Economía marxista para el Siglo XXI

Archivo para la Categoría "Competencia capitalista"

RETURN OF MARXIAN MACRO-DYNAMICS IN EAST ASIA

Research in Political Economy (Emerald)

Volume 32 (2017)


Editors: Masao Ishikura, Hitotsubashi University, Japan, Seongjin Jeong, Gyeongsang
National University, South Korea, and Minqi Li, University of Utah, USA

The economic growth in East Asia has been believed to be the model case of the triumph of capitalism. Some progressive economists, for example, the developmental state theorists, also praised the East Asian model as the progressive alternative to neoliberal market fundamentalism, arguing that they are the outcomes of state-led development.

However, with the sudden advent of the ‘Lost Decade of Japan’ in the 1990s, and the ensuing ‘IMF Crisis’ of South Korea in 1997, and now the imminent ‘hard landing’ of the Chinese economy, the East Asian miracle story is quickly becoming a thing of the past. East Asia has now become an epicentre of the contradictions and crisis of global capitalism. Today, deepening economic crises, exacerbation of social polarization, rising popular discontents, and escalating geopolitical tensions are common to China, Japan and Korea. Moreover, East Asia has been at the centre of global ecological contradictions. Indeed, East Asia has now become the typical place of Marxian macro-dynamics.

This important and timely volume brings together experts in political economy from across the globe, to comment on the return of Marxian macro-dynamics in East Asia. The contributions explore macro-dynamics, the role of the state and hegemony in the context of transnational capitalism, and Marxian alternatives for East Asia. (más…)

Bienestar económico y el Brexit

The latest employment figures out his week for both the US and the UK look great on the surface. In the US, the official unemployment rate is down to 4.5%, not far from the last low at the end of hi-tech boom in 2000 of 3.8%. And the employment to population ratio is picking up, […]

a través de Economic well-being and Brexit — Michael Roberts Blog

Reina el optimismo económico (¿fundado?)

Sin Permiso: República y socialismo, también para el siglo XXI

Michael Roberts 14/01/2017

Las bolsas mundiales terminaron 2016 en máximos casi récord y han comenzado 2017 en una vena similar. El optimismo sobre el crecimiento económico mundial, el empleo y los ingresos comienza a extenderse.

Los últimos datos sobre el sector manufacturero, medido por el índice de los llamados gestores de compras (PMI), que refleja el punto de vista de las empresas sobre sus ventas, exportaciones, empleo y pedidos, muestran un aumento en diciembre en todos los ámbitos y en particular en Europa y los EEUU. El PMI mide si las empresas manufactureras piensan que su actividad está expandiéndose o contrayéndose. Por encima de 50 indica expansión. En Europa, los índices PMI sugieren que la industria manufacturera se está expandiendo a un ritmo récord (desde un nivel bajo), mientras que el promedio mundial PMI ha alcanzado niveles no vistos desde 2013.

Descargue el artículo completo

Monopoly or competition: which is worse? — Michael Roberts Blog

In a recent article, Joseph Stiglitz, former chief economist of the World bank, Nobel prize winner in economics and now adviser to the British Labour Party, reckons that we are in a new era of monopoly and this is a the key cause of extreme inequality of income and wealth, inefficiency and low productivity growth […]

a través de Monopoly or competition: which is worse? — Michael Roberts Blog

El futuro de EE.UU. es la ruina

 

Casas abandonadas en Detroit, la capital del automóvil estadoundense y que alguna vez fue la ciudad con el ingreso por persona más alto de los EE.UU. Hoy Detroit está arruinada, ¿será una imagen del país?
  • “El liderazgo se convierte en imperio. El imperio engendra insolencia. La insolencia provoca la ruina.” 
  • Los estadounidenses tienen que comprender que lo único excepcional respecto a EE.UU. es la ignorancia de la población y la estupidez del gobierno.
  • Existe mucha evidencia circunstancial de que la CIA y la Inteligencia Francesa son responsables por la matanza en Charlie Hebdo
Information Clearing House

 

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

Los neoconservadores formados en sus oficinas en Washington se felicitan por su éxito en el uso del affaire Charle Hebdo para volver a unir a Europa con la política exterior de EE.UU. No más votos franceses con los palestinos contra la posición de Washington e Israel. No más simpatía europea con los palestinos. No más creciente oposición europea al inicio de nuevas guerras en Medio Oriente. No más llamados del presidente francés a terminar las sanciones contra Rusia.

¿Comprenden también los neoconservadores que han unido a los europeos con los partidos políticos derechistas opuestos a la inmigración? La ola de apoyo para los caricaturistas de Charlie Hebdo es la ola del Frente Nacional de Marine Le Pen, del Partido de la Independencia de Nigel Farage en el Reino Unido, y de PEGIDA en Alemania que barre Europa. Esos partidos son empoderados por el fervor contra la inmigración que fue orquestado a fin de volver a unir a los europeos con Washington e Israel.

Una vez más los arrogantes e insolentes neoconservadores han cometido un craso error. El empoderamiento por Charlie Hebdo de los partidos contra la inmigración tiene el potencial de subvertir la política europea y de destruir el imperio de Washington. Ved mi entrevista del fin de semana con King World News para conocer mis pensamientos sobre este potencial cambio de la situación. http://kingworldnews.com/paul-craig-roberts-new-crisis-worse-russia-unleashing-black-swans-west/

(más…)

La verdadera historia del libre comercio

TLC_laberintoChang, Ha-Joon. “Patada a la escalera: La verdadera historia del libre comercio”. Ensayos de Economía, Num. 42, enero-junio 2013, pp. 27-57

Resumen

Se describe la historia del libre comercio con una perspectiva alternativa a la predominante en el llamado consenso de Washington, según el cual lo mejor que pueden hacer los países para generar riqueza y puestos de trabajo es eliminar las barreras arancelarias y abrirse al mercado mundial. Los países que hoy se consideran desarrollados usaron en épocas pasadas el proteccionismo para defender su industria naciente y solo pasaron a predicar las virtudes del libre comercio cuando se hallaban ya en una situación en la que eran capaces de competir internacionalmente con otros países que habían avanzado antes en el desarrollo industrial. Tanto Gran Bretaña como EE. UU. Tuvieron practicaron el proteccionismo por largos periodos. Como dijo Friedrich List, una vez alcanzada la cima, es una argucia común dar una patada a la escalera por la que se ha subido, privando así a otros de la posibilidad de subir detrás.

Lea el artículo completo en el sitio web de la revista Ensayos de Economía

Chang es un institucionalista para ubicar esta corriente recomendamos:

Institucionalismo y marxismo

por Rolando Astarita, Notas de clase; Desarrollo Económico, noviembre 2006

El institucionalismo como corriente con características propias en la teoría del desarrollo surge como alternativa frente a los enfoques neoclásicos más ortodoxos. Los neoclásicos plantean que para que un país se desarrolle es suficiente que tenga los precios correctos, que los mercados actúen libremente, que se garanticen los derechos de propiedad y que la economía se abra al libre tránsito de mercancías y capitales. Sostienen que existe una función única de producción; que los países atrasados no necesitan estimular la I & D porque la tecnología es una receta que puede copiarse; y que las mercancías intensivas en mano de obra son la ventaja comparativa cuando los salarios son bajos. Los salarios bajos –abundancia de mano de obra- sería entonces la ventaja comparativa de los países atrasados; las empresas de un país con salarios bajos pueden competir exitosamente en el mercado mundial frente a empresas con alta tecnología.

Los institucionalistas afirman que estas recetas –que sintetizó el llamado Consenso de Washington de los noventa- no garantizan el desarrollo. Argumentan que no bastan los precios correctos, y que muchos casos desmienten la tesis neoclásica. Así, los salarios en Japón no eran más bajos que en Gran Bretaña en la década de los treinta, y el triunfo de Japón en textiles, por ejemplo, se dio a través de la tecnología. De la misma forma Corea y Taiwán no pudieron competir en textiles sólo con salarios bajos frente a Japón. En todos los casos el estado tuvo que participar activamente; los institucionalistas sostienen que es un hecho que los estados intervienen en la economía, y que la verdadera cuestión es preguntarse cómo es que lo hacen.

Lea el artículo completo en el blog de Rolando Astarita

Lea también:

Institutionalism versus Marxism:Perspectives for Social Science
A Debate Between Geoffrey Hodgson and Alex Callinicos
On 30 April 2001 a public debate was held in the Fielder Centre at the University of Hertfordshire, between Alex Callinicos of the University of York and Geoffrey Hodgson of the University of Hertfordshire, on the theme ‘Institutionalism versus Marxism’. With the agreement of the two participants in the debate, an edited transcript of the two opening speeches is reproduced here.

China in Revolt

Shanghai Hi-P workers on strike against layoffs without compensation, December 2011

Shanghai Hi-P workers on strike against layoffs without compensation, December 2011,

Photo: http://www.chinaworker.info/en/content/news/1673/


by Eli Friedman

Few in the West are aware of the drama unfolding in today’s “epicenter of global labor unrest.” A scholar of China exposes its tumultuous labor politics and their lessons for the Left.

The Chinese working class plays a Janus-like role in the political imaginary of neoliberalism. On the one hand, it’s imagined as the competitive victor of capitalist globalization, the conquering juggernaut whose rise spells defeat for the working classes of the rich world. What hope is there for the struggles of workers in Detroit or Rennes when the Sichuanese migrant is happy to work for a fraction of the price?

At the same time, Chinese workers are depicted as the pitiable victims of globalization, the guilty conscience of First World consumers. Passive and exploited toilers, they suffer stoically for our iPhones and bathtowels. And only we can save them, by absorbing their torrent of exports, or campaigning benevolently for their humane treatment at the hands of “our” multinationals.

For parts of the rich-world left, the moral of these opposing narratives is that here, in our own societies, labor resistance is consigned to history’s dustbin. Such resistance is, first of all, perverse and decadent. What entitles pampered Northern workers, with their “First World problems,” to make material demands on a system that already offers them such abundance furnished by the wretched of the earth? And in any case, resistance against so formidable a competitive threat must surely be futile.

By depicting Chinese workers as Others – as abject subalterns or competitive antagonists – this tableau wildly miscasts the reality of labor in today’s China. Far from triumphant victors, Chinese workers are facing the same brutal competitive pressures as workers in the West, often at the hands of the same capitalists. More importantly, it is hardly their stoicism that distinguishes them from us. (más…)

Nube de etiquetas