Economía marxista para el Siglo XXI

Archivo para enero, 2013

Michael Roberts. ¿Recuperación, recesión o depresión?

Michael Roberts. ¿Recuperación, recesión o depresión?

El reciente informe del Banco Mundial sobre las perspectivas económicas mundiales
(GEP13AFinalFullReport) es una lectura sombría sobre la economía mundial. El banco estima que
la economía global crecerá sólo un 2,4% este año – todo el mundo, incluyendo Asia, China y las
economías capitalistas en desarrollo de más rápido crecimiento. Es más o menos lo mismo que en 2012. El banco espera que llegue hasta el 3,3% en 2014, pero ya veremos, dado como ha revisado a la baja sus previsiones cada año. En junio pasado creía que el crecimiento mundial se situaría en el 3% este año.
En cuanto a los EEUU, pronostica un crecimiento real este año de solo un 1,9% y del 1,1% para el Reino Unido, muy por debajo de la mayoría de los pronósticos de consenso, mientras predice que la zona euro permanecerá en recesión. Por lo tanto, el Banco Mundial espera que los EEUU
crezcan más lentamente este año que el anterior. Entre las principales economías, solo China cree que tenga un crecimiento más rápido en 2013 (8,4%) que en 2012 (7,9%). De hecho, las llamadas economías capitalistas en vías de desarrollo sólo crecieron un 5,1% en el año 2012 en su conjunto, el más lento en una década.
He echado un vistazo a los datos sobre el crecimiento económico mundial del Banco Mundial
remontándome hasta 1960. Me ha vuelto a recordar lo grande que ha sido la Gran Recesión. El
PIB real mundial se contrajo en 2009 un 2,2%, ¡el único año en que se ha producido una
contracción desde 1960! A pesar de la profunda recesión de 1982 aún hubo un pequeño aumento en el PIB mundial. Y subió más del 1% en la primera recesión mundial de la posguerra en 1974.

http://www.sinpermiso.info/articulos/ficheros/R%20R%20.pdf

La crítica “light” al capitalismo en The Guardian

Protesters march for jobs in London in 2011. Photograph: Andy Rain/EPA

Protesters march for jobs in London in 2011. Photograph: Andy Rain/EPA

Austerity? Call it class war – and heed this 1944 warning from a Polish economist

The Guardian, Monday 14 January 2013

The single best guide to what happened in Britain last week was published in 1944. Naturally, its author was a Polish economist. Even economics students may not have heard of Michał Kalecki – but it’s the discipline that got small, rather than his legacy. In his time, Kalecki was recognised as having anticipated some of Keynes’s most important ideas, years before the Master published his General Theory, and he exerted a big influence on such legendary Cambridge thinkers as Joan Robinson and Nicky Kaldor.

His article, Political Aspects of Full Employment, explains with an almost eery prescience why the coalition is attacking our wages, our working terms and conditions and our welfare state.

Michal Kalecki Economist Michał Kalecki.

The tone is exhilaratingly brisk. “A solid majority of economists” agree on how to solve a slump, Kalecki says. The government borrows more and invests the cash either in building schools and hospitals or in providing benefits and tax cuts; this boosts demand and generates employment. Ta-da! Two pages in, and he has both fixed the problem of recessions and despatched most of the arguments against public borrowing that we have heard with such tedious frequency in the past five years.

What if savers become wary of lending to the state? Then, Kalecki says, the Treasury pays higher interest rates – and, since most of its lenders are British (just like now), the money will still flow back into the economy. But he notes that Churchill’s war coalition has run “astronomical budget deficits”, while “the rate of interest has shown no rise since the beginning of 1940”. What if it becomes too costly to keep on top of the national debt? Then ministers should raise more funds, not by taxing ordinary pay or spending, which would slow the economy, but with a levy on idle wealth.

That proposal, by the way, is tossed out in a mere footnote on the second page; and, reader, if you can’t love a man who comes up with a novel way of soaking the rich in one short italicised paragraph, then I fear we’re never going to be friends.

Having rattled through the urgent problems, Kalecki points out that a booming economy and healthy profits would be good for the “leaders of industry”, but that they will never support such government intervention. And in a sentence that sums up post-crash Britain, he identifies one of the principal sources of resistance as “so-called ‘economic experts’ closely connected with banking and finance” along with “big business”.

The opposition posed by this coalition of bosses and financiers is motivated by three factors. First, they want as little government interference in the economy as possible; second, they don’t want the state expanding into new areas and so doing them out of business. But the thing that really keeps the capitalists awake at nights is the boost to workers’ confidence that will be provided by a heathy jobs market. They will demand more pay, better working conditions, perhaps even a say in how their companies are run. Fully employed, well-paid Britons will have more cash to buy things, so a healthy economy supported by the government is better for corporate profits than a sick one. “But ‘discipline in the factories’ and ‘political stability’ are more appreciated by the business leaders than profits”. Rather an insecure and cowed workforce than a confident and boisterous one.

But it’s Kalecki’s “political business cycle” that sums up the world we’re in now. Rather than opting for public investment and a healthy recovery, Britain is stuck in a slump that austerity and a blind trust in private-sector vigour is only deepening. But the parallels don’t stop there. Last week, the day after MPs voted through a bill for real-terms cuts year upon year in benefits for the jobless and the low-paid, newspapers led on government briefings that the butchering of the welfare state would not stop there. Next, the FT reported, winter fuel allowance would be for the chop.

Meanwhile, living standards for those in work are also under attack: through wages that are falling further and further behind inflation and government schemes to sacrifice workplace rights in return for share options. For those slow on the uptake, there is always William Hague, telling Britons to “work harder“.

The rhetoric is also echoed in our media. Last Friday, the Guardian’s librarians went through all the British tabloids and broadsheets since 2007. Up to 2010, they found that Fleet Street was quite restrained in its use of the term “scrounger”: a mere 46 mentions (when discussing benefits or welfare) for all of 2007. In 2010, though, that shot up to 219 mentions, and last year 240 mentions. As for shirkers v strivers, the false opposition du jour, newspapers did not use the phrase at all until 2010. Last year, the total was 10. In the first two weeks of 2013, the press had already racked up 30 mentions.

Whether from politicians or the press, these justifications for austerity are getting more strident even while evidence of austerity’s failure is stacking up. It may be that Britain goes into a third recession this year; it is certainly not going to enjoy a recovery. And what was always evident in the coalition’s spending plans issued back in 2010 – that our welfare state and public realm were going to get shredded – is slowly but surely materialising.

This assault on an entire social contract, says Malcolm Sawyer, a leading expert on Kalecki, is what his subject warned about. “The argument for dealing with budget deficits has provided cover for attacking wages and benefits.” And austerity is just code for the transfer of wealth and power into ever fewer hands.

Fuente: http://www.guardian.co.uk/commentisfree/2013/jan/14/deepening-mess-words-polish-economist

