Economía marxista para el Siglo XXI

Archivo para la Categoría "Mujeres luchas de"

Suicidios y agresiones sexuales son algunos de los costos internos de las guerras de EUA

Imagen de “Lauren”, protagonista de la nueva serie de WIGS que se transmitirá por YouTube donde se abordará el tema del abuso sexual en el ejército de EEUU.Foto: Kayt Jones / AP

American Curios
Guerra infinita

David Brooks

Los militares y sus jefes civiles están muy preocupados por dos fenómenos en las filas de las fuerzas armadas –incremento significativo en los suicidios y en incidentes de agresión sexual– y nadie entiende las razones, o por lo menos eso dicen.
Durante los últimos 12 años, con dos guerras, más otras acciones militares, se ha incrementado la tasa de suicidios entre militares en activo, con un nuevo récord de 350 casos en 2012, reportó el New York Times. Esta cifra es el doble de hace una década y superior al número de efectivos muertos en Afganistán ese año. En 2002 la tasa de suicidio entre militares fue de 10.3 por cada 100 mil, hoy es de 18 por 100 mil. A pesar de múltiples investigaciones y programas de prevención, los expertos admiten que no tienen claras las causas.
Por otro lado, en lo que algunos califican de epidemia de ataques sexuales, el Pentágono divulgó recientemente que el número de personal militar víctima de agresión sexual y delitos relacionados se ha incrementado 35 por ciento en los últimos dos años. En 2012 se reportaron de manera oficial 3 mil 400 casos de agresión sexual en las fuerzas armadas, sólo una fracción de los más de 26 mil que el Pentágono calcula que ocurrieron.
Peor aún, algunos de los encargados de abordar y resolver la incidencia de ataques sexuales ahora están acusados de eso mismo. Primero, el jefe de prevención de asalto sexual de la fuerza aérea, el coronel Jeffrey Krusinski, fue arrestado acusado de tocar y atacar a una mujer en Virginia. Diez días después, un sargento del ejército encargado de manejar casos de asalto sexual en Texas fue puesto bajo investigación por acusaciones de contacto sexual abusivo y, posiblemente, obligar a una subordinada a la prostitución.
A la vez, aunque en casi cada acto oficial, deportivo y hasta algunos culturales los políticos invitan al público a elogiar y expresar su gratitud a las fuerzas armadas por su sacrificio, el trato a veteranos y sus familias parece contradecir esos sentimientos. El número de solicitudes por discapacidad registradas en la Administración de Asuntos de Veteranos –la principal agencia federal encargada de apoyarlos, sobre todo en cuestiones de salud– que están acumuladas a la espera de pago (son catalogadas así si no se han resuelto por lo menos en 125 días) ya casi llega a 600 mil y crece cada día.
Aunque los fenómenos de suicidio y agresión sexual entre uniformados son asuntos complejos que no tienen una sola causa, no existirían sin el contexto de una superpotencia con capacidad militar sin precedente en la historia, con un gasto militar que representa 41 por ciento del total mundial, según SIPRI, y que vive en algo que ya se asimiló como parte normal de la vida estadunidense: la guerra infinita.
La guerra contra el terrorismo que Estados Unidos declaró después del 11 de septiembre de 2001 es tan solo una parte de la historia bélica de este país, una historia de guerra continua desde sus inicios hasta hoy. Pero, sí parece ser la primera guerra que abiertamente se define como indefinida. La semana pasada, Michael Sheehan, secretario asistente de Defensa para operaciones especiales y conflictos de baja intensidad, fue interrogado en una audiencia en el Senado sobre qué tanto tiempo considera que durará la guerra contra el terrorismo: por lo menos de 10 a 20 años, respondió tranquilamente (sin incluir los 12 años que lleva). No sólo no parece haber un límite de tiempo, sino tampoco límite geográfico para esta guerra, ya que se libra desde ciudades de Estados Unidos hasta pueblos de Medio Oriente y África.
Glenn Greenwald, columnista de The Guardian, comenta que “es difícil resistir la conclusión de que esta guerra no tiene ningún otro propósito que su perpetuación. Esta guerra no es un medio para un fin, sino el fin en sí… También es su propio combustible: es precisamente esta guerra sin fin –justificada en nombre de detener la amenaza del terrorismo– la mayor causa de esa amenaza”.
El historiador y veterano militar Andrew Bacevich acaba de publicar un libro en el que advierte que la trinidad sagrada del poder militar estadunidense, la huella mundial del Pentágono y la disposición estadunidense al intervencionismo hoy día generan una condición de crisis de seguridad nacional permanente. Eso, afirma, establece la justificación para una condición de guerra sin fin. Mientras tanto, el público ya no cuestiona todo esto, critica el experto.
Cuando su hijo, teniente del ejército, murió en combate en Irak en 2007, Bacevich escribió en el Washington Post que los oradores oficiales repiten la línea de que la vida de un soldado no tiene precio. Yo sí sé qué valor asigna el gobierno estadunidense a la vida de un soldado: me han entregado el cheque.
Si te capacitan para ser participante en esta guerra infinita, te dicen que el enemigo es global, que puede estar a la vuelta de tu casa o en unas montañas o desiertos a miles de kilómetros, te enseñan que la violencia es una respuesta legítima y que tienes el derecho y el deber de usarla, y te dicen que hacerlo es heroico, tal vez eso explica algo. Si de repente regresas y no hay empleo, no hay vivienda, y no hay apoyo, ni para las discapacidades que tienes por defender a tu patria, y las guerras en que participaste fueron detonadas por engaños y manipulaciones por los comandantes civiles, tal vez eso también explica algo. Tal vez la guerra y la militarización deshumanizan a todos. Tal vez con la guerra no destruyes sólo al enemigo, sino a ti mismo.
Tal vez esos son los costos de la guerra infinita.
Más información:

