Economía marxista para el Siglo XXI

Archivo para la Categoría "Ecología"

«La cruda realidad» (Aitor Iruzkieta 2016) Documental sobre el agotamiento de los recursos básicos — Sociología crítica

Un documental que trata sobre el problema del “Peak Oil” (el cenit de la producción de petróleo) y del “Peak Everything” (agotamiento de todos los recursos estratégicos) y unas consecuencias que, junto con las del cambio climático y el crecimiento exponencial de nuestra sociedad, nos están llevando a un posible colapso. Para evitar que esto […]

a través de «La cruda realidad» (Aitor Iruzkieta 2016) Documental sobre el agotamiento de los recursos básicos — Sociología crítica

El curso actual del capitalismo y las perspectivas para la sociedad humana civilizada

Catastrofe causada por una empresa en Brasil en noviembre de 2015. La marea de barro –en total 55 millones de metros cúbico y desechos de mineral de hierro- tomó por sorpresa a los habitantes de Regencia. “Intentaron ayudar de alguna forma”, cuenta el fotógrafo. Pero la mancha se ha extendido por 10 km de playa. Foto de Leonardo Merçon en BBC.
Herramienta
Traducción de Francisco T. Sobrino

Una fase específica de la historia económica y social sudamericana ha llegado a su fin. Esta fase fue testigo de la exportación de materias primas o productos semiprocesados en gran cantidad y a altos precios, que permitieron a sus economías tener tasas de crecimiento considerables y a sus gobiernos financiar una serie de programas sociales sin cambiar la distribución de la riqueza. El “modelo”, como así se lo llamó, dependía de la tasa de crecimiento y la demanda de commodities en otras partes de la economía mundial, especialmente en China. El fin de lo que terminó siendo un paréntesis de quince años despertará una agudización de las confrontaciones políticas y sociales en todas partes, cuyo preludio son hoy los acontecimientos en Brasil. Me complace contribuir a la discusión en Herramienta, en la cual tratar de explicar lo que considero que es un momento crucial en la historia mundial, en el que el capitalismo está alcanzando sus límites absolutos.La crisis económica y financiera global pendiente

La crisis económica y financiera en curso dio fin a una fase muy larga de una acumulación que tuvo periódicamente altibajos (en 1949 para los EE.UU., y en 1974-1976 y 1981-1982 en todo el mundo), pero sin embargo ininterrumpida que se remonta hacia 1942 en el caso de los EE.UU., y hacia 1950 en el caso de Europa y Japón. El dinamismo inicial de la muy fuerte acumulación se debió a las grandes inversiones que se requerían para reconstruir la base material de las economías capitalistas luego de la larga depresión de la década de 1930, y las destrucciones masivas de la Segunda Guerra Mundial, así como también explotar las tecnologías creadas en la década de 1920 y por supuesto, como un resultado de la guerra.

(más…)

Las ciencias naturales son también sociales

Richard Levins

A la memoria de Richard Levins

Julio Muñoz Rubio *

Al conjunto de trágicas noticias que día a día nos caen como baldes de agua helada hemos de añadir la del deceso, ocurrido el martes 19 de enero, del compañero Richard Levins, catedrático de la Universidad Harvard, connotado biomatemático, ecólogo y destacado filósofo de la ciencia y la biología.

La obra de Levins resulta relevante por haber hecho sus contribuciones científicas, desde su juventud, aplicando el método del materialismo dialéctico a los problemas de la biología contemporánea. Me refiero explícitamente al método defendido por Friedrich Engels en su Dialéctica de la naturaleza. Gracias a ello, junto con sus inseparables compañeros Richard Lewontin y Steven Rose, Levins impulsó una profunda reflexión entre los evolucionistas acerca de los equívocos contenidos en ciertos aspectos conservadores del darwinismo y de sus raíces ideológicas en el mundo burgués. Se pronunció en ese sentido contra las concepciones reduccionistas y esencialistas en la ciencia en general y en la biología y la biología evolutiva en particular, que siguen concibiendo erradamente el todo como la suma de las partes y al organismo separado del ambiente. Este reduccionismo asigna a una partícula esencial o molécula maestra el conjunto de características de los seres vivos, lo mismo morfológicas que fisiológicas conductuales o culturales y, en ese sentido, se encuentra muy limitado para abordar los problemas actuales de la biología.