Rosa Luxemburg película dirigida por Margarethe von Trotta, 1986

rosaluxemburgposter

La libertad sólo para los partidarios del gobierno, sólo para los miembros de un partido, por numerosos que ellos sean, no es libertad. La libertad es siempre libertad para el que piensa diferente.
Rosa Luxemburgo
Sinopsis: Con gran rigor histórico, narra un retrato de la líder socialista Rosa Luxemburg, desde fines del siglo XIX hasta su muerte en 1919. El guión de cuatro partes y un prólogo presenta a Rosa durante prisión en Wronke, en 1917. La primera parte retrocede a fines del siglo pasado y comienzos del actual. Rosa Luxemburgo se halla al principio de su carrera como periodista de cuestiones políticas y militante del partido socialista. Más que el éxito profesional, desea ser una mujer al lado de Leo Jogiches, su amante y compañero de lucha. Luego de una breve estadía en Varsovia, adonde acude Rosa para prestar su apoyo a la primera Revolución Rusa, se ve detenida y encarcelada por este motivo, hasta que los compañeros del Partido Socialista alemán obtienen su rescate. En 1906, regresa a Berlín. A partir de ese momento, su historia es narrada en forma cronológica hasta su muerte en enero de 1916. Estas informaciones históricas acerca de la revolucionaria Rosa Luxemburgo constituyen una parte importante en el film. Pero igual importancia posee la descripción del mundo de esta mujer.
Datos filmográficos:
Director: Margarethe von Trotta Actores: Barbara Sukowa, Daniel Olbrychski, Otto Sander, Adelheid Arndt, Jürgen Holtz, Doris Schade, Hannes Jaenicke, Jan Biczycki, Karin Baal, Winfried Glatzeder, Regina Lemnitz, Barbara Lass, Dayna Drozdek, Henryk Baranowski, Patrizia Lazreg. Género: Biográfica País: Checoslovaquia, Alemania Oriental. Año: 1986 Idioma: Alemán con subtítulos en Español Incrustados Duración: 114 Minutos

Marxismo e feminismo

A iniciativa de dedicarmos uma página especial do blog à problemática do “Marxismo e Feminismo” surgiu de uma provocativa e efusiva manifestação de uma leitora, Eduarda de Lemos, que nos escreveu por ocasião do lançamento do blog. Nessa oportunidade, ela afirmava “é de enlouquecer por aqui olhando as publicações (do blog), sem contar que está bem organizado!”; igualmente fazia uma sugestão para que se criasse um tópico especial sobre marxismo-feminismo no blog. Nossa leitora, inclusive, reconhecia que nele já havia alguns textos sobre o tema, “mas ficaria lindamente lilás se tivessem muitos outros”.

A partir dessa manifestação, outros membros de nosso Conselho Editorial e Consultivo foram apoiando e estimulando a ideia. Dentro dos princípios que norteiam marxismo21, construiu-se, pois, esta página especial. (más…)

A Katy Perry le gusta trabajar con el Pentágono

katy_perry_army_music_video_20120322_1895042737

Cómo las Industrias Culturales Hegemónicas propagan la ideología burguesa entre los jóvenes

A mitad del pasado año se estrenó con gran éxito internacional el videoclip “Part of Me” de la estadounidense Katy Perry. Cerca de 150 millones de personas alrededor del globo, una población equivalente a las de Argentina, España y Alemania juntas, visualizaron el vídeo desde sus ordenadores. Por esta contrastada capacidad para generar ingresos, Perry es una de las cantantes más importantes del momento. Con su disco “Teenage Dream”, lanzado en 2010 y del cual todavía se lanzan singles (van por el séptimo), consiguió algo que ninguna mujer había logrado en la historia: colocar cinco números uno seguidos en las listas de los Estados Unidos 3. La canción que nos ocupa fue el sexto sencillo del álbum y tiene una letra que narra el desengaño producido por un desamor. Éste le permite a Perry darse cuenta que pese a todo el daño y lo que su ex se ha “llevado” de ella, hay una parte de su persona que no podrá arrebatarle jamás (“Part of Me”). Hasta aquí nada especial que distinga a ésta de otras canciones que suenan constantemente en cualquier “Top Éxitos” del mundo.

Sin embargo, la diferencia específica se produce cuando el Pentágono decide cofinanciar el videoclip del single. (más…)

Islandia, un ejemplo a seguir

Ciudadanos islandeses se manifiestan tras el colapso de la economía, en diciembre de 2008. / BRYNJAR GUNNARSSON (AP)

Ciudadanos islandeses se manifiestan tras el colapso de la economía, en diciembre de 2008. / BRYNJAR GUNNARSSON (AP)

“Mal empieza la semana para el que ahorcan en lunes”, reza el refrán, que le quedó como anillo al dedo a Laurus Welding, expresidente del banco islandés Glitnir (Glitnir Bank HF), y a Gudmundur Hjaltason, exjefe de finanzas del mismo.