Conspirando desde la cocina

Marxist-Feminism-01Nicole Cox y Silvia Federici

Este artículo se escribió originalmente en noviembre de 1974 como una respuesta al artículo ‘Women & Pay for Housework’, escrito por Carol Lopate y publicado en la revista Liberation. Nuestra respuesta fue rechazada por los editores de dicha revista. Hemos decidido publicarla porque las ideas de Lopate han calado con más crudeza y facilidad de lo habitual. Y han calado no sólo porqué toma los principios fundamentales de la izquierda, sino porqué entabla una relación específica con el movimiento feminista internacional. Debemos añadir que con la publicación de este panfleto no estamos abriendo un debate estéril con la izquierda sino que lo estamos cerrando.

Desde Marx, ha quedado claro que el capital funciona y se desarrolla a partir de los salarios. Es decir, que la fundación de la sociedad capitalista se basa en los asalariados y en su directa explotación. Lo que todavía no tienen claro ni han asumido las organizaciones del movimiento obrero es que, justamente mediante los salarios tiene lugar la explotación de los que no tienen salarios. Y es justamente la falta de salario lo que esconde una explotación todavía más efectiva…En lo que se refiere a las mujeres, su trabajo se entiendo como un trabajo personal que queda fuera del capital (2).
No es casualidad que en los últimos meses varios periódicos de la izquierda hayan publicado ataques contra “Salarios para las amas de Casa”. No sólo porque cada vez que el movimiento de mujeres toma una posición autónoma la izquierda se sienta amenazada, sino también por que la izquierda considera que esta perspectiva supone implicaciones que van más allá de la “cuestión mujer” y representa una clara ruptura con sus políticas, pasadas y presentes, que tienen que ver con las mujeres y con el resto de la clase trabajadora. Además, el sectarismo que la izquierda ha mostrado tradicionalmente en relación con las luchas de las mujeres, es una consecuencia directa de su visión estrecha de la manera en que el capital funciona, y la dirección que la lucha de clases debe tomar y está tomando para romper su funcionamiento.

(más…)

La crisis capitalista revisitada

Revista Herramienta Nº 49

Revista Herramienta Nº 49Herramienta Nº 49
Marzo de 2012 – Año XVI
ISSN 1852-4710

Índice
 
La crisis capitalista revisitada
 
La lucha de clases en Europa y las raíces de la crisis económica mundial
François Chesnais
 
 
Tres pasos hacia una antropología histórica del neoliberalismo real
Loïc Wacquant

 
Nuestra América
 
Un nuevo ensayo de interpretación de la realidad peruana
Manuel Martínez
Los Estados nacionales latinoamericanos en el marco de la crisis capitalista actual. Entre el cambio estructural y la emergencia de nuevas relaciones de fuerza
Rodolfo Gómez
 
Desde México. Acerca de la violencia
Jaime Sebastián Osorio Urbina
 

 
(más…)

El origen socialista del Dia Internacional de la Mujer

El día international de la mujer (DIM, el 8 de marzo) era originalmente un día festivo socialista establecido en 1911 por la Internacional Socialista y es celebrado por los grupos de mujeres en todo el mundo escriben Peg Rapp y Susan Pashkoff. En muchos países, es una festividad nacional y ha sido reconocido oficialmente por los Naciones Unidas, recientemente. Sin embargo, a partir de los años setenta, con el advenimiento de un nuevo movimiento de las de las mujeres, las raíces  obreras radicales del DIM han sido prácticamente olvidadas. Debido a su inclinación socialista, fue suprimido de la memoria de Estados Unidos de América, como el May Day fue  substituido por el Labor Day, excepto en pequeños enclaves de inmigrantes o en grupos sindicalistas radicales. En Europa y el resto del mundo, se continuó celebrado extensamente, pero tendió a honrar a las mujeres sólo de nombre, sobre todo con flores o simplemente poniendo una cara femenina en una agenda masculina. El DIM, de hecho, era la culminación de un siglo de mujeres que actuaban en el trabajo, el feminismo, el socialismo, y en los movimientos antiesclavitud y antisegregacionistas para reunir los intereses comunes de la defensa de la clase obrera y de las mujeres.
Lea completo “International Women’s Day: A History” Peg Rapp y Susan Pashkoff en Socialist Resistance

Miles de alemanes vuelven a movilizarse para recordar a Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht


Domingo, 15 de Enero de 2012 14:06 inSurGente.org Internacional – Europa

Varios miles de personas se congregaron hoy en el cementerio berlinés de Friedrichsfelde en el tradicional homenaje a los líderes comunistas Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht, asesinados hace 93 años por paramilitares de extrema derecha.
Entre los asistentes destacaban los presidentes de La Izquierda, Gesine Lötzsch y Klaus Ernst, así como su líder en el grupo parlamentario del Bundestag (cámara baja del Parlamento alemán), Gregor Gysi, y el expresidente del partido y exministro de Finanzas en su etapa socialdemócrata, Oskar Lafontaine.
Hacia las diez y cuarto miles de personas partieron desde la Puerta de Fráncfort hacia el Monumento a los comunistas en el cementerio de Friedrichsfelde.

En el cementerio, las tumbas de Luxemburgo y Liebknecht quedaron cubiertas por un manto de claveles rojos.
Esta tarde, el teatro de la Volksbühne, en la plaza Rosa Luxemburgo, tiene previsto celebrar un evento titulado “Contra el poder de los bancos”, al que Lötzsch, Ernst, Gysi y Lafontaine confirmaron su asistencia.
Además, miembros del Taller de Historia de Berlín rebautizarán simbólicamente con el nombre de “Puente de Rosa Luxemburgo” un paso de peatones sobre el Landwehrkanal, el canal construido en Berlín a mediados del siglo XIX para aliviar la carga de circulación sobre el río Spree.
Desde ese puente, el cuerpo sin vida de la líder comunista fue arrojado el 15 de enero de 1919 al canal por miembros de los “Freikorps”, la milicia nacionalista de derechas que contribuyó a sofocar la revuelta espartaquista en Berlín.
Antes de ser asesinados, Luxembrugo y Liebknecht habían sido detenidos y torturados.
Nota aparecida en Insurgente.org

Un pais plagado de femicidas

Versión para impresoraEnviar a un amigo

Autora: Zurbriggen, Ruth

Zurbriggen, Ruth . Activista de la Colectiva Feminista La Revuelta (Neuquén) y de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Profesora en Enseñanza Primaria y en Ciencias de la Educación, Especialista en Estudios de Género e Investigadora en temáticas referidas a sexualidades, géneros, cuerpos, pedagogías y feminismos.


“La esfera personal es algo directamente político para las mujeres
porque se niega a dejarlas en paz”
Bárbara Sichtermann
Cuatro femicidios en la ciudad de La Plata: Bárbara Santos (30), Susana Bártole (60), Micaela Galle Santos (11) y Patricia Pereyra (30). Tres generaciones y un mismo destino: asesinadas a manos de un único sospechoso a la fecha, Osvaldo Martínez (27), quien habría sido novio de Bárbara Santos. El poder de muerte del femicida fue infalible, certero y sin treguas. Los cuerpos sin vida fueron hallados horas después que en todo el mundo realizáramos manifestaciones para exigir alto a las variadas y extendidas formas de violencias contra y sobre las mujeres.
¿Cómo lograr adoptar un punto de vista analítico, imaginativo, situado y encarnado sobre semejantes hechos? Una alternativa: seguir sospechando para encontrar inteligibilidad a esos actos de cierta (in)humanidad que nos producen dolor, conmoción, miedo.
La cultura patriarcal está enraizada en la urdimbre de todas las relaciones sociales, se difumina a diestra y siniestra. Penetra, perfora, se funde y confunde. Su dominio tiene efectos sistémicos. La potencia de muerte desplegada contra las cuatro mujeres constituye un mensaje para todas las mujeres y niñas como colectivo, para otros asesinos y para la sociedad en su conjunto. Atemorizan, derraman terror y buscan controlarnos.
El femicidio es el asesinato de mujeres en razón de su condición genérica, por el mero hecho de ser mujeres. Los femicidas son varones que consideran a las mujeres objetos prescindibles, desechables, maltratables, violables, matables. Constituyen el rostro más siniestro de un machismo que apesta. Sus leyes y juramentos tienen el poder de vida y/o de muerte sobre la otra, sobre las otras.
Interesa dimensionar la magnitud de lo que acontece: vivimos en un país asesino de mujeres. Argentina está habitada por varones cuyo goce, frustración y poderío se infringe especialmente contra la corporalidad de las mujeres. Varones que usurpan el cuerpo y la vida de las mujeres como territorios colonizables. Las estadísticas aportadas por el Observatorio de Femicidios “Adriana Marisel Zambrano”, de La Casa del Encuentro, un agrupamiento feminista, dan cuenta que en Argentina, matan a una mujer cada 30 horas por violencia de género (consultar en www.lacasadelencuentro.com.ar).
Mientras tanto, el Estado y los gobiernos no cuentan con estadísticas que adviertan sobre la densa manifestación de estas formas cotidianas de terror. Abogamos por inscribir los femicidios en un continuum de dominación. No son hechos aislados. Tipificarlos bajo la categoría de femicidios es una necesidad y una urgencia, mal que le pese a amplios sectores de la justicia penal. Hora que asuman que sus parámetros resultan ineficaces para evitar estas masacres. Hora que entiendan que sus sentencias constituyen –también- mensajes sociales de alto contenido pedagógico (¿Qué le dicen a la sociedad aquellos jueces que beneficiaron al femicida Barreda con la libertad condicional? ¿Qué lectura de esa libertad hizo Osvaldo Martínez?)

