Economía marxista para el Siglo XXI

Archivo para la Categoría "Anticapitalismo"

El capitalismo está arruinando la ciencia

Por Meagan Day

07.09.2018

La comercialización progresiva ha creado incentivos perversos para los investigadores, amenazando la corrupción total de la ciencia misma.

La universidad existía antes del capitalismo, y a veces se ha resistido a la obediencia a los dictados del mercado capitalista, persiguiendo no el beneficio sino la verdad y el conocimiento. Pero el capitalismo devora lo que puede y, a medida que extiende su dominio, no es de extrañar que la universidad moderna se someta cada vez más a lo que Ellen Meiksins Wood llama “los dictados del mercado capitalista – sus imperativos de competencia, acumulación, maximización de los beneficios y aumento de la productividad laboral”.

En el mundo académico, ese imperativo se manifiesta de manera visible: publicar o perecer, financiamiento o hambruna.

Sin inversión pública, las universidades se ven obligadas a jugar según las reglas del sector privado, es decir, a funcionar como empresas. Las empresas, por supuesto, tienen que ver con el resultado final, y la salud del resultado final depende de la maximización de los beneficios, que a su vez depende de una evaluación cuidadosa y constante de los insumos y los productos. El resultado para la ciencia académica, según los investigadores Marc A. Edwards y Siddhartha Roy en su documento “Academic Research in the 21st Century: Maintaining Scientific Integrity in a Climate of Perverse Incentives and Hypercompetition”, ha sido la introducción de un nuevo régimen de medición cuantitativa del rendimiento, que rige casi todo lo que hacen los investigadores científicos y tiene repercusiones observables en sus prácticas de trabajo.

Estas métricas y puntos de referencia incluyen “el recuento de publicaciones, citas, recuentos combinados de citas y publicaciones (por ejemplo, el índice h), factores de impacto de las revistas (JIF), el total de dólares de investigación y el total de patentes”. Edwards y Roy observan que “estas métricas cuantitativas dominan ahora la toma de decisiones en la contratación, promoción y permanencia en la facultad, los premios y la financiación”. Como resultado, los científicos académicos están cada vez más impulsados por un deseo frenético de conseguir que sus investigaciones sean financiadas, publicadas y citadas. “La producción científica medida por el trabajo citado se ha duplicado cada 9 años desde la Segunda Guerra Mundial”, señalan Edwards y Roy.

(más…)

A veces El Capital de Marx es una almohada, otras veces nos obliga a profundizar nuestras luchas

19/02/2021

Español
  • Hoy en día, el estudio comprometido sigue siendo un pilar para nuestros movimientos y para nuestras esperanzas de construir un futuro mejor.
libros_marxismo.jpg

A+A

En 1911, un joven Ho Chi Minh (1890-1969) llegó a Francia, país que había colonizado su tierra natal, Vietnam. Aunque había sido criado con un espíritu patriótico comprometido con el anticolonialismo, el temperamento de Ho Chi Mihn no le permitía refugiarse en un romanticismo nostálgico. Comprendía que el pueblo vietnamita debía inspirarse en su propia historia y tradiciones así como también en las corrientes democráticas que se habían desarrollado en los movimientos revolucionarios de todo el mundo. En Francia, se involucró en el movimiento socialista, que le enseñó sobre las luchas obreras en Europa, aunque lxs socialistas franceses no se decidían a romper con las políticas coloniales de su país. Esto frustraba a Ho Chi Mihn. Cuando el socialista Jean Longuet le dijo que lea El Capital de Karl Marx, Ho Chi Mihn lo encontró difícil y más tarde dijo que lo usaba principalmente de almohada.

La Revolución de Octubre de 1917 que inauguró la República Soviética levantó el espíritu de Ho Chi Mihn. No solo la clase trabajadora y el campesinado se habían tomado el Estado para intentar remodelarlo, sino que la dirección del nuevo Estado ofrecía una fuerte defensa a los movimientos anticoloniales. Con mucho gusto, Ho Chi Minh leyó las “Tesis sobre la cuestión nacional y colonial” de V. I. Lenin, texto que había sido escrito para la reunión de 1920 de la Internacional Comunista. Este joven radical vietnamita, cuyo país había estado sometido desde 1887, encontró en este y otros textos las bases teóricas y prácticas para construir su propio movimiento. Ho Chi Minh fue a Moscú, luego a China, y finalmente regresó a Vietnam para sacar a su país de la opresión colonial y de una guerra que le habían impuesto Francia y Estados Unidos (guerra que terminó con la victoria vietnamita seis años después de la muerte de Ho Chi Minh).

(más…)

Charla con Michael Roberts sobre la relación México EUA

Una descripción de las principales relaciones económicas de México con EUA.

Summer economics — Michael Roberts Blog

It’s summer in the northern hemisphere and holiday time in the year of the COVID. So it’s an opportunity to review a few economics books published this year (but written before the pandemic and the Great Lockdown). I am not a fan of clever, trick titles; they usually overhype the content of a book itself. […]

Summer economics — Michael Roberts Blog

Símbolo de la resistencia contra el capitalismo fallece, a los 89 años, el anarquista Lucio Urtubia

Lucio Urtubia incluso se reunió con el Che Guevara para generar un plan para llevar a la banca rota el sistema capitalista norteamericano, finalmente el guerrillero desechó la idea

G. Tejeda Corresponsal del periódico La Jornada
Domingo 19 de julio de 2020, p. 24

Madrid. El anarquista Lucio Urtubia Jiménez, quien fue símbolo de la resistencia al capitalismo en la segunda mitad del siglo XX, falleció ayer en París, a los 89 años. También fue conocido como el Zorro Vasco o el Bandido Bueno, porque diseñó una serie de mecanismos financieros para estafar a los grandes operadores bancarios para financiar movimientos revolucionarios en Europa y América Latina, llegando incluso a estar a punto de hacer quebrar el poderoso Citibank.

Urtubia nació en Cascante, Navarra y murió en París, donde vivía desde 1954, cuando escapó de la dictadura militar de Francisco Franco después de robar un almacén militar. Se le considera referencia histórica del anarquismo europeo, pero también de la vieja resistencia a la dictadura franquista y de la lucha contra la opresión del sistema capitalista.

Hay varias biografías sobre Urtubia y su vida fue llevada al cine. Comenzó siendo un albañil quien se empapó en el pensamiento anarquista en el París de los años 50 y que llegó a compartir debates con intelectuales como Albert Camus y André Breton.

Foto
▲ Lucio Urtubia Jiménez, en imagen de archivo.Foto tomada de Internet Armando

El padre de Urtubia murió encarcelado por el régimen franquista, víctima de una enfermedad que se le detectó en prisión y en su lecho de muerte le confesó a su hijo, Lucio: Si yo naciera otra vez, sería anarquista. A partir de entonces se unió a grupos de resistencia.

Una de sus referencias del movimiento anarquista fue el antifranquista Quico Sabaté, fundamental en la resistencia contra la dictadura tanto en el frente de los maquis como en el bloque sindicalista, y quien también tuvo que huir de España para exiliarse en Francia, donde se conocieron.

Tras el fallecimiento de Sabaté, Urtubia decidió emularlo con actos en contra del símbolo del capitalismo: los bancos o el sistema financiero. Para ello ejecutó estafas, falsificaciones y atracos a mano armada de bancos en toda Europa para financiar movimientos guerrilleros en todo el mundo.

El anarquista vasco propuso al gobierno cubano de Fidel Castro falsificar dólares a nivel masivo y atentar contra los intereses de Estados Unidos en Francia, pero también participó de los movimientos anarquistas europeos, en los tupamaros y hasta en las Panteras Negras de Estados Unidos, que fueron cruciales para la lucha contra el racismo y la segregación racial en ese país.

Una de sus maniobras más famosas fue la operación de falsificación que casi hizo quebrar al First National City Bank (hoy Citibank), que consistió en la falsificación de cheques de viajero en la segunda mitad de la década de 1970. Elaboró 8 mil hojas de 25 cheques de 100 dólares cada uno, lo que representó un total de 20 millones de dólares y que utilizó para financiar distintos movimientos guerrilleros.

Fue procesado y encontrado culpable de un delito de falsificación, por el que fue condenado a seis meses de cárcel.

En una de sus últimas visitas a España, en abril del año pasado, expuso ante un grupo de jóvenes que hoy, igual que hace varias décadas, sigue siendo vital resistir y luchar contra un sistema pernicioso para la vida: “El crimen es hacer dinero y quedártelo. Lo demás es precioso: burlarse de las autoridades, de los bancos, de las injusticias… Los que gobiernan están cagados de miedo. La gente se mueve y saben que nos los vamos a comer si no hacen nada”.