(más…)

Dead Labor on a Dead Planet: The Inconvenient Truth of Workers’ Bladders

Kafui Attoh

“Once labor has been embodied in instruments of production and enters the further process of labor to play its role there, it may be called, following Marx, dead labor [. . .].  The ideal toward which capitalism strives is the domination of dead labor over living labor.” — Harry Braverman1

“[T]here are no jobs on a dead planet.” — Bill McKibben2

In a recent essay in New Labor Forum, authors Jeremy Brecher, Ron Blackwell, and Joe Uehlein urge the labor movement to take a more active role in the fight against climate change.3  Many unions, they lament, have been reluctant to engage the issue, and indeed others have actively taken positions at odds with the climate movement’s most basic tenets.  Where unions have been asked to choose between job security and the environment, many have understandably chosen the former.  In this fraught context, the authors argue that unions must not only work to reveal the “jobs versus environment” choice as a false one, but that they must do so by developing a climate protection strategy of their own.  Drawing on the example of World War II and the economic mobilization that surrounded it, they suggest that labor adopt a strategy involving large-scale government investments in sustainable transit, clean energy, and green infrastructure.  Not only would such a strategy put millions of people to work, but it would put them to work on precisely the jobs that matter for mitigating climate change.  In many ways, there is little in this strategy with which to disagree.  For labor, ignoring climate change can no longer be an option.  To quote Bill McKibben: “[T]here are no jobs on a dead planet.”4  At the same time — and especially given the analogy Brecher, Blackwell, and Uehlein attempt to draw between World War II and the climate fight — one cannot help but raise yet an additional question.  That question, which will be the focus of this essay, is on the labor process itself.  Drawing on the ongoing experience of transit workers in California’s East Bay, this essay asks the rather simple question: what might a climate protection strategy modeled on World War II mean for transit workers?

Read more

La teoría marxista hoy : problemas y perspectivas

La teoría marxista hoy : problemas y perspectivas / compilado por
Atilio A. Boron ; Javier Amadeo y Sabrina González – 1a ed. – Buenos
Aires : Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales – CLACSO, 2006.
512 p. ; 23×16 cm.
ISBN 987-1183-52-6

 

Índice del libro

Agradecimientos | 11

Sabrina González Introducción: crónicas marxianas
de una muerte anunciada | 15
Atilio A. Boron Clase inaugural: por el necesario (y demorado)
retorno al marxismo | 35
Javier Amadeo Mapeando el marxismo | 53

Parte Uno Sobre la teoría y su relación con la praxis

Eduardo Grüner Lecturas culpables. Marx(ismos) y la praxis del conocimiento | 105
Marilena Chaui La historia en el pensamiento de Marx | 149
Atilio A. Boron Teoría política marxista o teoría marxista de la política | 175
Francisco Fernández Buey Marx y los marxismos Una reflexión para el siglo XXI | 191
Edgardo Lander  Marxismo, eurocentrismo y colonialismo | 209

Parte Dos Actualidad y renovación de los temas clásicos

Daniel Bensaïd  Una mirada a la historia y la lucha de clases | 247
Alex Callinicos Igualdad y capitalismo | 263
Michael Löwy Marxismo y religión: ¿opio del pueblo? | 281
Adolfo Sánchez Vázquez Ética y marxismo | 297
María Rosa Palazón Mayoral La filosofía de la praxis según Adolfo Sánchez Vázquez | 309

Parte Tres Nuevos temas de reflexión en el capitalismo contemporáneo

Frigga Haug Hacia una teoría de las relaciones de género | 327
Elmar Altvater ¿Existe un marxismo ecológico? | 341
Franz Hinkelammert La globalidad de la tierra y la estrategia de globalización | 365
Perry Anderson Las ideas y la acción política en el cambio histórico | 379

