Economía marxista para el Siglo XXI

Archivo para la Categoría "Crítica a la teoría neoclásica"

El porqué soy un economista marxista

Moseley

Fred Moseley

Fred Moseley, profesor de Economía, Mount Holyoke College*

Comencé mi charla de esta manera: muchos amigos y colegas me han preguntado a lo largo de los años: “Fred, ¿por qué eres un economista marxista?” Eres un buen estadounidense de sangre roja, un hombre de deportes, ¿por qué marxista?” Así que esta ceremonia de reconocimiento parecía ser una ocasión apropiada para intentar responder esa pregunta. Y esto es lo que procedí a comentar:
Algunas de las personas que me hacían esta preguntan añadían algo como: “Fred, la Unión Soviética ha colapsado, se ha ido. ¿Por qué sigues interesado en la teoría de Marx?” Intenté ser educado y no decirle a esta gente que mostraban su ignorancia sobre la teoría de Marx; pero sí enfaticé que la teoría de Marx no tiene que ver con la Unión Soviética, o con el antiguo bloque Soviético o con China. La teoría de Marx es sobre el capitalismo. Ante todo, ¡el título del libro de Marx es El capital! Y es una teoría sobre el capitalismo, una teoría alternativa del capitalismo, alternativa a la microeconomía y a la macroeconomía convencional.
Es primordialmente una teoría macro, sobre la economía capitalista como un todo y de cómo las economías capitalistas se desarrollan a lo largo del tiempo y por qué son susceptibles a las crisis. La respuesta breve a por qué soy un economista marxista es en realidad muy sencilla : porque creo que la teoría de Marx provee la mejor explicación de los fenómenos más importantes de las economías capitalistas, mejor que cualquier otra teoría económica, incluyendo la micro y macro convencionales. Esto es, soy un economista marxista porque la teoría de Marx tiene un poder explicativo mucho mayor que cualquier otra teoría económica. Estoy utilizando el criterio científico estándar de que una decisión entre dos teorías debe basarse en la comparación entre el poder explicativo empírico entre ellas. Los fenómenos más importantes de las economías capitalistas que son explicados por la teoría de Marx y que discutiré son los siguientes: la ganancia, los conflictos entre capitalistas y trabajadores, el cambio tecnológico endógeno, la tendencia de la tasa de ganancia, las crisis recurrentes y los ciclos auge/depresión, la desigualdad creciente y la reciente Gran Recesión. Discutiré cada una de ellos en su turno. El punto general es que todos estos importantes fenómenos son explicados por la teoría de Marx y la mayoría de ellos no son, para nada, explicados por la economía convencional.

*Fragmento de una transcripción de una videoconferencia impartida por Moseley en la Facultad de Economía de la UNAM en febrero de 2016. La transcripción y la traducción son obra de Sebastián Hernández Solorza, estudiante de la Licenciatura en Economía en el ITAM (Instituto Tecnológico Autónomo de México). Email: a.sebastian.hdz.s@gmail.com.

Descargue aquí el borrador completo de la transcripción traducida al español.

Capitalismo y Anwar Shaikh

Resultado de imagen para capitalism shaikh roberts

Shaikh, A. Capitalism – competition, conflict, crises . Oxford University Press, Nueva York, 2016. [1]

Michael Roberts

4-IV-2016

El libro más importante sobre el capitalismo de este año será Capitalism – competition, conflict, crises  de Anwar Shaikh.

Shaikh es uno de los más importantes economistas de inspiración clásica y marxista (economía política, se dice en ocasiones), ha enseñado en la New School of Social Research por más de 30 años, ha escrito 3 libros y 72 artículos. Capitalism – competition, conflict, crises es su contribución más ambiciosa. Como Shaikh comenta, el libro intenta deducir la teoría económica del mundo real y posteriormente estudiar con esa teoría problemas reales. Shaikh emplea las categorías y la teoría de los economistas clásicos a todos los temas económicos relevantes, incluyendo los que supuestamente se consideran la esfera de la economía ortodoxa (mainstream economics) como la oferta y la demanda, los precios relativos de bienes y servicios, las tasas de interés, los precios de los activos financieros y el cambio tecnológico.

Shaikh comenta que su “método es muy diferente del usado por la economía ortodoxa y por la corriente heterodoxa dominante.” Cuestiona al método neoclásico el cual parte de “empresas perfectas, individuos perfectos, conocimiento perfecto, conducta maximizadora perfecta, expectativas racionales, etc.” para que después “introducir varias imperfecciones en la teoría justificando así las tendencias individuales observadas”; aunque en su cuerpo teórico “no tienen una teoría general de las imperfecciones. Para rechazar el método neoclásico el autor utiliza el comportamiento humano real, en lugar de la abstracción llamada homo economicus; y el concepto de competencia real en lugar de la competencia perfecta. Los capítulos 3, y del 7 al 8 enfatizan la diferencia. La discusión en esos capítulos es el método clásico contrapuesto al neoclásico.

El libro es producto de 15 años de trabajo; tomó, entonces, más tiempo de elaboración que el empleado por Marx para realizar el primer volumen de El capital -entre 1855 a 1867. El libro es muy basto. En cada capítulo toda la teoría del libro es comparada contra datos reales, así como con los argumentos neoclásicos, keynesianos y poskeynesianos.  Se desarrolla una teoría de la “competencia real” para explicar empíricamente los precios relativos, los márgenes de ganancia, las tasas de ganancia, las tasas de interés, los precios de los bonos y los de las acciones, los tipos de cambio y la balanza comercial. En el libro, la oferta y la demanda dependen de la rentabilidad y ellas interactúan basándose en la teoría de valor de Marx y no en la Ley de Say ni en el keynesianismo. Se desarrolla una teoría clásica de la inflación y se usa para varios países. Por último, se desarrolla una teoría de la crisis y se integra a la macrodinámica. Muchos temas, como se puede ver.

En esta revisión no es posible abarcar todos los aspectos del libro. Sin embargo; los lectores del blog, pueden seguir con más detalle los argumentos de Shaikh en una serie de 21 videos que cubren todos los capítulos del libro. Los videos en ocasiones pueden ser muy técnicos pero el esfuerzo de concentrarse vale la pena. Particularmente, conviene ver la conferencia 15 para un resumen completo de lo que es el sistema capitalista–esta conferencia es obligatoria para todos los interesados en un conocimiento teórico del capitalismo.

En esta contribución, quiero centrarme en las ideas de Shaikh sobre las crisis capitalistas y en particular, cómo podemos identificar cuál es la etapa que actualmente está atravesando el sistema.

Shaikh considera que en la superficie, la última crisis, la Gran Recesión, aparece como una crisis de financiarización excesiva. Pero esta visión no acierta en identificar las causas reales de la crisis. Keynesianos y poskeynesianos argumentan que las causas de ella son la desigualdad y el desempleo; por tales razones se necesita mantener estable la participación salarial en el PIB y utilizar las políticas fiscal y monetaria para alcanzar pleno empleo. Sin embargo; el autor comenta que tales políticas no serían efectivas porque, al menos en Estados Unidos, los economistas poskeynesianos han entendido erróneamente las causas de la crisis, la verdadera causa es el movimiento de la rentabilidad -la variable más importante del capitalismo.

La crisis actual fue precedida por una larga caída en la tasa de ganancia. El ataque neoliberal contra los trabajadores desde la década de los 80 eliminó los aumentos salariales y redujo la participación salarial en el PIB con el objetivo de mantener la tasa de ganancia. El gran descenso de las tasas de interés en los años 80 estimuló la expansión del crédito; mientras tanto el financiamiento barato por medio de la deuda sirvió para incrementar la tasa de ganancia empresarial neta. Entonces, una política fiscal del tipo keynesiano podría aumentar el empleo, pero no el crecimiento. Para crecer, es necesario incrementar la tasa de ganancia neta; tomando en cuenta que las tasas de interés son cercanas a cero (incluso ya son negativas).

Shaikh enfatiza que en el capitalismo la ganancia causa el crecimiento y que las fluctuaciones cíclicas se deben a la rentabilidad. Las fluctuaciones se manifiestan en los ciclos de los negocios y en el del capital fijo inherentes a la producción capitalista. Las crisis son normales en este sistema. La historia de las economías de mercado muestra recurrentes auges y caídas a lo largo de siglos, emanando de los países desarrollados para ser más exactos. Las crisis más agudas en el capitalismo son las “depresiones” como la de los años de 1840, la “Larga Depresión” de 1873-1893, la “Gran Crisis ” de los años treinta, la “Crisis de estanflación[2] de los años 70, y la Gran Crisis Global de la actualidad.

El autor retoma el concepto de los ciclos largos de la producción capitalista, noción primeramente acuñada por el economista ruso Kondratiev; a quien Shaikh citó por primera vez en un artículo de 1992. Según Shaikh, el argumento de Kondratiev es que los ciclos son recurrentes y “orgánicamente inherentes” al sistema capitalista. Son también inherentemente no lineales y turbulentos: “el proceso de la dinámica real es consistente. Sin embargo, no es terso: no toma la forma de una suave línea ascendente. Al contrario, su movimiento es irregular, con saltos y fluctuaciones.”

Kondratiev pensó que las depresiones estaban ligadas a ciclos largos[3]: “durante la fase descendente del ciclo largo, se intensifican las depresiones, en cambio, durante la fase ascendente del ciclo se fortalecen los auges.” En un artículo que Shaikh presentó en 2014 ( (Profitability-Long-Waves-Crises ) actualiza su análisis sobre este tema que también desarrolla en el presente libro.

Shaikh piensa que los ciclos largos siguen ocurriendo, y que son más fácilmente identificables cuando se miden mediante el precio del oro en dólares: que es la medida de valor clave en el capitalismo moderno. Igualmente, Shaikh considera que el precio de las materias primas se ha convertido en un indicador deficiente de los ciclos Kondratiev después de la Segunda Posguerra, por tal motivo utiliza el precio del oro. En el análisis, bosquejado en mi libro, The Great Recession, destaco que el movimiento de la tasa de interés nominal también provee una aproximación adecuada del ciclo Kondratiev ya que dicha tasa sigue el movimiento de los precios de los productores.

Los lectores de mi blog y de mis otros artículos encontraran que las ideas de Shaikh sobre las causas de las crisis capitalistas son similares a las mías, relativas a la naturaleza y a la existencia de las depresiones, y también acerca de los ciclos de Kondratiev y los de las ganancias.

 

Desde mi punto de vista, no fue casualidad que tanto Shaikh como yo, predijimos, la gran recesión de 2008-2009 de forma independiente. Shaikh lo hizo en 2003 y yo lo hice en 2005 cuando afirmé: “No ha habido coincidencia igual en los ciclos desde 1991. En la actualidad (a diferencia de 1991) tanto la rentabilidad como el ciclo Kondratiev de precios se mueven hacia abajo.” ¡Realmente tocamos fondo en 2009-2010! Lo anterior sugiere que podemos esperar una crisis con gran parecido a lo sucedido en 1982 o más grave aún (la Gran Recesión).

Comentaré otros aspectos del libro en futuras contribuciones.

 

  Ciclo de rentabilidad  
Ciclo K. 1 (58 años)

1786-1815 cima

1815-1844 valle

1785-1802

1802-1815

1815-1830

1830-1844

alza en primavera

baja en verano

alza en otoño

baja en invierno

Ciclo K. 2 (48 años)

1844-1871 cima

1871-1892 valle

1844-1849

1849-1859

1859-1871

1871-1892

 

alza en primavera

baja en verano

alza en otoño

baja en invierno

Ciclo K. 3 (54 años)

1892-1920 cima

1920-1946 valle

1892-1899

1899-1918

1918-1929

1929-1946

alza en primavera

baja en verano

alza en otoño

baja en invierno

Ciclo K. 4 (72 años)

1946-1982 cima

1982-2018 valle

1946-1965

1965-1982

1982-1997

1997-¿2018?

alza en primavera

baja en verano

alza en otoño

baja en invierno

 

Fuente: Traducción propia del artículo aparecido en el blog de Michael Roberts el 4-iv-2016: Capitalism and Anwar Shaikh

[1] Traducción de Victor Isidro  Luna profesor de la Facultad de Economía de la UNAM y de la Escuela de Economía del IPN ambos de México.

[2] Terminado tomado del inglés stagflation donde se acuñó para describir la crisis de donde el estancamiento y la inflación aparecieron juntos cuando en las anteriores la caída del crecimiento coincidía con la disminución de los precios o deflación. N del traductor.

[3] Se conocen como ciclos Kondratiev (K en el cuadro) y abarcan decenas de años. Nota del traductor.

Reflexiones metodológicas y políticas sobre ‘El capital en el siglo XXI’ y el concepto de ‘capital’

James K. Galbraith

I

¿Qué es el “capital”? Para Karl Marx era una categoría social, política y jurídica: los medios de control de los medios de producción por parte de la clase dominante. El capital podía ser dinero, podía ser máquina; podía ser fijo y podía ser variable. Pero la esencia del capital no era ni física ni financiera. Era el poder que el capital daba a los capitalistas, a saber: la autoridad para tomar decisiones y sacar excedente del trabajador.

A comienzos del pasado siglo, la teoría económica neoclásica sofocó ese análisis social y político, substituyéndolo por uno de tipo mecánico. El capital fue recategorizado como un elemento físico que se hallaba a la par con el trabajo en la producción del producto. Esta noción de capital facilitó la expresión matemática de la “función de producción”, de modo que salarios y beneficios quedaban vinculados a los “productos marginales” respectivos de cada factor. La nueva visión elevaba así el uso de las máquinas por encima del papel de sus propietarios, y legitimaba el beneficio como la remuneración justa de una contribución indispensable.

Las matemáticas simbólicas traen consigo la cuantificación. Por ejemplo, si uno quiere sostener que una economía usa más capital (en relación con el trabajo) que otra, tiene que haber alguna unidad común para cada factor. Para el trabajo, podría ser una hora de tiempo de trabajo. ¿Y para el capital? Una vez se deja atrás el “modelo del grano”, en el que el capital (la semilla) y el producto (la harina) son la misma cosa, hay que hacer conmensurables todas las diversas piezas de equipo e inventario que constituyen el “stock de capital” existente. ¿Y cómo?

(más…)

Elementos para una segunda crítica de la economía política.

 

Franz J. Hinkelammert
Henry Mora Jiménez
La primera crítica de la economía política: “poner de pie lo que está de cabeza”.
Una reconstitución del pensamiento crítico incluye hoy, necesariamente, una reconstitución de la crítica de la economía política (y también una crítica del derecho, de la legalidad y de su relación con la legitimidad). Por eso, debemos hacer explícito el punto de vista y la tradición desde la cual hacemos “crítica de la economía política”.
Para acometer esta nueva crítica de la economía política, nos inscribimos en la tradición instaurada por la primera crítica de la economía política, esto es, la realizada por Marx a la economía política de su tiempo: Petty, Quesnay, Smith, Ricardo, Malthus, Mill; entre los autores más importantes de la llamada escuela clásica.
Esta crítica de Marx a la economía política de su tiempo es una crítica de evaluación, no una crítica que pretenda desechar y borrar todo lo criticado; es ruptura y es continuidad (la economía clásica es “ciencia burguesa”, al decir de Marx). Esto la diferencia de la crítica de Popper y de Hayek, especialmente hacia Marx (Marx como “error puro”).
Marx se refiere a la economía política clásica en un sentido similar a aquella famosa expresión que usara para referirse a la filosofía de Hegel: “está de cabeza, hay que ponerla de pie”. Veamos este punto con detalle.

(más…)

Inconsistencia de la teoría neoclásica: aplicación del análisis dimensional a la economía

DA
César Sánchez Pérez.
¿Son iguales las manzanas a las peras?, desde luego que no. Estas líneas reflexionan sobre el análisis dimensional en la economía y particularmente en la economía de los trabajadores. Su aplicación deja en evidencia la inconsistencia de las recetas neoclásicas al desempleo y a su política de salarios.
 

¿Econometria o ideologia en ecuaciones?

Pinocho_estadísticopor
Michel Husson

La teoría dominante del desempleo es de una simplicidad bíblica: el desempleo es el resultado de una distorsión de precios. El precio del trabajo es demasiado elevado en relación a su productividad e induce a los empleadores a no comprar esta mercancía; pero, por otro lado, es demasiado bajo en relación a los ingresos sociales de reemplazo, lo que casi no incita a los desocupados a vender esta mercancía. Como científicos, la misión de los economistas es aceptar y enunciar esta dura realidad porque sería en vano querer ir al encuentro de leyes que tienen la misma ineluctabilidad, la misma densidad que, por ejemplo, la ley de la gravedad. Los cuerpos caen, y únicamente la baja del costo del trabajo y de las prestaciones de desempleo permiten la creación de puestos de trabajo.
Este artículo se propone examinar como semejante discurso puede dominar a pesar de su difícil adecuación a la realidad. El problema con la ciencia, es que es necesario aplicarla. Ahora bien, la economía dominante tiene dificultades para validar este lazo entre salario y empleo que tiende a desvanecerse a partir que se busca validarlo empíricamente. Sin embargo,dicho vínculo  es el eslabón faltante  que permitiría darle a la ideología dominante su máximo fortaleza. Y por eso la historia reciente de la modelización econométrica puede leerse como una serie de tentativas tendientes a restituir el esquema de base, al precio de incumplimientos cada vez más graves a las reglas metodológicas más elementales.

Descargue el artículo completo: http://hussonet.free.fr/ideoleco.pdf

Real-world economics review issue 62

formerly the post-autistic economics review               ISSN 1755-9472

 

an email-delivered pdf economics journal of the World Economics Association
Subscribers: 21,755 from over 150 countries
   
Click here to subscribe for free (it takes 15 seconds)

and receive immediate access to the current issue and future issues

or

Click here to join for free the World Economics Association (founded May 2011, 11,000+ members)

and receive this journal and its sister journals Economic Thought and World Economics Review

____________________________________________________________________________________________

 

In the current issue, no. 62 –  15  December 2012

 

Economics


A radical reformation of economics education                                            2

Jack Reardon

 

To observe or not to observe:                                                                    20

Complementary pluralism in physics and economics

Edward Fullbrook

(más…)

Nube de etiquetas