Fuente: La Jornada

“Bolívar Echeverría – a diez años de haber fallecido”: Stefan Gandler —

Hace diez años, el viernes 4 de junio del 2010 por la noche, le hablé por teléfono a Bolívar Echeverría desde un despacho en la Colonia del Valle. Me contestó en su estudio de la Roma, y me dijo “¿ah, ya llegaste?”, con una voz que por sonar ligera, y hasta contenta, me extrañó, pues […]

a través de “Bolívar Echeverría – a diez años de haber fallecido”: Stefan Gandler —

Cita

It was the virus that did it — Michael Roberts Blog

I’m sure when this disaster is over, mainstream economics and the authorities will claim that it was an exogenous crisis nothing to do with any inherent flaws in the capitalist mode of production and the social structure of society. It was the virus that did it. This was the argument of the mainstream after the […]

a través de It was the virus that did it — Michael Roberts Blog

Marx, El capital y la demencia del pensamiento económico- una crítica devastadora de cómo vivimos hoy

Reseña de Marx, El capital y la demencia del pensamiento económico– una crítica devastadora de cómo vivimos hoy. David Harvey, Marx, Capital, and the Madness of Economic Reason Oxford University Press, Nueva York, 2017 [1]

Stuart Jeffries

Noviembre 1 de 2017

A vision of high-speed growth … a billboard features a magnetic levitation train in Shanghai.

Ilustración 1: Una visión del crecimiento a alta velocidad … una valla publicitaria muestra un tren de levitación magnética en Shanghai. Fotografía: Liu Jin / AFP

 

El renombrado crítico del capitalismo, David Harvey explora la creciente conciencia de que el libre mercado no puede dar a las personas las cosas que ellas quieren y necesitan.

Un tercio de los niños de Estados Unidos, todavía el país más rico en el mundo de acuerdo a David Harvey, vive en la pobreza. Los pobres frecuentemente, comenta Harvey, viven en “lugares contaminados, sufren de hambre y de envenenamiento de plomo al mismo tiempo que no tienen acceso a servicios públicos elementales y a oportunidades de educación.” Tal situación es la “locura del pensamiento económico”

Dos ejemplos contradictorios son los siguientes. Aborrecemos la desunión de la sociedad, la injusticia, el abuso y la desigualdad, afirmó el manifiesto del partido Tory[2] en mayo. Sin embargo, el mes siguiente, todo lo que el gobierno mencionó y aborreció quedó sepultado en el incendio del Royal Borough de Kensington y Chelsea. En tal incendio de la Torre Grenfell murieron cerca 80 personas, sin importar que a poca distancia de la tragedia se encuentran unidades habitacionales de lo más costosas del mundo.

(más…)

El capitalismo ha fracasado; ¿qué viene después?

John Bellamy Foster*

Casi al terminar las dos primeras décadas del siglo XXI, es evidente que el capitalismo ha fracasado como sistema social. Hoy el mundo está inmerso en el estancamiento económico, la financiarización, el desempleo masivo, el subempleo, la precariedad, la pobreza, el hambre, y la desigualdad más extrema de la historia. Desde el punto de vista ecológico vivimos una planeta amenazado por una “espiral de muerte.” (1)

La revolución digital, el mayor avance tecnológico de nuestro tiempo, que en sus inicios fue una promesa de comunicación libre se ha transformado en un poderoso medio de vigilancia y control de la población. Las instituciones de la democracia liberal están a punto de colapsar, mientras que el fascismo, la retaguardia del sistema capitalista, está de nuevo en marcha, junto con el patriarcado, el racismo, el imperialismo y la guerra.

Decir que el capitalismo es un sistema fallido no es, por supuesto, sugerir que su ruptura y desintegración es inminente. (2) Sin embargo, significa – que en el presente siglo- el capitalismo ha dejado de ser un sistema necesario para transformarse en un régimen innecesario y destructivo. Hoy, más que nunca, el mundo se enfrenta a la elección entre “la transformación revolucionaria de la sociedad o la ruina de las clases en pugna” (3).

Las indicaciones de este fracaso están en todas partes. (más…)

Erik Olin Wright: la persistencia de las clases

Erik Olin Wright

Erik Olin Wright

Maciek Wisniewski*
I. Aunque las últimas clases que impartió –ya desde la cama y mediante un blog: bit.ly/2Ddfryl– diferían de sus cursos habituales, transmitían el mismo optimismo y compromiso moral (#EOWtaughtMe). Erik Olin Wright (EOW) (1947-2019) un destacado sociólogo marxista estadunidense fallecido hace dos semanas, una vez radicalizado e introducido a Marx en los 60 (bit.ly/2BjNfKk), siguió fiel a su camino (bit.ly/2ReKdfq). Si bien la huella del marxismo analítico (G. A. Cohen et al.) al que se adjudicó, muchas veces ambiguo y/o estéril, se percibe a lo largo de su obra (bit.ly/2TqFpW9) –al hacerlo, entre otros, desechar la dialéctica y abrazar la explicación científica (sic)–, su compromiso con el ideal emancipatorio, la crítica del capitalismo y la búsqueda de alternativas a éste junto con sus reformulaciones y rescate del concepto de la clase – Class, crisis and the state (1983), Classes (1997), Class counts (1997)– justo cuando otros lo abandonaban por demodé, hacían su postura bastante única. Tratando de reinventar –con M. Burawoy (bit.ly/2HUPxoG)– la sociología como una disciplina marxista, a pesar de la histórica incompatibilidad de ambos enfoques (bit.ly/2UC9Jxd), prefiguró por años el debate sobre desigualdades (Interrogating inequality, 1995).

