Economía marxista para el Siglo XXI

Entradas etiquetadas como ‘Teoría de la crisis capitalista’

Michael Roberts. The Marxist theory of economic crises in capitalism – part two

The Marxist theory of economic crises in capitalism – part two

December 29, 2015

In the first part of this double post, I dealt with whether Marx had a coherent theory of crises or not. I reckoned that Marx’s theory was based on his law of the tendency of the rate of profit to fall and that this law was realistic and coherent.  I also argued that Marx did not dispense with this law in his later works that some have claimed and it remains the best and most compelling theory of regular and recurrent economic crises in capitalism.  In this second part, I shall provide some empirical evidence from modern capitalist economies to support this view.  This completes what is really just a short essay on Marxist economic crisis theory – as I see it – with much left out.

Does Marx’s law fit the facts?

Some Marxist critics of Marx’s law of profitability reckon that the law cannot be empirically proven or refuted because official statistics cannot be used to show Marx’s law in operation.  But there are plenty of studies by Marxist economists that show otherwise.  The key tests of the validity of the law in modern capitalist economies would be to show whether 1) the rate of profit falls over time as the organic composition of capital rises; 2) the rate of profit rises when the organic composition falls or when the rate of surplus value rises faster than the organic composition of capital; 3) the rate of profit rises, if there is sharp fall in the organic composition of capital as in a slump.  These would be the empirical tests and there is plenty of empirical evidence for the US and world economy to show that the answer is yes to all these questions. (más…)

Michael Roberts.The Marxist theory of economic crises in capitalism – part one

The Marxist theory of economic crises in capitalism – part one

December 27, 2015

Last May, at the Marx ist Muss conference in Berlin, I debated with Professor Michael Heinrich on whether Marx had a coherent theory of crises under capitalism that could be tested empirically.  Heinrich’s view, best expressed in an article he had written for Monthly Review Press in 2014, was that Marx did not have a coherent theory of crisis and, anyway, it cannot be tested as we only have official capitalist statistics.  For something to read during this ‘Xmas week’, here is a revised version of my speech in that debate.  The first part deals with the question of whether Marx had a coherent theory of crises or not.

Why do we care about the theory of crises? 

Those active in the struggles of labour against capital internationally may wonder why some like me spend so much time turning over the ideas of Marx and others on why capitalism has regular and recurrent slumps and financial crashes.  We know they do, so let’s just get on with ending capitalism through struggle and put aside the minutae of theory.

Well, there is good reason to understand the theory, because good theory leads to better practice. Yes, we know that capitalism has regular and often deep economic crises.  These cause huge damage to people’s livelihoods and stop human social organisation moving towards a world of abundance and out of scarcity and toil.  And crises are indications of the contradictory and wasteful nature of the capitalist mode of production.

Before capitalism, crises were products of scarcity, famine and natural disasters.  Now they are products of a profit-making money economy; they are man-made and yet appear to be out of the control of man; a fetishism.  Above all, crises show that capitalism is a failing system despite the great strides in the productivity of labour that this mode of production has generated in the last 200 years or so.  It will have to be replaced if humankind is to progress or even survive as a species.  So it matters.

Did Marx have a coherent theory of crisis? 

What is it?  It is a matter of intense debate among Marxists.  There are various interpretations. Crises of capitalist production are due ‘underconsumption’, a lack of spending by workers who do not have enough to spend; or due to ‘disproportion’, the anarchy of capitalist production means that production in various sectors can get out of line with others and production can just outstrip demand; or it’s the lack of profitability in an economic system that depends on profit being made for private owners in order for investment and production to take place.  In my view, the latter argument is the one that is both the best interpretation of Marx’s theory and also the one that is logical and fits the facts. (más…)

Louis Gill. La crisis monetaria y financiera mundial (introducción)