Parte Cuatro Democracia e imperialismo en tiempos de globalización

Ellen Meiksins Wood Estado, democracia y globalización | 395
Pablo González Casanova Colonialismo interno [una redefinición] | 409
François Houtart Los movimientos sociales y la construcción de un nuevo sujeto histórico | 435
John Bellamy Foster El redescubrimiento del imperialismo | 445
Terry Eagleton ¿Un futuro para el socialismo? | 463
Atilio A. Boron Clase de cierre: la cuestión del imperialismo | 473

Descargue el libro completo

Visite la biblioteca virtual del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales de donde se obtiene gratuitamente este libro y otros http://biblioteca.clacso.edu.ar/

Por qué necesitamos una Eco-Revolución

Naomi-Klein

Naomi Klein
(Sin Permiso, 18 denoviembre, 2013)

En diciembre de 2012, un investigador de sistemas complejos con el pelo teñido de rosa, Brad Werner, se abrió camino entre una multitud de 24.000 geólogos y astrónomos en el Congreso de otoño de la Unión Geofísica Americana que se celebra cada año en San Francisco. Las conferencias de este año acogían participantes de renombre, desde Ed Stone, del proyecto Voyager de la NASA, que explicaba un nuevo hito en el camino hacia el espacio interestelar, hasta el director de cine James Cameron, que compartía con los asistentes sus aventuras en batiscafos de profundidad.
Sin embargo, fue la sesión del propio Werner la que levantó más controversia. Tenía por título “¿Está la tierra jodida?” (título completo: “¿Está la tierra jodida? Inutilidad dinámica de la gestión medioambiental y posibilidades de sostenibilidad a través del activismo de acción directa.”).
De pie en la sala de conferencias, el geofísico de la Universidad de California en San Diego, mostró a la gente el avanzado modelo informático que estaba usando para responder a dicha pregunta. Habló de los límites del sistema, de perturbaciones, disipaciones, puntos de atracción, bifurcaciones y de un puñado de muchas otras cosas que son tan difíciles de comprender para quienes somos legos en la teoría de los sistemas complejos. No obstante, el tema de fondo estaba más que claro: el capitalismo global ha hecho que la merma de los recursos sea tan rápida, fácil y libre de barreras que, en respuesta, “los sistemas tierra-humanos” se están volviendo peligrosamente inestables. Cuando un periodista le presionó para que diera una respuesta clara sobre la pregunta “¿estamos jodidos?”, Werner dejó a un lado su jerga para contestar: “más o menos”. (más…)

Las mujeres en las luchas populares de América y el mundo

Silvia Federici

Silvia Federici

Gloria Muñoz Ramírez

Publicado: 09/11/2013 12:42

Silvia Federici, feminista y activista italiana, acompañante de procesos comunitarios en diferentes lugares del mundo, se vio obligada a suspender un encuentro con la comunidad de Paquí, Totonicapán, en Guatemala, debido a las amenazas de muerte contra dos de las organizadoras del evento, Jovita y Gladys Tzul, y por el clima de persecución que priva en el país centroamericano. Tal es el contexto de la siguiente entrevista con la practicante de un feminismo popular que lucha por la defensa de lo común.

– ¿Por qué resultó tan “peligroso” para las élites locales el anuncio de tu encuentro con la comunidad de Totonicapán, Guatemala?

Porque yo creo que ante todo la lucha por la defensa de la tierra comunal es una de las más importantes en el mundo. Si la perdemos, perdemos todo, porque hay un esfuerzo enorme y global de las compañías mineras, del agronegocio, del capital internacional, de compañías financieras como el Banco Mundial, para terminar con cualquier forma de propiedad y manejo comunal de la tierra, y sobre todo están determinados a controlar toda la riqueza natural, porque en esta medida pueden imponer los ritmos de explotación que necesitan.

Leer texto completo

Crecimiento y el código genético del capitalismo

Palma_aceite
Alejandro Nadal
La expansión de plantaciones de palma de aceite (Elaeis guineensis) desde el sudeste asiático hasta inmensas regiones de África es una de las causas más poderosas de destrucción de bosques tropicales en el mundo. Cada año miles de hectáreas de bosque son convertidas a la producción de palma. Biólogos y ecólogos tienen razón en estar preocupados y en clamar por un cambio en este proceso. Pero algo falta en su análisis.

