Economía marxista para el Siglo XXI

Archivo para la Categoría "Antimperialismo"

A veces El Capital de Marx es una almohada, otras veces nos obliga a profundizar nuestras luchas

19/02/2021

Español
  • Hoy en día, el estudio comprometido sigue siendo un pilar para nuestros movimientos y para nuestras esperanzas de construir un futuro mejor.
libros_marxismo.jpg

A+A

En 1911, un joven Ho Chi Minh (1890-1969) llegó a Francia, país que había colonizado su tierra natal, Vietnam. Aunque había sido criado con un espíritu patriótico comprometido con el anticolonialismo, el temperamento de Ho Chi Mihn no le permitía refugiarse en un romanticismo nostálgico. Comprendía que el pueblo vietnamita debía inspirarse en su propia historia y tradiciones así como también en las corrientes democráticas que se habían desarrollado en los movimientos revolucionarios de todo el mundo. En Francia, se involucró en el movimiento socialista, que le enseñó sobre las luchas obreras en Europa, aunque lxs socialistas franceses no se decidían a romper con las políticas coloniales de su país. Esto frustraba a Ho Chi Mihn. Cuando el socialista Jean Longuet le dijo que lea El Capital de Karl Marx, Ho Chi Mihn lo encontró difícil y más tarde dijo que lo usaba principalmente de almohada.

La Revolución de Octubre de 1917 que inauguró la República Soviética levantó el espíritu de Ho Chi Mihn. No solo la clase trabajadora y el campesinado se habían tomado el Estado para intentar remodelarlo, sino que la dirección del nuevo Estado ofrecía una fuerte defensa a los movimientos anticoloniales. Con mucho gusto, Ho Chi Minh leyó las “Tesis sobre la cuestión nacional y colonial” de V. I. Lenin, texto que había sido escrito para la reunión de 1920 de la Internacional Comunista. Este joven radical vietnamita, cuyo país había estado sometido desde 1887, encontró en este y otros textos las bases teóricas y prácticas para construir su propio movimiento. Ho Chi Minh fue a Moscú, luego a China, y finalmente regresó a Vietnam para sacar a su país de la opresión colonial y de una guerra que le habían impuesto Francia y Estados Unidos (guerra que terminó con la victoria vietnamita seis años después de la muerte de Ho Chi Minh).

(más…)

Símbolo de la resistencia contra el capitalismo fallece, a los 89 años, el anarquista Lucio Urtubia

Lucio Urtubia incluso se reunió con el Che Guevara para generar un plan para llevar a la banca rota el sistema capitalista norteamericano, finalmente el guerrillero desechó la idea

G. Tejeda Corresponsal del periódico La Jornada
Domingo 19 de julio de 2020, p. 24

Madrid. El anarquista Lucio Urtubia Jiménez, quien fue símbolo de la resistencia al capitalismo en la segunda mitad del siglo XX, falleció ayer en París, a los 89 años. También fue conocido como el Zorro Vasco o el Bandido Bueno, porque diseñó una serie de mecanismos financieros para estafar a los grandes operadores bancarios para financiar movimientos revolucionarios en Europa y América Latina, llegando incluso a estar a punto de hacer quebrar el poderoso Citibank.

Urtubia nació en Cascante, Navarra y murió en París, donde vivía desde 1954, cuando escapó de la dictadura militar de Francisco Franco después de robar un almacén militar. Se le considera referencia histórica del anarquismo europeo, pero también de la vieja resistencia a la dictadura franquista y de la lucha contra la opresión del sistema capitalista.

Hay varias biografías sobre Urtubia y su vida fue llevada al cine. Comenzó siendo un albañil quien se empapó en el pensamiento anarquista en el París de los años 50 y que llegó a compartir debates con intelectuales como Albert Camus y André Breton.

Foto
▲ Lucio Urtubia Jiménez, en imagen de archivo.Foto tomada de Internet Armando

El padre de Urtubia murió encarcelado por el régimen franquista, víctima de una enfermedad que se le detectó en prisión y en su lecho de muerte le confesó a su hijo, Lucio: Si yo naciera otra vez, sería anarquista. A partir de entonces se unió a grupos de resistencia.

Una de sus referencias del movimiento anarquista fue el antifranquista Quico Sabaté, fundamental en la resistencia contra la dictadura tanto en el frente de los maquis como en el bloque sindicalista, y quien también tuvo que huir de España para exiliarse en Francia, donde se conocieron.

Tras el fallecimiento de Sabaté, Urtubia decidió emularlo con actos en contra del símbolo del capitalismo: los bancos o el sistema financiero. Para ello ejecutó estafas, falsificaciones y atracos a mano armada de bancos en toda Europa para financiar movimientos guerrilleros en todo el mundo.

El anarquista vasco propuso al gobierno cubano de Fidel Castro falsificar dólares a nivel masivo y atentar contra los intereses de Estados Unidos en Francia, pero también participó de los movimientos anarquistas europeos, en los tupamaros y hasta en las Panteras Negras de Estados Unidos, que fueron cruciales para la lucha contra el racismo y la segregación racial en ese país.

Una de sus maniobras más famosas fue la operación de falsificación que casi hizo quebrar al First National City Bank (hoy Citibank), que consistió en la falsificación de cheques de viajero en la segunda mitad de la década de 1970. Elaboró 8 mil hojas de 25 cheques de 100 dólares cada uno, lo que representó un total de 20 millones de dólares y que utilizó para financiar distintos movimientos guerrilleros.

Fue procesado y encontrado culpable de un delito de falsificación, por el que fue condenado a seis meses de cárcel.

En una de sus últimas visitas a España, en abril del año pasado, expuso ante un grupo de jóvenes que hoy, igual que hace varias décadas, sigue siendo vital resistir y luchar contra un sistema pernicioso para la vida: “El crimen es hacer dinero y quedártelo. Lo demás es precioso: burlarse de las autoridades, de los bancos, de las injusticias… Los que gobiernan están cagados de miedo. La gente se mueve y saben que nos los vamos a comer si no hacen nada”.

Fuente: La Jornada

En deuda con Assange

Pedro Miguel

El fundador de Wikileaks sabe perfectamente lo que hace y a lo que se expone: confrontar a la máxima potencia mundial y sus principales aliados –que son potencias por derecho propio– en condiciones de desventaja brutal: una pequeña organización, limitada en recursos con muy pocos integrantes, ha sido capaz, sin embargo, de poner en jaque al gobierno de Estados Unidos y a muchos otros, de cimbrar la complejísima red de relaciones mundiales de Washington y de modificar de esa manera las relaciones de poder del mundo contemporáneo. La difusión de los Papeles de Afganistán, de los Papeles de Irak y de los cables del Departamento de Estado, nueve años más tarde, marcó un parteaguas para los gobernantes, las sociedades y los medios de todo el planeta. Para llevar a cabo tal hazaña es necesario tener una excepcional comprensión del mundo, un propósito claro y un programa de acción definido, y Julian Assange los tiene y supo transmitirlos a su organización. Su historia no es la de un travieso desorientado ni la de un enfant terrible de la informática, como lo han querido presentar a posteriori los medios occidentales que engordaron su circulación y su tráfico gracias a los materiales informativos que Wikileaks les entregó de manera gratuita; ahora se refieren a Assange como “el hacker australiano” y le niegan las facetas de periodista, de pensador y de activista que conviven en este perseguido planetario.

A fines de 2010 Wikileaks decidió suspender su colaboración con grandes diarios para enfocarse en medios independientes y más pequeños y agrupar aquella información en conjuntos nacionales.

(más…)

El mayor estadista del último medio siglo

Resultado de imagen para fidel castro
Guillermo Almeyra
Fidel Castro fue, con mucho, el mayor estadista del reciente medio siglo. Fue el último de los grandes revolucionarios dirigentes de las movilizaciones democráticas de liberación nacional que comenzaron en 1910 con las revoluciones china, persa y mexicana, y durante y después de la Segunda Guerra Mundial llevaron a la independencia y unidad del subcontinente indio y de Indonesia, Indochina, las colonias africanas, el Egipto nasseriano y Argelia.

Cuba es un pequeño país de 11.5 millones de habitantes. Durante mucho tiempo dependió económicamente de la exportación de un monocultivo –el azúcar de caña-, de ron y tabaco y del turismo, y depende ahora tam-bién de la provisión de servicios (turismo, envío de médicos y enseñantes). Esta economía de postre (lujos prescindibles como el tabaco y la bebida) y de servicios produce muy escasas ganancias y dependen de la distribución de la plusvalía mundial que se produce en regiones más industrializadas, o sea, de los excedentes económicos de que puedan disponer los sectores medios que consumen esos bienes y servicios no indispensables. Es, por lo tanto, un país frágil y dependiente.

(más…)

Nube de etiquetas