II. Recentrando la clase en el –igualmente demodé proceso de la explotación (y a contrapelo de la tendencia bourdieana de anteponer la dominación), polemizando en el seno del marxismo con Poulantzas sobre su enfoque de clase que según él carecía de un rigor científico (bit.ly/2CWAYLN), refinó la incompleta formulación marxiana de la clase –siempre relacional no gradacional, entendiendo la estructura de clase como conjunto de relaciones establecidas en función del control de recursos productivos– abriéndola a los enfoques weberiano y durkheimiano (bit.ly/2t3C43J). Su más grande contribución fueron las localizaciones de clase contradictorias (contradictory class locations) en referencia a la clase media, no clase en sí misma, sino una cuyos miembros se sitúan en diferentes clases –en posición explotadora y explotada– resultando esto en sus intereses encontrados (The debate on clases, 1989). Se oponía a ver en el precariado una clase nueva (G. Standing) tratándolo sólo como un segmento de la clase trabajadora (Understanding class, 2015).

III. Anticapitalismo no es sólo una postura moral en contra de la injusticia; se trata de construir alternativas subrayaba en el espíritu de Marx (bit.ly/1WcfpJk). Estudiar las clases –el meollo que convierte al capitalismo en un sistema tan dañino– era entender las condiciones de su transformación. Si bien Marx desarrolló una intelectualmente brillante teoría de la imposibilidad del capitalismo a la larga, sus análisis sobre la sistémica tendencia a las crisis (y el remplazamiento del capitalismo por algún otro sistema) y la necesaria homogenización de su estructura de clase (la proletarianización) resultaron –para EOW– fallidas: el sistema vuelve a encontrar nuevas maneras de reproducirse y la clase media creció (bit.ly/2HTkGcc). Identificando cuatro tipos de estrategias para superar al capitalismo –destrozar, domar, escapar y erosionar– y moviéndose más allá de la vieja dicotomía reforma/revolución, optaba por una combinación de segunda y cuarta (véase su libro póstumo por aparecer: How to be an anti-capitalist for the twenty-first century, 2019).

IV. En tiempos en que el fantasma del socialismo recorre la política estadunidense fortaleciéndose en los márgenes del Partido Demócrata –¡Trump acaba de arremeter en contra de él en su discurso del Estado de la Unión! (bit.ly/2Tzwlyk)– el pensamiento de EOW y su búsqueda de alternativas “con la ‘brújula socialista’ en la mano” (bit.ly/2SjQMBK) parecería más actual que nunca. No obstante –bien apuntaba D. Riley (bit.ly/2CYBYif)– su desdeño a la tradición revolucionaria marxista, su concepto incompleto del socialismo y visión política más cercana a Tocqueville o Durkheim que… al propio Marx –“su proyecto es una suerte del ‘marxismo tocquevililano’” (sic)– junto con una mirada fija al capitalismo (sin ver sus particularidades históricas) y falta de apreciar lo suficientemente su… dinámica de la clase (insistiendo en el aumento del poder social en la búsqueda del socialismo sin especificar qué clase lo estaría ejerciendo…) resultaban problemáticas (bit.ly/2NVNUJi).

V. Ningún proyecto reflejaba tanto el característico entusiasmo de EOW por el futuro mejor –le gustaba repetir, en referencia a Gramsci, que también creía en el optimismo del intelecto– que el de utopías reales (Envisioning real utopías, 2009). Un oxímoron adrede (bit.ly/2UpA7tV) –y al margen de la alergia marxista al pensamiento utópico– fue acuñado para denotar un proyecto de construcción de mecanismos e instituciones reales regidos por principios socialistas (renta básica, etcétera) –siempre en conexión con su análisis de clase– que puestas en práctica empujarían transformaciones intersticiales (a diferencia de las rupturales o simbióticas) –al final el capitalismo emergió en las sociedades que seguían siendo feudales– llenando espacios del capital con potencialidades emancipatorias y acelerando irracionalidades productivas en su seno.

* Periodista polaco

Twitter: @MaciekWizz

Fuente: La Jornada

Nube de etiquetas