Normalmente se proponen cambios en dos vertientes. Por un lado se sugiere la necesidad de detener o aminorar el crecimiento económico, como si se tratara de una manía, una moda o una obsesión. Por el otro, se exhorta a reducir el impacto sobre la biodiversidad a través de mejores prácticas de manejo de recursos, mejores tecnologías o por medio de mayores niveles de reciclaje y manejo de desechos. ¿Será ésta la solución a largo plazo?

Hoy sabemos que ni el cambio tecnológico, ni los diferentes esquemas de regulación y certificación, han frenado la destrucción de biodiversidad. Por ejemplo, en 2001 se estableció un régimen de regulación para la producción de palma de aceite: la Mesa redonda para la palma de aceite sustentable (RSPO) que tenía por objeto fijar lineamientos técnicos para la producción sustentable de palma. Entre las empresas que acordaron seguir estos principios se encuentran Nestlé, Unilever, Cadbury, Cargill y Archer Daniels (empresas responsables de 45 por ciento del comercio mundial de aceite de palma). ¿Qué tanto han cambiado las cosas?

La respuesta: no mucho. Hoy en día la expansión de plantaciones mantiene su vínculo con la deforestación y no sólo concierne los países productores más importantes del sudeste asiático (Indonesia y Malasia), sino que abarca países clave en África (Camerún, Gabón y la República Democrática del Congo).

Cargill afirma que el crecimiento de su producción de palma de aceite es para alimentar a una población mundial en continuo crecimiento. Pero la realidad es otra: Cargill o Nestlé están en el negocio no para alimentar a nadie, sino para generar ganancias. Y eso nos lleva al tema del crecimiento.

La visión que ve en el crecimiento una especie de obsesión ignora que la expansión de la ley de la mercancía capitalista es consubstancial al capitalismo. Y si algún día la biología molecular descubre el código genético del capital, encontrará la palabra Crecimiento deletreada a todo lo largo de la doble hélice del capitalismo.

Para aclarar esto imaginemos una sociedad en la que los medios de producción pertenecen a toda la sociedad en su conjunto. Aquí los medios de producción serían como una res communis del antiguo derecho romano, una cosa sujeta a un régimen de propiedad común (distinto de una res nullius que no pertenece a nadie). Bajo esas condiciones no habría competencia entre los diferentes componentes de la sociedad porque nadie estaría motivado a invadir la parcela del vecino. En sentido estricto, en este esquema no habría capital, ni asalariados. Habría un mercado, pero no sería un espacio para convertir en ganancias las mercancías vendidas. Las decisiones sobre qué y cuánto producir serían adoptadas colectivamente. El crecimiento estaría impulsado exclusivamente por la expansión demográfica y por las decisiones de la comunidad.

Ahora imaginemos una sociedad en la que los medios de producción están en manos privadas. La situación es radicalmente distinta. La única manera en que este supuesto tiene sentido es si añadimos dos ingredientes adicionales: cada productor produce para el mercado y es necesario que exista una relación social entre asalariados y dueños de los medios de producción. Claro, estamos hablando ya del capitalismo y por la forma en que hemos construido este ejemplo, las decisiones sobre qué y cuánto producir son tomadas por cada propietario individual (de medios de producción). La permanencia en el mercado de cada productor depende del éxito o fracaso en la lucha con otros dueños de medios de producción. La competencia intercapitalista es el motor de crecimiento del sistema. En las palabras de Marx, el capital sólo puede existir como esferas privadas de acumulación. Por eso decimos, el crecimiento está inscrito en el DNA del capitalismo.

