revolución burguesa no fue el camino a la revolución proletaria, sino al avance global capitalista. Quedó desapercibido y resurgió sólo décadas después como un importante documento que conservó su relevancia teórica y potencial político.

Es llamativo que nunca hubo un manifiesto capitalista, aunque Ayn Rand estuvo cerca de escribir uno y aunque un libro de Walter Rostow –Stages of economic growth (1960), una biblia del desarrollo– tiene por subtítulo A non-communist manifesto. Los capitalistas prefieren la práctica, sin teoría (no saben lo que hacen, pero lo hacen, es la definición de la ideología de Slavoj Zizek).

(más…)

La lucha de clases, en plena vigencia

Trabajadores de GEACAM en Castilla la Mancha, España,  manifestándose contra los recortes y en huelga julio de 2012. http://www.lamanchaobrera.es/?p=9758.



El filósofo Domenico Losurdo inaugura la Universidad de Verano de Socialismo 21 y El Viejo Topo

Enric Llopis

Para el filósofo italiano Domenico Losurdo, la categoría “lucha de clases” conserva hoy todo su vigor en el mundo, por mucho que el neoliberalismo y las filosofías asociadas –sobre todo, el relativismo postmoderno- hayan pretendido arrumbarla. A reflexionar sobre “Ideología y lucha de clases en el siglo XXI” ha dedicado Losurdo la sesión inaugural de la Universidad de Verano de Socialismo 21 y El Viejo Topo, que en su primera edición lleva por título “Poder, ideología y medios de comunicación”.

Losurdo ha recordado cómo, con ojos de hoy, “podemos sonreír” al leer los argumentos con los que filósofos como Dahrendorf o Habermas refutaban la idea marxista de lucha de clases. Así, Jürgen Habermas señalaba que conservadores y laboristas (o liberales y socialdemócratas) coincidían en su momento en la defensa del estado social. No había contradicción ideológica ni, por tanto, lucha de clases. “Con todos mis respetos, este argumento es una tontería”, responde Losurdo. Y se pregunta: “¿Cómo nace en Europa occidental (en Estados Unidos nunca existió) el estado social? Sin duda, es un producto de la lucha de clases; en ningún caso una concesión graciosa de las clases dominantes”.

“¡Cómo han envejecido estos discursos sobre el final de la lucha de clases!”, ha exclamado el filósofo italiano, quien recuerda además cómo Habermas reconocía años después en un artículo que el capitalismo, al dejar de tener competidor, ya no se preocupa por ocultar su rostro real. El filósofo alemán, así pues, se desmentía. Las reflexiones de Friedrich Von Hayek –uno de los grandes patrones del neoliberalismo y guía económico de la administración Reagan- también reconocen implícitamente la existencia de la lucha de clases.

Y esto es así al vincular los derechos económicos y sociales incluidos en la Carta de los Derechos Humanos de 1948 (trabajo, instrucción y salud, entre otros) a la revolución soviética. Es decir, según Hayek no se trata de derechos cuya existencia deba reconocerse, sino una creación de la revolución de 1917. “Implícitamente Hayek nos está diciendo que la lucha de clases desarrollada en Rusia permitió la conquista de estos derechos socioeconómicos”, explica Domenico Losurdo. Además, “cuando nos dice que estos derechos han de erradicarse, no es por falta de recursos para garantizarlos, sino simplemente porque piensa que no existen. Y es esto precisamente lo que está pasando hoy: asistimos al fin del estado social”.

(más…)

La relación entre las tasas de interés y de ganancia, estudio empírico con EUA 1869-2009

Valle Baeza, Alejandro y Mendieta Muñoz, Iván. «What is the Relationship Between the Rates of Interest and Profit? An Empirical Note for the U.S. Economy, 1869-2009». Investigación Económica LXXI, no . 280 junio 2012): 163–183.

The current paper aims at contributing to the study of the relationship between the rates of interest and profit by offering an empirical analysis of the United States (U.S.) economy during the period 1869-2009, which has rendered the following findings: 1) the general rate of profit has fixed an upper limit to the real short-term and long-term Federal Funds interest rates; 2) the real long-term Federal Funds interest rate has undergone movements similar to those of the general rate of profit, whereas the short-run Federal Funds interest has experienced opposite movements regarding the latter; and 3) there is evidence supporting heterodox theories emphasizing that monetary policy affects the distribution of income through the modification of the rate of profit, which entails that monetary factors can be directly allowed in the determination of the rate of profit.

Nube de etiquetas