A mediados de mayo de 2011, cuando estaba entregando a mi editor el manuscrito de la primera edición de La crise financière et monétaire mondiale, cuya introducción traducida al español será aquí reproducida a continuación, el movimiento de los indignados de la Puerta de Sol apenas acababa de empezar. Cinco meses más tarde, mi libro se agota, y yo empiezo a trabajar en una segunda edición revisada y actualizada. No hay duda de que allí debía tratarse tanto a este movimiento como al del 1% frente al 99% del movimiento “Ocupemos Wall Street» y de sus numerosas réplicas en todo el mundo, y también debían integrarse importantes desarrollos en cuanto al plan de ampliación de la crisis de las deudas soberanas, del hundimiento en la recesión, así como las consecuencias de las medidas de austeridad pretendidamente implantadas para sanear la economía pero cuya naturaleza era, más bien, la de asesinar al enfermo antes que la de volver a ponerlo en pie. Ninguna duda, tampoco, de que tenían que ser integradas las reivindicaciones para hacer frente a este impasse. Pero esta segunda edición, publicada a principios de enero, ya estaba también forzosamente desfasada con respecto a los más recientes desarrollos. Lo que no afecta en nada a la pertinencia, o al menos eso espero, de la comprensión de las profundas taras de la economía capitalista que están en el origen de este marasmo en el que vivimos. Deseo, pues, una “buena lectura» a los lectores y lectoras de esta introducción y deseo, además, que intenten hacer un esfuerzo por superar las barreras de la lengua para atacar el conjunto de la obra.
Louis Gill, 6 de mayo de 2012

Descargue el artículo de la revista Laberinto

Enlace

Michel Husson · Francisco Louça. Capitalismo tardío y neoliberalismo: una perspectiva de la actual fase de la onda larga del desarrollo capitalista

El mundo se hunde en la segunda Gran Depresión de su historia moderna. La crisis financiera
provocada por las hipotecas subprime desencadenó una recesión global en 2009 y una nueva
recesión comienza en Europa en 2012. A través de este proceso, está en curso una
recomposición sustancial del régimen social de acumulación.
Aunque el concepto de crisis es sin duda ambiguo, suelen asociársele tres significados: una
crisis periódica, una crisis de regulación y una crisis sistémica. El período actual puede ser
descrito como una crisis de regulación, pero también como una crisis sistémica. Este artículo
pretende abordar la actual fase de la onda larga del capitalismo tardío.

http://www.sinpermiso.info/articulos/ficheros/ondas.pdf

Acumulación, composición de capital y tasa de ganancia: algunas notas de investigación

Alejandro Ramos

Resumen

Este trabajo discute los conceptos de acumulación, composición de capital y tasa de ganancia en la obra de Marx. La discusión se ilustra, de forma muy austera, con el ejemplo de una economía de una mercancía y sin capital fijo en la cual hay un aumento continuo de la productividad del trabajo. Se muestra como este proceso induce una caída de la tasa de ganancia (asumiendo una tasa constante de plusvalor) y por tanto describe de forma simplificada un posible mecanismo de crisis en la economía capitalista.

Palabras clave: Teoría del valor, Marx, acumulación, cambio técnico, tasa de ganancia, crisis.

Estas notas de investigación se inscriben dentro de un trabajo más extenso cuyo propósito es la revisión de literatura acerca de las diversas formas que puede revestir una crisis capitalista. La preocupación más específica concierne a la naturaleza de las crisis de sobreacumulación, y una de sus motivaciones más concretas es cierta evidencia reciente en el sentido de que los dos polos más dinámicos de la economía mundial, Estados Unidos y China, han experimentado procesos de esta naturaleza en años recientes. Sin embargo, el material que aquí se presenta es muchísimo más acotado y ni siquiera aborda la temática de las crisis de sobreacumulación como tales, sino que se concentra en aspectos interpretativos de la obra de Marx relacionados con la relación entre tres conceptos clave de su teorización del capitalismo: acumulación, composición del capital y tasa de ganancia. El énfasis es por tanto exegético y ello requiere, quizás, cierta justificación adicional. Dos razones nos motivan a abordar esta tarea. En primer lugar, existe una importante discusión acerca de estos conceptos, y en particular sobre el significado de la “composición de capital” a la que han contribuido autores como Fine y Harris (1979), Weeks (1981) y Saad-Filho (1993).

(más…)

Foladori Guillermo y Melazzi Gustavo. La economía de la sociedad capitalista y sus crisis recurrentes.

Este trabajo tiene su origen en un compromiso con quienes crean la riqueza a disposición de la humanidad: los trabajadores.
Pero el disfrute de esa riqueza ha sido y es extremadamente desigual. Cualquier propuesta ética, de justicia social, está obligada a enfrentar esta realidad. Pero es imposible hacerlo sin  tener claro el funcionamiento del sistema en que vivimos, el capitalismo. De allí la necesidad de un material sencillo pero riguroso, que explique a fondo la economía y la sociedad, para construir entre todos una real alternativa.
Esperamos que quienes participen de la rebeldía frente a las pavorosas injusticias que nos rodean, y comprometen incluso la vida en el planeta, encuentren en este trabajo una ayuda que esclarezca y consolide actitudes. Las concepciones económicas están dominadas  por la teoría neoclásica. Su peso es enorme en el pensamiento social, incluso en la academia. Es la teoría que justifica el orden actual
y a los sectores dominantes. Pero la realidad, hoy inmersa en una profunda crisis, es un acicate para la búsqueda de otras explicaciones.
En el área de las Ciencias Sociales existe una permanente campaña a favor de la “pureza teórica y metodológica”. Se nos dice que es posible y necesario un enfoque “aséptico” que no tome partido; que el resultado del análisis debe ser neutro y poder ser utilizado por diferentes grupos con distintas ideologías y posiciones políticas. A esto se lo cataloga como el máximo de pluralismo. Esta forma de plantear las cosas, impulsada por economistas, sociólogos, y otros científicos sociales; y también por la radio, la prensa, la televisión, es parcial.
Toma partido desde un inicio por una posición y pretende hacerla pasar por la única, por una visión técnica y neutral. Pero, en ciencias sociales la neutralidad o las “terceras posiciones” es imposible, y quien lo afirma deforma conscientemente los hechos. El verdadero pluralismo consiste en deslindar los principales enfoques existentes, con seriedad y rigurosidad, y especificar cuál es el punto de vista con que se trabaja.
Las dos grandes posiciones metodológicas frente al conocimiento científico se diferencian por la forma de encarar la relación entre el investigador y la realidad. La primera, idealista o subjetiva, entiende que lo fundamental es la idea que cada uno se forma de la  realidad, y que el comportamiento humano depende de nuestras aspiraciones. La segunda –en la cual se inscriben los autores– parte de la base de que la realidad existe con independencia de la percepción que de ella se tenga. Asimismo, nuestras propias ideas,  nuestras reacciones, nuestro comportamiento social, están condicionados por esta realidad; al mismo tiempo que nuestra práctica la transforma.
Esta segunda concepción fue desarrollada por Karl Marx. En los últimos años se ha vuelto leer a Karl Marx. Editores europeos señalan que la venta de El Capital ha crecido vertiginosamente en lo que va de esta década. La revista norteamericana Time, en su portada de la edición europea del 2 de febrero de 2009, colocó la foto de Marx y un artículo que preguntaba si no había tenido razón en su análisis del capitalismo.
¡Hasta los hombres de negocio están buscando en Marx la explicación, que no han encontrado en sus manuales monetaristas, de la crisis actual! Este libro pretende introducir al lector en los conceptos más importantes del análisis marxista de la sociedad capitalista.
IntroducciónEconomiaSociedadCapitalista

“The End Of Capitalism?”: David Harvey

The End of Capitalism?

Dr. S.T. Lee Distinguished Lecture in the Humanities
Penn Humanities Forum
University of Pennsylvania, Philadelphia
November 30, 2011

 

Click here to watch video.

“La crisis actual, eco de las crisis de ayer y preludio de las de mañana”: Louis Gill

¿Referirse a 1929? …

La actual crisis es la más grave que el mundo haya conocido después de la de 1929 y la Gran Depresión que le siguió. Siendo esto así, es natural que nos preguntemos en qué medida ambos acontecimientos pueden compararse. A primera vista, las diferencias exceden ampliamente a las semejanzas, ya que la larga depresión de diez años (1929-1939) estuvo marcada por retrocesos en nada comparables con los que hasta aquí han surgido con la actual crisis en un solo año de estragos. En lo más agudo de la depresión, en 1933, la tasa de paro alcanzaba en Estados Unidos el 25 %, el PIB real había caído el 26% en relación al del año 1929, los mercados de valores cayeron un 89 % entre septiembre de 1929 y julio de 1932 y miles de bancos quebraron mientras que el nivel de los precios caía un 25 % entre 1929 y 1933.

Iniciada oficialmente en diciembre de 2007, según los resúmenes del National Bureau of Economic Research (NBER), la actual recesión en Estados Unidos llega a su vigésimo mes en agosto de 2009, lo que la hace ya la más larga desde los años treinta; las recesiones de 1973-1975 y 1981-1982 habían durado 16 meses. Es también la más generalizada, pues el 86 % de las industrias sufrieron una reducción de su producción, mientras que el paro aumentó en cada uno de los Estados y la riqueza de las familias conoció la mayor disminución de todo el periodo de después de la Segunda Guerra mundial.

Dicho esto, la caída de la actividad económica y el aumento del paro que caracterizan la recesión actual no tiene, por lo menos a primera vista, nada que ver con las variaciones correspondientes del periodo de la Gran Depresión, lo que sugiere que, más que una reedición de las angustias de los años treinta, la recesión actual sería más bien una pálida réplica. Es lo que avanza un análisis de Paul Krugman publicado en marzo de 2009 . A partir de una comparación de la caída de la producción industrial en Estados Unidos durante los doce primeros meses de la Gran Depresión de los años treinta y la sensiblemente más débil, ocurrida durante los doce primeros meses de lo que se ha venido en llamar la “Gran Recesión” actual, Paul Krugman califica esta última de semi-Gran Depresión.

La_crisis_actual

Traducción de José Mª Fernández Criado
Equipo de traducción de Red Roja


Comunicación presentada en el marco del Séminaire Fernand-Dumont organizado por el departamento de sociología de la Universidad Laval los días 21 a 23 octubre de 2009, en Île d’Orléans. Una versión abreviada ha sido publicada en el número 42, noviembre de 2009, de la revista CARRÉ ROUGE.

http://classiques.uqac.ca/contempor…

“Financialised capitalism: direct explotation and periodic bubbles”: Costas Lapavitsas

1. Introduction: The many dimensions of financialisation
The storm that has gradually engulfed the US economy since August 2007 is a fully-fledged crisis of financialised capitalism. It is also the latest in a succession of financial crises during the last three decades: from Mexico in 1982, to Japan in 1990, to East Asia in 1997, the list is long. Bubbles and crises are a regular feature of financialised capitalism.

The US crisis has not sprung out of a malaise of production, though it could
well lead to disruption of accumulation. Rather, it has resulted from the
financialisation of personal income during the last two decades, that is, from the
increasing penetration of formal finance into the transactions of ordinary life: housing, pensions, insurance, consumption, and so on. By the same token the crisis has revealed the extent to which contemporary finance relies on drawing profits directly from the personal income of working people and others across society. This is direct exploitation, a characteristic feature of financialised capitalism.

Banking and finance have been transformed during the last three decades.
Banks have turned their attention to individuals while becoming more distant from industrial and commercial capital. Meanwhile, open financial markets have expanded, with the participation of vast non-bank financial intermediaries: pension funds, money funds, hedge funds, equity funds, and so on. For banks this has meant opportunities for financial market mediation, that is, for facilitating transactions and drawing fees. This too is a characteristic feature of financialisation, and related to direct exploitation.
The crisis and the preceding bubble have also cast a cold light on the social
transformation wrought by financialisation. During the bubble, extravagant sums of money were paid to managers and other functionaries of finance, such as lawyers, accountants, technical analysts, and so on. The managers and shareholders of large corporations also benefited handsomely through dividends and capital gains.

Financialisation appears to have brought back the rentier. But this is not the idle money owner of the past, drawing rents by clipping coupons. Instead, rents accrue mostly due to the position of rentiers relative to the financial system, and take the form of salaries, bonuses, and stock options. The modern rentier is the product of the structural changes wrought by financialisation, rather than the driving force of financialisation.

Financialised capitalism, direct explotation and periodic bubbles

“La crise financière et monétaire mondia-le. Endettement, spéculation, austérité”: Louis Gill

Louis Gill, “INTRODUCTION.” In ouvrage de Louis Gill, La crise financière et monétaire mondia-le. Endettement, spéculation, austérité, pp. 7-25. Montréal: M Éditeur, 2011, 141 pp. Collection: Mobilisations. [Texte diffusé dans Les Classiques des sciences sociales avec l’autorisation conjointe de l’auteur et de l’éditeur, M Éditeur, accordée le 11 septembre 2011.]

Intro_crise_financiere

Nube de etiquetas