Apenas comenzó el 2013, ambos fueron condenados a nueve meses de prisión. El juzgado de Reykjavik los halló culpables de un fraude a la nación por 53 millones de euros.

Hjaltason y Welding son los casos más recientes del juicio y encarcelamiento de banqueros y políticos responsables de la crisis financiera de Islandia en 2008, la peor de su historia. Los responsables del crack económico no sólo pugnarán sentencia tras las rejas, sino que tendrán que devolver el dinero mal habido, que se cuenta por miles de millones de euros.

Los principales bancos de Islandia quebraron y la economía se hundió, debido a que los dueños y directivos de Kaupthing, Landsbanki y Glitnir se fueron a vivir al extranjero después de realizar préstamos para rescatar a sus propias empresas. Además, con ayuda de la clase política trataron de hacer de las ganancias privadas una deuda pública.

Pero la élite nunca se imaginó que la ira de la gente se transformaría en acciones concretas para llevarlos ante la justicia. Ninguna familia islandesa estaba dispuesta a pagar 50 mil euros de deudas socializadas. El monto para los acreedores extranjeros, como Holanda e Inglaterra, era de 3 mil 500 millones de euros, y el plan de pago a 15 años, con 5.5% de interés.

La población salió a protestar a las calles, y en marzo de 2010 se celebró un referéndum donde ganó el “no” al pago de la deuda, con una mayoría indiscutible de más de 90% de los votos.

La crisis

En octubre de 2008 quebraron los tres principales bancos de Islandia, luego de acumular una deuda de 61 mil millones de dólares, equivalente a 12 veces el producto interno bruto.

Durante la fiebre del libre mercado, los bancos en Islandia hicieron lo que quisieron, sin dar cuentas a nadie, sin ningún pudor y con un irresponsable y hasta doloso manejo del dinero ajeno. Los bancos fueron privatizados y, tras el crack para rescatarlos, fueron estatizados; además, el gobierno pidió un préstamo de emergencia al Fondo Monetario Internacional por 2 mil 100 millones de dólares, que fue concedido bajo condiciones draconianas y recortes impopulares.

La corona islandesa se devaluó en 80% y el producto interno bruto cayó cerca de 7% durante 2009, y la isla tuvo crecimiento cero durante 2010, explica Alejandro Valle Baeza –profesor de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México– en su ensayo “Países ricos en crisis”, publicado en su blog personal.

Cae el gobierno

Con marchas multitudinarias, cacerolazos, lluvias de insultos y huevos, el gobierno y el primer ministro Geir Haarden fueron obligados a renunciar el 23 de enero de 2009. Dos meses después, el 25 de abril, se celebraron nuevas elecciones, con la participación de candidatos ciudadanos. De esas elecciones surgió un gobierno de coalición de socialdemócratas y ecologistas de izquierda, así como una primera ministra mujer, Johanna Siguroardottir.

En noviembre de 2010 se creó una Asamblea Constituyente que reformó la Constitución. Desde entonces, la nueva legislación prohíbe conceder créditos en divisas extranjeras.

El 13 de abril de 2012, después de llegar a un acuerdo con bancos personas insolventes, la Suprema Corte canceló las hipotecas de aquellos cuya deuda excedía el 110% del valor de su casa.
También surgieron nuevos bancos, pero esta vez con estricto control estatal.

Justicia, no venganza

En 2010, el nuevo gobierno creó una comisión parlamentaria para investigar a fondo los fraudes y saqueos durante la crisis. La fiscalía especial para tal fin está a cargo de Olafur Hauksson, un abogado hasta entonces desconocido de la provincia.

Hauksson, el único valiente, aceptó el cargo de fiscal especial en delitos financieros. El abogado de dos metros y 150 kilos afirmó a la prensa que dejar ese puesto vacante y permitir que los grandes delincuentes escaparan, habría sido un nefasto mensaje a la sociedad.

El 14 de octubre de 2012, Hauksson declaró a Carlos Manuel Sánchez, del diario El País:

“Cuando empezamos éramos cinco en la oficina, pero por la magnitud del desfalco y las interconexiones internacionales, ahora somos más de cien”.

Como buen investigador, el abogado no se deja llevar por la sed de venganza, sino por las evidencias y pruebas contundentes. Las detenciones superan los 200, pero los culpables con sentencias hasta el momento no pasan de 10.

“No podemos permitirnos que nos tumben una investigación por querer correr. En este momento tenemos abiertas entre 90 y 100 investigaciones”, dice Hauksson en cada entrevista.

Los casos de fraude bancario, uso ilícito de información privilegiada, desvío y apropiación de fondos, saltaron las fronteras y se convirtieron en verdaderos enredos financieros, pero los expertos con los que cuenta la fiscalía van cerrando el cerco cada día.

“Para el 31 de diciembre de 2014 todos los casos deberán haber llegado al juzgado”, prometió optimista Hauksson a los islandeses.

Entre los banqueros y políticos más prominentes llevados ante la justicia –algunos ya sentenciados– destaca Ragnar Z. Gudjonsson, director ejecutivo del banco Byr, quien recibió cuatro años y seis meses de cárcel por otorgar préstamos millonarios, sabiendo que el banco estaba en quiebra.

En la lista también aparece Jon Thorsteinn Jonsson, presidente del consejo de administración del banco Byr, quien usaba acciones sin valor para hacer transacciones. Thorsteinn fue sentenciado a cuatro años y medio de cárcel.

Baldur Gudlaugsson, exsecretario permanente del Ministerio de Finanzas, fue condenado a dos años de prisión. Vendió sus acciones en el banco Landsbanki antes de que quebrase, con lo que ganó 1.2 millones de euros, en tanto que a Sigurdur Einarsson, expresidente del Banco Kaupthing, le congelaron todos sus bienes y deberá devolver al banco 500 millones de coronas islandesas, equivalentes a más de 3 millones de euros.

Jon Asgeir Johannesson, accionista del banco Glitnir, y Thorsteinn Jonsson, su expresidente, fueron juzgados por apropiación fraudulenta e ilegal de más de 2 mil millones de dólares. Las transacciones dolosas llevaron a la quiebra a esa institución bancaria en 2008.

Otro de los acusados es el exprimer ministro Geir Harrade, acusado de “incapacidad para tomar medidas capaces de evitar el hundimiento del sistema bancario islandés”. Se le culpó de inacción frente a los bancos, que en los años anteriores a la crisis inflaron sus balances hasta un nivel que representaba nueve veces el valor real de la economía del país. Harrade fue absuelto, con lo que libró la pena de dos años de cárcel.

Banqueros y políticos convirtieron a Islandia en el paraíso de la especulación. Los bancos invirtieron sus propios fondos en sus acciones y las pusieron como garantía de sus préstamos, pero sus fraudes no quedaron impunes.

Fuente: http://www.proceso.com.mx/?p=330388

Credit Crunch: origins and orientation

CREDITO AGOTADO Paul Cockshott and Dave Zachariah

The cyclical pattern of capitalism is periodically punctuated by severe crises that lead to restructuring of the political-economic system. In this article we argue that the underlying factor of the current crisis is a real economic imbalance caused by an unprecedented growth of the nancial sector. Moreover, we argue that a return to an expansive era of capital accumulation will become impossible in the advanced countries.

Each structural crisis opens opportunities for signicantly advancing the position of the working-class. But it requires a socialist movement with the organisational and programmatic capacity to articulate and implement progressive policies. This is not the state of the movement at present. We believe that without a political economy of the working-class it is impossible to formulate a coherent political program of the working-class.

Leer más…

Nube de etiquetas