Economía marxista para el Siglo XXI


 

La Facultad de Economía de la UNAM y el Comité para la Abolición de las Deudas Ilegítimas (CADTM)
Invitan a la conferencia Sistema Deuda: Historia de las deudas soberanas y de su repudio que impartirá Eric Toussaint portavoz del CADTM
Lunes 1 de octubre del 2018
Horario: 12:00-14:00 horas
Sala Octavio Gudiño
Edificio “B” Facultad de Economía

Habrá transmisión en vivo aquí

Eric Toussaint es maître de conférence en la Universidad de Lieja, es el portavoz de CADTM Internacional y es miembro del Consejo Científico de ATTAC Francia.
Es autor de diversos libros, entre ellos: Bancocracia Icaria Editorial, Barcelona 2015,, Procès d’un homme exemplaire, Ediciones Al Dante, Marsella, 2013; Una mirada al retrovisor: el neoliberalismo desde sus orígenes hasta la actualidad, Icaria, 2010; La Deuda o la Vida (escrito junto con Damien Millet) Icaria, Barcelona, 2011; La crisis global, El Viejo Topo, Barcelona, 2010; La bolsa o la vida: las finanzas contra los pueblos, Gakoa, 2002. Es coautor junto con Damien Millet del libro AAA, Audit, Annulation, Autre politique, Le Seuil, París, 2012.
Coordinó los trabajos de la Comisión de la Verdad Sobre la Deuda, creada por la presidente del Parlamento griego. Esta comisión funcionó, con el auspicio del Parlamento, entre abril y octubre de 2015. El nuevo presidente del Parlamento griego anunció su disolución el 12 de noviembre de 2015. A pesar de ello, la comisión prosiguió sus trabajos y se constituyó legalmente como una asociación sin afán de lucro.

Algunos artículos en español de Eric Toussaint

Existe una larga la lista de anulaciones o repudios de deudas que, de alguna manera, se basan en el argumento de la ilegitimidad o del carácter odioso de dichas deudas. Sin pretender ser exhaustivo, podemos citar: las tres olas de repudio de deudas en Estados Unidos, en los años 1830, 1860 y 1870; el repudio de deudas por Portugal en 1837; los repudios de deuda practicados por México en 1861,1867 1883 y luego en los años 1910; el repudio realizado por Perú de la deuda reclamada por la banca Dreyfus de París en 1886; el repudio de la deuda reclamada por España a Cuba en 1898; el repudio de las deudas de los Boers por parte del Reino Unido durante la conquista del Transvaal en 1899-1900; el repudio de las deudas zaristas por parte de la Rusia bolchevique en 1918; la anulación de las deudas contraídas por Alemania para colonizar Polonia y sus colonias de África en 1919; la anulación por el gobierno bolchevique de las deudas de las tres repúblicas bálticas en 1920, y las de Polonia, Persia y Turquía en 1921; el repudio de la deuda contraída con el Banco Real de Canadá por parte de Costa Rica en 1922-1923; la anulación de todos los actos firmados entre el antiguo gobierno zarista y China en 1924; la anulación de la mayoría de las deudas de Brasil y de México en 1942-1943; el repudio de sus deudas por parte de la China revolucionaria en 1949-1952; el repudio de las deudas contraídas con los Países Bajos por parte de Indonesia en 1956; el repudio de sus deudas por parte de Cuba en 1959-1960; el repudio de las deudas coloniales por parte de Argelia en 1962; el repudio de las deudas contraídas por el sha de Persia para armamento por Irán en 1979; el repudio por parte de las tres repúblicas bálticas de las deudas con la urss en 1991; la anulación de la deuda de Namibia contraída con la República Sudafricana por el gobierno de Nelson Mandela en 1994; la anulación de la deuda colonial de Timor Oriental en 1999-2000; la anulación del 80 % de la deuda de Iraq en 2004; el repudio por parte de Paraguay de deudas contraídas con los bancos suizos en 2005;51 la anulación por parte de Noruega de las acreencias de cinco países (Ecuador, Perú, Egipto, Sierra Leona y Jamaica) correspondientes a un contrato de venta de barcos de pesca en 2006;52 la anulación en 2009 de una parte de la deuda ecuatoriana identificada como ilegítima por la comisión de auditoría en 2007-2008…53
pp. 183-184

Conclusión

El estudio de la crisis de la deuda de los últimos dos siglos indica claramente que no son los países endeudados periféricos los que provocan las crisis de la deuda soberana. Las crisis estallan en los países capitalistas más poderosos y provocan como consecuencia suspensiones de pagos y efectos nefastos en los países periféricos endeudados. Las condiciones de los acreedores son generalmente abusivas desde la emisión de los primeros empréstitos. Una gran parte de las crisis de la deuda y de sus desenlaces fueron originadas por la acción de los grandes bancos de las principales potencias económicas y por los gobiernos que los sostienen.
En un número importante de casos, las grandes potencias capitalistas tomaron el control directo de Estados independientes endeudados —Túnez, Egipto, Grecia desde su creación, Haití a partir de 1915— o se les ha impuesto condiciones que llevaron a la subordinación y debilitamiento (Imperio otomano, China en el siglo xix, Grecia a partir de 2010 por citar solo unos ejemplos). Con frecuencia, la sumisión a las grandes potencias va unida a tratados de libre comercio, que han contribuido al bloqueo del desarrollo de las fuerzas productivas locales.
La deuda externa y la deuda interna están íntimamente ligadas. Las clases dominantes de los países periféricos promueven el endeudamiento tanto interno como externo y se benefician en gran forma de ello, lo que refuerza su carácter parasitario. Los grandes bancos privados de las potencias capitalistas dominantes controlan los préstamos a los países periféricos.
Una gran parte de los contratos de empréstitos es claramente ilegítima y odiosa.
En numerosas ocasiones en la historia de los últimos dos siglos, los Estados repudiaron sus deudas. Hemos presentado diferentes casos de repudio unilateral: Portugal en 1837, Estados Unidos tres veces en el siglo xix, México en 1861, 1867, 1883 y 1914, Costa Rica poco después de la Primera Guerra Mundial, y la Rusia soviética en 1918. Contrariamente a la opinión más difundida, el repudio de una deuda no acaba en la pérdida definitiva del acceso al crédito internacional.
Recíprocamente, para numerosos países, es muy difícil y con mayor frecuencia imposible, comenzar un camino de emancipación si se continúa con el pago de deudas ilegítimas u odiosas. Los ejemplos no faltan en la historia. El último, muy cercano: el sometimiento de Grecia a los dictados de los acreedores desde 2010 y los efectos terribles de la capitulación, en julio de 2015, de un gobierno que pretendía proseguir los pagos con el fin de obtener una reducción de su deuda tan letal.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas