Economía marxista para el Siglo XXI


rompecabezas.

 Otra exposición de la teoría marxista del valor
Sebastián Hdez. Solorza y Alan A. Deytha Mon

Descargue el artículo completo en PDF

Anteriormente hemos criticado la explicación que presenta Rolando Astarita del plusvalor extraordinario. Este autor ha respondido a nuestra crítica[1], razón por la cual respondemos una vez más.

Consideramos que la postura de Astarita es errónea y es relevante volver a criticarla porque como múltiples marxistas aprenden de sus trabajos estarían aprendiendo algo errado. Buscamos convencer a los marxistas, a través de la teoría de Marx, que el consenso actual sobre la plusvalía extraordinaria (la tesis de las transferencias como Astarita la llama) es correcto y para ello presentamos nuestra postura, que la sustenta.

Primero mostraremos que la postura de Astarita es incompleta. A continuación explicaremos porqué la postura de este autor es incorrecta. Después expondremos nuestra postura y la evidencia textual que la sustenta. Finalmente analizaremos la evidencia textual que usa Astarita.

El carácter incompleto de la explicación de Astarita
Para Astarita, en cada rama de la economía la generación de valor de cada productor depende del nivel de las fuerzas productivas con el que cuenta en comparación al nivel normal de las fuerzas productivas. Por un lado, hay productores con un nivel normal de sus fuerzas productivas. Por otro lado hay otros productores con un nivel de fuerzas productivas por debajo de lo normal y otros productores con un nivel de fuerzas productivas por encima de lo normal. En relación a los normales, los primeros generan menos valor por espacio de tiempo y los segundos generan más valor por espacio de tiempo.

El tiempo de trabajo de los productores normales es la magnitud de valor que generan, es decir, 1 hora de trabajo de los productores normales produce 1 hora de valor.

El tiempo de trabajo de los productores con un nivel de sus fuerzas productivas menor al de los productores normales genera menos valor, esto es, 1 hora de su trabajo genera menos que 1 hora de valor. Astarita llama a este trabajo despotenciado.

El tiempo de trabajo de los productores con un nivel de sus fuerzas productivas mayor al de los productores normales genera más valor, es decir, 1 hora de su trabajo genera más que 1 hora de valor. Astarita llama a este trabajo potenciado.

Astarita sostiene que los productores cuyo trabajo es potenciado obtienen plusvalor extraordinario. La fuente de dicho plusvalor extraordinario radica en la diferencia entre el nivel de la fuerza productiva y el nivel normal de las fuerzas productivas. Si el nivel de las fuerzas productivas de un productor es mayor al nivel normal de las fuerzas productivas, entonces genera más valor por espacio de tiempo que los productores normales, esa diferencia en la mayor generación de valor es el plusvalor extraordinario según Astarita.

Astarita no explica cómo determinar cuál es el nivel normal de las fuerzas productivas y por consiguiente no brinda la manera para establecer cuáles productores son los normales.

Si bien Astarita no se detiene en explicar cómo determinar el nivel normal de las fuerzas productivas, él busca explicar cuáles productores son normales y cuáles no. Según el autor los productores normales son aquellos que producen con el tiempo de trabajo socialmente necesario (TTSN). Entonces, aun cuando no lo haga explícito, Astarita considera que el nivel normal de las fuerzas productivas es aquel que da lugar al TTSN. Por esta razón lo que requiere para su explicación del plusvalor extraordinario es encontrar cómo determinar el TTSN para así encontrar el nivel normal de las fuerzas y con ello determinar la equivalencia entre tiempo de trabajo y valor generado.

Para la mayoría de los casos Astarita define el TTSN como la moda. Aquí es importante destacar que no distingue si la moda se refiere al tiempo de trabajo necesario (TTN) que más se repite entre los productores porque tienen el mismo nivel de fuerzas productivas o se refiere al TTN que más se repite de acuerdo al volumen de producto generado por los productores. En el primer caso, si existieran en una rama 10 productores y 9 de ellos tuvieran como TTN 2 horas por unidad (sin importar si la mayoría de las mercancías en el mercado fueron producidas por ellos), entonces el TTSN sería 2. Mientras que en el segundo caso, si en una rama se producen 10 mercancías y 2 empresas producen 9 mercancías con un TTN de 4 entonces el TTSN sería de 4 horas por unidad. Sin prestar atención a esta falta de especificación, Astarita favorece la determinación del TTSN como la moda, ya que en múltiples ocasiones afirma que siempre un grupo de productores en la rama determina el TTSN.

Lea la entrada completa en Tiempos críticos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas