Economía marxista para el Siglo XXI

Entradas etiquetadas como ‘Nelson Mandela’

Por qué “ellos” lloran a Nelson Mandela

mandela_marchaisJean Levy

La prensa, la radio, la televisión, están de luto: todos lloran la muerte de Nelson Mandela. ¿Celebran al hombre que luchó contra el apartheid y que pagó su lucha con 27 largos años de prisión? ¡No! El coro de plañideras evoca la resistencia del hombre, por supuesto, pero pasando rápido sobre este episodio. Lo que motiva a los medios de comunicación es el papel desempeñado por el líder sudafricano entre los que llaman a la “reconciliación” entre la burguesía blanca torturadora de todo un pueblo negro y sus víctimas, ayer consideradas como esclavos.

De hecho, lo que celebran de Nelson Mandela es haber permitido a la minoría blanca sudafricana y a las multinacionales extranjeras mantener el control sobre el aparato de producción sudafricano, no haber cambiado nada en las relaciones sociales entre explotados y explotadores: los esclavos al servicio del capital blanco se han convertido en trabajadores “libres” que continúan ferozmente explotados al servicio de ese mismo capital blanco.

Ciertamente, una franja reducida de la mayoría negra ha podido acceder marginalmente a fuentes de beneficios; en particular, por la corrupción.

Pero como algunos periodistas tuvieron que admitir, el fin del apartheid no ha cambiado nada en cuanto a la explotación, y la miseria en la República sudafricana sigue siendo tan grande hoy en día como ayer para la gran masa de la población negra.

Ciertamente, en términos de libertad individual, ya no son víctimas diarias de la brutalidad bestial y el desprecio de los blancos. Aunque socialmente, los negros siguen siendo objeto de una feroz represión de la policía, si se atreven a oponerse a la explotación económica de la que son objeto.

La reciente masacre de decenas de mineros africanos en huelga por las fuerzas “del orden capitalista” confirma que el final del apartheid no cambió nada en este sentido. Es el Mandela protector de la clase propietaria el que ahora es agasajado por los medios de comunicación. Y no el combatiente del sistema del apartheid.

De lo contrario, nuestros periodistas, nuestros llorones políticos, no llevarían en sus corazones el régimen de apartheid que existe hoy en tierras palestinas, donde la minoría judía discrimina día tras día a la población árabe, ejerciendo sobre ella una dictadura militar sobre un territorio robado, en abierta violación de todos los derechos naturales de ese pueblo y de las votaciones de las Naciones Unidas.

Nelson Mandela ha tenido mucho mérito por su acción y su valor, lo que le privó de su libertad durante 27 largos años. Pero cuando llegó el día de su liberación, en 1994, la pertenencia a la burguesía negra dominó su acción política.

No fue ese el caso de otros dirigentes de la Resistencia, combatientes del Congreso Nacional Africano y del Partido Comunista sudafricano, fieles a su pueblo y a sus convicciones, y que fueron eliminados físicamente, justamente después de la liberación de su país.

Para ellos, por supuesto, ho hubo memorial Guetta.

Comité Valmy

Fuente: http://www.lahaine.org/index.php?p=73732

EU lo declaró “terrorista”; hoy Obama ve en él “un ejemplo al que la humanidad debe aspirar”

Mandela en la cárcel en la que pasó 17 de sus 28 años de reclusión.
David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada

Viernes 6 de diciembre de 2013, p. 3

Nueva York, 5 de diciembre.

La cúpula política de Estados Unidos elogió hoy la vida de Nelson Mandela celebrando su visión moral y como un héroe de la libertad, la justicia y la igualdad. Ninguno recordó que Estados Unidos, durante la mayoría de su vida, lo declaró, junto con su movimiento, enemigo y terrorista, y apoyó política y económicamente al régimen apartheid que lo encarceló.

El presidente Barack Obama esta tarde declaró: hemos perdido uno de los seres humanos más influyentes, valientes y profundamente buenos con que cualquiera de nosotros compartiremos tiempo en esta tierra. Ya no nos pertenece a nosotros, pertenece a todos los tiempos. Obama afirmó que es uno de los millones que fue inspirado por la vida de Mandela, y recordó que su primera acción política fue una protesta contra el apartheid.

En una declaración desde la Casa Blanca, el presidente agregó que “a través de su feroz dignidad y resuelta voluntad de sacrificar su propia libertad para la libertad de otros, Madiba (título honorífico de su pueblo, que significa padre) transformó a Sudáfrica, y nos movió a todos. Su viaje de prisionero a presidente englobaba la promesa de que seres humanos –y países– pueden cambiar para el bien. Su compromiso de trasladar poder y reconciliar con aquellos que lo encarcelaron sentó un ejemplo al que toda la humanidad debe aspirar, sea en las vidas de naciones o en nuestras vidas personales”.

Concluyó, parafraseando a Martin Luther King, que Mandela fue un hombre que tomó la historia en sus manos, y dobló el arco del universo moral hacia la justicia.

Se reporta que Obama tiene la intención de asistir a su funeral en unos 10 días.

Todos los ex presidentes de Estados Unidos también se expresaron hoy. George W. Bush declaró que Mandela fue una de las grandes fuerzas por la libertad y la igualdad de nuestros tiempos. Su padre, George H.W. Bush dijo que Mandela fue un hombre de tremenda valentía moral, que cambió el curso de la historia en su país.

Jimmy Carter afirmó que el pueblo de Sudáfrica y promotores de los derechos humanos alrededor del mundo han perdido un gran líder. Bill Clinton envió un tuit con una foto de él con Mandela: “nunca olvidaré a mi amigo Madiba”.

Líderes legislativos de ambos partidos hicieron declaraciones con variaciones de estos mensajes. Algunas figuras empresariales y culturales se sumaron al coro de elogio.

Memorias incómodas

Lo que ninguna figura oficial o medio nacional mencionó es que Mandela, durante la mayoría de su vida adulta, fue considerado un enemigo, y oficialmente declarado terrorista por el gobierno de Estados Unidos. De hecho, el Nobel Mandela continuó en la lista de vigilancia antiterrorista oficial de Estados Unidos hasta 2008. Hasta entonces que Mandela y otros líderes del gobierno sudafricano ya no necesitaban, según la ley estadunidense, permiso especial para viajar a Estados Unidos, dado que su partido, el Congreso Nacional Africano, aún se calificaba como organización terrorista.

Hasta su excarcelación el 11 de febrero de 1990, después de casi tres décadas en prisiones, el gobierno estadunidense nunca demandó su liberación. Todo lo contrario. De hecho, hay acusaciones de que la CIA participó en su captura en 1962, después de un año en que ingresó a la clandestinidad para impulsar el ala armada del CNA, viajando por África y Europa estudiando guerra de guerrillas y buscando apoyo para el partido.

Foto

El líder sudafricano de la lucha contra el apartheid, en la cárcel el 21 de septiembre de 1964Foto Xinhua

Su partido fue percibido dentro de la óptica anticomunista de la guerra fría (uno de los sectores más importantes de la alianza con el CNA era el Partido Comunista).

Aunque hubo debates sobre las relaciones con el régimen del apartheid a lo largo de estos años, Mandela y el CNA seguían siendo calificados de terroristas por el gobierno de Estados Unidos, y de hecho se frenaron varias iniciativas para modificar esta posición oficial en las décadas de los 70 y los 80. Uno de los votos en contra de una resolución en el Congreso para reconocer al CNA y solicitar la libertad de Mandela en 1986 fue el del entonces legislador Dick Cheney, quien después fue vicepresidente de Estados Unidos, en la administración de George W. Bush.

A finales de los 60, Henry Kissinger, el entonces asesor de Seguridad Nacional del presidente Richard Nixon, formuló la política hacia Sudáfrica de que ya que los blancos en el poder estaban ahí para quedarse, Estados Unidos debería aceptar esa realidad y fortalecer sus relaciones con ellos, según documentos secretos que finalmente fueron revelados.

Aunque hubo un giro en la política durante el gobierno de Jimmy Carter, quien suspendió la venta de armas y otro equipo a las fuerzas de seguridad de Sudáfrica, de acuerdo con una resolución de la Organización de Naciones Unidas (ONU), eso sólo duraría breve tiempo. Sin embargo, rehúso aplicar mayores sanciones económicas y diplomáticas contra el régimen, a pesar de las demandas del creciente movimiento anti-apartheid en este país.

El presidente Ronald Reagan colocó al CNA en la lista de vigilancia de terrorismo. Su política fue la de apoyar el régimen de apartheid, buscando minar y llegando a violar las sanciones contra el régimen impuesto por la ONU. Más aún, durante ese gobierno, Washington colaboraba con el gobierno de Sudáfrica en combatir movimientos de liberación aliados con el CNA en los países vecinos de la región, como Angola, Mozambique y Namibia.

De repente, con las décadas de lucha contra el régimen del apartheid por el movimiento de liberación dentro de Sudáfrica y sus aliados en el movimiento antiapartheid mundial poniendo en jaque al gobierno blanco, la política estadunidense se enfocó en facilitar una transición y de repente, los derechos humanos y la democracia empezaron a figurar en el vocabulario de Washington.

De ese periodo se encargó el presidente Bill Clinton. Sin embargo, el enfoque fue una transición que no representara una amenaza al mercado libre y a los intereses de las grandes empresas trasnacionales, sobre todo del sector minero. Con ello, Mandela de repente se transformó de terrorista a héroe de la transición pacífica. En el ámbito oficial se dejó de hablar de su tiempo como guerrillero, y de su militancia revolucionaria, y se pasó a realzar su visión moral y su liderazgo a favor de la igualdad.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2013/12/06/politica/003n1pol

Nube de etiquetas