Si una esfera privada de acumulación de capital deja de crecer, perderá su mercado y dejará de existir. Es indispensable entender lo anterior para comprender que ni Cargill, ni Shell, ni Nestlé o Toyota pueden abandonar sus planes de expansión sin fin. Si lo hacen, estarían aceptando su desaparición como esferas privadas de acumulación. La destrucción de la cuenca del Congo o de los bosques en Borneo es algo que les tiene sin cuidado, pero no porque sean unos desalmados (aunque en muchos casos sí lo son) sino porque su código genético está marcado por la acumulación. En consecuencia, frenar la destrucción de la biosfera por el capital pasa por transformar radicalmente la forma de organizar la producción y el consumo. ¿Podremos lograrlo antes de que se destruya la biosfera? Tenemos algo de tiempo, pero no mucho.

Twitter: @anadaloficial

Cinco conferencias realizadas por el filósofo marxista Manuel Sacristán entre los años 1978 y 1983

ARCHIVOS DE AUDIO

El trabajo científico de Marx y su noción de ciencia (1978)El trabajo científico de Marx y su noción de ciencia es el título de una conferencia impartida por el profesor Manuel Sacristán Luzón en la Fundación Miró de Barcelona el 9 de noviembre de 1978. Descargar archivo (.mp3)

Reflexión sobre una política socialista de la ciencia (1979)
Reflexión sobre una política socialista de la ciencia es el título de una conferencia impartida por el profesor Manuel Sacristán Luzón en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Barcelona el 17 de mayo de 1979. Descargar archivo (.mp3)

Sartre desde el final (1980)
Sartre desde el final es el título de una conferencia impartida por el profesor Manuel Sacristán Luzón en la Facultad de Derecho de la Universidad de Barcelona el 29 de abril de 1980. Descargar archivo (.mp3)

Las ideas político-ecológicas de Karl Marx
(1983)
Las ideas político-ecológicas de Karl Marx es el título de la lección inaugural del curso escolar 1983-1984, impartida por el profesor Manuel Sacristán Luzón en l´Hospitalet de Llobregat el 17 de octubre de 1983. Descargar archivo (.mp3)

Tradición marxista y nuevos problemas
(1983)

Tradición marxista y nuevos problemas es el título de una conferencia, impartida por el profesor Manuel Sacristán Luzón en la Escuela Universitaria de Estudios Empresariales de Sabadell el 3 de noviembre de 1983. Descargar archivo (.mp3)

Para escuchar on line y descargar las conferencias: http://archive.org/details/ElTrabajoCientficoDeMarxYSuNocinDeCiencia

Estas grabaciones están incluidas en el trabajo-homenaje, que con el título Integral Sacristán, fue realizado por Xavier Juncosa, Joan Benach y Salvador López Arnal, en 2007, a veintidós años de la muerte del pensador.

Fuente: Rebelión

(más…)

Al borde de la destrucción (o cómo destruir el planeta sin apenas esfuerzo)

La humanidad en peligro, camino al desastre

TomDispatch.com
Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández

La humanidad en peligro, camino al desastreNoam Chomsky

TomDispatch.com

Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández

¿Qué nos deparará el futuro? Para escrutarlo, una posibilidad sería observar a la especie humana desde fuera. Por tanto, imagínense que son observadores extraterrestres que están tratando de averiguar qué está sucediendo aquí o, si vamos al caso, imagínense que dentro de cien años son historiadores –asumiendo que haya algún historiador dentro de cien años, lo que no resulta tan obvio- y que están mirando hacia atrás, a lo que está sucediendo hoy en día. Verían algo totalmente increíble.

Por primera vez en la historia de la especie humana, hemos desarrollado claramente la capacidad de destruirnos a nosotros mismos. Y así llevamos desde 1945. Es ahora cuando al fin se está reconociendo que hay procesos a más largo plazo, como la destrucción medioambiental, que van en esa misma dirección; quizá no de la destrucción total pero sí al menos hacia la destrucción de la posibilidad de una existencia decente.

Y hay otros peligros, como las pandemias, que tienen que ver con la globalización e interacciones. Por tanto, hay procesos e instituciones aplicándose a tal fin, como los sistemas de armas nucleares, que podrían provocar un inmenso desastre o incluso poner fin a una existencia organizada. (más…)

Nube de etiquetas