Economía marxista para el Siglo XXI


Sociología crítica

Hace ya muchos años que llegué al convencimiento de que el único poder verdadero es el económico. Suárez había dimitido y UCD hubo de buscar un cabeza de lista por Madrid que le sustituyese en las elecciones generales de 1982. El designado fue Landelino Lavilla, que había ocupado los cargos de ministro de Justicia y presidente del Congreso. Era el prototipo del jurista grave, sobrio, casi podríamos decir que adusto. Todo en él era seriedad, vamos, lo absolutamente contrario al líder político simpático, frívolo y populachero que tan buen resultado da en las campañas electorales. A Landelino le sacaron en televisión dando patadas a un balón con un grupo de chavales y bailando con su mujer (a quien el presentador llamaba Juanita). El hombre estaba tan fuera de contexto que todo el cuadro resultaba ridículo y grotesco. Comprendí que si los políticos estaban obligados a someterse a tal bochorno es…

Ver la entrada original 1.387 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas