Economía marxista para el Siglo XXI

Entradas etiquetadas como ‘Capital financiero’

“The End Of Capitalism?”: David Harvey

The End of Capitalism?

Dr. S.T. Lee Distinguished Lecture in the Humanities
Penn Humanities Forum
University of Pennsylvania, Philadelphia
November 30, 2011

 

Click here to watch video.

Introducción del libro: “La crisis financiera y monetaria mundial. Endeudamiento, especulación, austeridad” de Louis Gill

“Introducción”

Del libro de Louis Gill : La crise financière et monétaire mondia-le. Endettement, spéculation, austérité, pp. 7-25. Montréal : M Édi-teur, 2011, 141 pp. Collection : Mobilisations.

La crisis mundial desencadenada en julio de 2007, entró, en el verano de 2011, en su quinto año. Antes de 2007, poca gente había oído hablar de este “papel comercial adosado a activos” que hizo perder 40 mil millones de dólares a la Caja de depósito e inversión de Quebec sobre un activo de 155 mil millones de dólares en 2008, ni de las hipotecas de alto riesgo llamadas “subprimes” en el argot financiero estadounidense, ni de la multitud de productos financieros exóticos y tóxicos nacidos recientemente de una “innovación financiera” deletérea, que contribuyeron a hundir la economía mundial en el marasmo. Aunque Quebec y Canadá se fueron relativamente librando de esta crisis tan grave y se han ido recuperando rápidamente y emergiendo mejor que otros países, esto no debe enmascarar el hecho de que la economía mundial está lejos de salir de ella, a pesar de las apreciaciones optimistas de observadores con prisa por anunciar la vuelta al los buenos tiempos.

La crisis financiera de 2007-2008 fue generada por los medios que se utilizaron para sacar la economía de Estados Unidos del letargo consiguiente al pinchazo de la “burbuja tecnológica” a principios de los 2000: tasas de interés muy bajas, designación del sector inmobiliario como vector central del relanzamiento económico, promoción del acceso a la propiedad mediante un endeudamiento sin tener en cuenta los medios financieros de los compradores y refinanciación de hipotecas bajo la forma de márgenes de crédito hipotecario destinadas a acrecentar el consumo corriente.

De ello se siguió un fuerte movimiento especulativo que transformó la vivienda de lugar de residencia en activo financiero susceptible de reventa con ganancia lo que dio lugar a una inversión excesiva en la construcción de viviendas, componente de una sobreproducción general de mercancías financiada por el endeudamiento, y de una sobreinversión que alcanzó a todos los sectores de la economía. Desarrollos del mismo tipo se produjeron en otras partes del mundo, sobre todo en Gran Bretaña, en Irlanda y en España. La fórmula funcionó mientras los precios inmobiliarios aumentaron y las tasas de interés eran bajas. Sin embargo, los precios se desplomaron a partir de 2006 por culpa de la superproducción de viviendas, de modo que su valor mercantil cayó por debajo del valor de la hipoteca y las tasas de interés hipotecario comenzaron al mismo tiempo a aumentar. De ahí el gran número de quiebras y el estallido de la burbuja en 2007.

Introducción del libro: “La crisis financiera y monetaria mundial. Endeudamiento, especulación, austeridad”

Extaído de: http://marxismocritico.com

“El capital ficticio como categoría económica de El Capital de C. Marx”: Ulises Pacheco Feria

Introducción

La categoría capital ficticio fue empleada por Marx en el tomo III de El Capital. El objetivo de este tercer tomo era mostrar el proceso de producción y circulación del capital como una totalidad orgánica, como “lo concreto”, “síntesis de numerosas determinaciones”—diría Marx. Este último libro es la conclusión de una obra que tiene el propósito de reproducir teóricamente las relaciones de producción capitalistas y deducir, a partir de las leyes inmanentes a este modo de producción, “el devenir histórico de la totalidad”.

Pero lo singular del tercer tomo de El Capital radica en que en él se abordan las relaciones de producción en su expresión más inmediata; las formas más superficiales y tangibles en que se realiza la distribución y apropiación de la plusvalía. Más que la relación trabajo-capital, se exponen allí las relaciones entre capitalistas; la multiplicidad de formas de apropiación capitalista se expresa en las distintas “categorías antitéticas” en que se distribuye el plustrabajo. El movimiento objetivo de estas categorías gobierna la voluntad de los agentes del capital. Sin embargo, las relaciones entre los distintos tipos de capitalistas, traídas a un primer plano, ocultan el antagonismo existente entre los dueños de las condiciones de producción y los obreros asalariados, al tiempo que nos revelan todo un cuerpo de nuevas contradicciones, no menos virulentas y letales, que se articulan a aquel antagonismo fundamental. El estudio de estas contradicciones, en el marco general de la acumulación y el ciclo industrial, nos permite comprender la realización del capital en su conjunto, como resultado de la existencia y funcionamiento de “formas irracionales” de valorización del capital; en el mundo caótico y alucinante de la Bolsa y los mercados de capitales, por el contrario, la irracionalidad de la naturaleza del capital parece conquistar el sentido común de los individuos; así el capital ficticio encuentra un lugar en este tercer libro: como expresión de una “contradicción absurda” derivada del desarrollo del sistema crediticio, del funcionamiento del capital de préstamo y de la capitalización de activos financieros.

El estudio de la categoría capital ficticio, en El Capital de Marx, representa un importante asidero teórico para la comprensión del capitalismo contemporáneo; por tanto, la finalidad ultima de este trabajo no está en “reestructurar” las determinaciones del capital ficticio, en el marco de aquel capitalismo de mediados del siglo XIX, sino más bien, en proveer, siguiendo a Marx, un marco teórico que nos permita acercarnos al capitalismo transnacional y a sus determinaciones esenciales. Sin embargo, iniciar un estudio crítico de la categoría capital ficticio y su implicación en el desarrollo ulterior del capitalismo es una meta que desborda el objetivo mínimo de este trabajo; a saber: analizar el capital ficticio como expresión de la evolución (metamorfosis), de las relaciones de producción capitalista, en El Capital de Marx.

Capital_Ficticio_como_categoria_economica_de_El_capital

Profesor auxiliar del Departamento de Ciencias Económicas de la Universidad de Oriente.

Economía y Desarrollo No. 2 / Vol. 140 / Jul.-Dic. / 2006

“Las ganancias de los últimos años son ficticias”: Reinaldo Carcanholo

Publicamos la entrevista de Juan Kornblihtt y Verónica Baudino al economista marxista brasileño Reinaldo Carcanholo. R. Carcanholo está trabajando y desarrollando el concepto de capital ficticio de Marx para entender los procesos de financiarización que han caracterizado el período actual de acumulación del capital.

En esta entrevista Reinando Carcanholo explica el carácter ficticio de un segmento importante de las ganancias creadas en los últimos años. Recomendamos la lectura del trabajo que el autor realizó junto con Paulo Nakatani “Capital financiero versus capital especulativo” alojado en la sección de economía marxista. Este trabajo se publicó en el imprescindible libro de Arriola J. Guerrero D. (eds) “La nueva economía política de la globalización” (2000) Bilbao. Servicio Editorial de la Universidad del País Vasco.

Asimismo, recomendamos la lectura del libro de David Harvey “Limits to capital” (2006) London. Verso para quienes busquen una visión integrada de la categoría del capital ficticio y en la teoría del valor de Marx.

Carcanholo_entrevista_ganancias_ficticias

“La crisis actual, eco de las crisis de ayer y preludio de las de mañana”: Louis Gill

¿Referirse a 1929? …

La actual crisis es la más grave que el mundo haya conocido después de la de 1929 y la Gran Depresión que le siguió. Siendo esto así, es natural que nos preguntemos en qué medida ambos acontecimientos pueden compararse. A primera vista, las diferencias exceden ampliamente a las semejanzas, ya que la larga depresión de diez años (1929-1939) estuvo marcada por retrocesos en nada comparables con los que hasta aquí han surgido con la actual crisis en un solo año de estragos. En lo más agudo de la depresión, en 1933, la tasa de paro alcanzaba en Estados Unidos el 25 %, el PIB real había caído el 26% en relación al del año 1929, los mercados de valores cayeron un 89 % entre septiembre de 1929 y julio de 1932 y miles de bancos quebraron mientras que el nivel de los precios caía un 25 % entre 1929 y 1933.

Iniciada oficialmente en diciembre de 2007, según los resúmenes del National Bureau of Economic Research (NBER), la actual recesión en Estados Unidos llega a su vigésimo mes en agosto de 2009, lo que la hace ya la más larga desde los años treinta; las recesiones de 1973-1975 y 1981-1982 habían durado 16 meses. Es también la más generalizada, pues el 86 % de las industrias sufrieron una reducción de su producción, mientras que el paro aumentó en cada uno de los Estados y la riqueza de las familias conoció la mayor disminución de todo el periodo de después de la Segunda Guerra mundial.

Dicho esto, la caída de la actividad económica y el aumento del paro que caracterizan la recesión actual no tiene, por lo menos a primera vista, nada que ver con las variaciones correspondientes del periodo de la Gran Depresión, lo que sugiere que, más que una reedición de las angustias de los años treinta, la recesión actual sería más bien una pálida réplica. Es lo que avanza un análisis de Paul Krugman publicado en marzo de 2009 . A partir de una comparación de la caída de la producción industrial en Estados Unidos durante los doce primeros meses de la Gran Depresión de los años treinta y la sensiblemente más débil, ocurrida durante los doce primeros meses de lo que se ha venido en llamar la “Gran Recesión” actual, Paul Krugman califica esta última de semi-Gran Depresión.

La_crisis_actual

Traducción de José Mª Fernández Criado
Equipo de traducción de Red Roja


Comunicación presentada en el marco del Séminaire Fernand-Dumont organizado por el departamento de sociología de la Universidad Laval los días 21 a 23 octubre de 2009, en Île d’Orléans. Una versión abreviada ha sido publicada en el número 42, noviembre de 2009, de la revista CARRÉ ROUGE.

http://classiques.uqac.ca/contempor…

“Financialised capitalism: direct explotation and periodic bubbles”: Costas Lapavitsas

1. Introduction: The many dimensions of financialisation
The storm that has gradually engulfed the US economy since August 2007 is a fully-fledged crisis of financialised capitalism. It is also the latest in a succession of financial crises during the last three decades: from Mexico in 1982, to Japan in 1990, to East Asia in 1997, the list is long. Bubbles and crises are a regular feature of financialised capitalism.

The US crisis has not sprung out of a malaise of production, though it could
well lead to disruption of accumulation. Rather, it has resulted from the
financialisation of personal income during the last two decades, that is, from the
increasing penetration of formal finance into the transactions of ordinary life: housing, pensions, insurance, consumption, and so on. By the same token the crisis has revealed the extent to which contemporary finance relies on drawing profits directly from the personal income of working people and others across society. This is direct exploitation, a characteristic feature of financialised capitalism.

Banking and finance have been transformed during the last three decades.
Banks have turned their attention to individuals while becoming more distant from industrial and commercial capital. Meanwhile, open financial markets have expanded, with the participation of vast non-bank financial intermediaries: pension funds, money funds, hedge funds, equity funds, and so on. For banks this has meant opportunities for financial market mediation, that is, for facilitating transactions and drawing fees. This too is a characteristic feature of financialisation, and related to direct exploitation.
The crisis and the preceding bubble have also cast a cold light on the social
transformation wrought by financialisation. During the bubble, extravagant sums of money were paid to managers and other functionaries of finance, such as lawyers, accountants, technical analysts, and so on. The managers and shareholders of large corporations also benefited handsomely through dividends and capital gains.

Financialisation appears to have brought back the rentier. But this is not the idle money owner of the past, drawing rents by clipping coupons. Instead, rents accrue mostly due to the position of rentiers relative to the financial system, and take the form of salaries, bonuses, and stock options. The modern rentier is the product of the structural changes wrought by financialisation, rather than the driving force of financialisation.

Financialised capitalism, direct explotation and periodic bubbles

“La crise financière et monétaire mondia-le. Endettement, spéculation, austérité”: Louis Gill

Louis Gill, “INTRODUCTION.” In ouvrage de Louis Gill, La crise financière et monétaire mondia-le. Endettement, spéculation, austérité, pp. 7-25. Montréal: M Éditeur, 2011, 141 pp. Collection: Mobilisations. [Texte diffusé dans Les Classiques des sciences sociales avec l’autorisation conjointe de l’auteur et de l’éditeur, M Éditeur, accordée le 11 septembre 2011.]

Intro_crise_financiere

Nube de etiquetas