Crisis imperialista, indignación y lucha de clases

Para explicar la crisis de todo el movimiento es necesario examinar, en primer lugar, el significado económico de la política correspondiente; en segundo lugar, las ideas que le sirven de base, y, en tercer lugar, su relación con la historia de las tendencias en el seno del socialismo.

V. I. Lenin, El oportunismo y la bancarrota de la II Internacional

No somos mercancía en manos de políticos y banqueros. El 15 de mayo de 2011 miles salían a la calle en numerosas ciudades, entre otras, bajo esta consigna promovida por ¡Democracia real YA! La movilización había sido organizada junto a otros grupos y difundida, principalmente, a través de internet. La sorpresa por el éxito fue generalizada, incluso entre los convocantes, pero no carecían de razones que les hicieran intuirlo.
La primera, de índole histórica, era fundamentada en el conocimiento del proceso de las movilizaciones de masas en la crisis del 29. La respuesta de las clases populares a las agresiones del capital, y no digamos la ofensiva, no puede ser inmediata si falta una organización profunda, objetivos claros y experiencia de lucha. Las grandes protestas a la crisis del 29 comenzaron tres años después, una vez que sus consecuencias habían hecho mella en grandes sectores de la población, las posibilidades individuales de resistir a la crisis aparecían más utópicas que cualquier utopía colectiva y el miedo inicial a la lucha había dado lugar al miedo a la parálisis.
La segunda, mucho más cercana en el tiempo, era la huelga del 29-S. Pese a que las direcciones de UGT y CC. OO. llevan décadas jugando a la razón de estado, y frente al tópico del letargo de los trabajadores, las manifestaciones vinculadas a la huelga general −más que laberinto nº 34 / 2011 Editorial laberinto nº 34 / 2011 Editorial 4 los piquetes− dieron muestras de una capacidad de movilización por la que poca gente hubiera apostado. Pero el 29-S no tuvo continuidad. Las manifestaciones, huelgas y jornadas de lucha del 27 de enero, organizadas por los sindicatos minoritarios, tuvieron un respaldo muy desigual por territorios y sectores, sobre todo en relación a la fuerza de CGT y de los sindicatos de corte nacionalista. UGT no ha estado dispuesta a convocar una segunda huelga general al gobierno hermano de Rodríguez Zapatero, refugiados en la doctrina del mal menor. CC. OO., a pesar de los intentos de rebelión de las bases, sigue atrapada en la unidad de acción con UGT. Quizás piense en no deteriorar las rerelaciones ante la vuelta del ardor guerrero de los ugetistas. Quizá la hermana y la prima hermana piensen en la coyuntura subsiguiente a una eventual victoria electoral del Partido Popular, pero este tiempo no ha pasado en balde. No se han limitado a esperar. Han firmado el pensionazo y la reforma de la negociación colectiva. El pánico a una nueva bancarrota de la Internacional Socialista les lleva a ello. Ben Ali y Mubarak fueron expulsados en tiempo récord. En toda la Unión Europea sólo hay dos presidentes socialistas, Rodríguez Zapatero y Papandreu, en situaciones nada envidiables. Pasaron los tiempos de la nueva izquierda, de la tercera vía y de los Blair, Schröder y Jospin.
El 15-M o movimiento indignado, cada nombre tiene pros y contras, es, entre otras muchas cosas menos importantes, una respuesta a la debacle del imperialismo con retórica progresista. Cabe preguntarse si es la indignación lo que media entre un socialdemócrata que quiere reconstruir la Internacional Socialista o un socialdemócrata desengañado por ella que, en las circunstancias actuales, se ha enfrentado al imperialismo en carne propia, empujado a la acción por la acumulación de contradicciones. Si la indignación produjese esos efectos merecería la pena detenerse un momento, tanto en su presunta paternidad como en su capacidad de servir de soporte ideológico a la articulación de numerosos grupos, no sólo en un acto que se agotó en sí mismo, sino durante un proceso que continúa.

Fragmento de la editorial de la revista Laberinto núm. 34 de próxima aparición, lea la editorial completa

Nube de etiquetas