Economía marxista para el Siglo XXI

Entradas etiquetadas como ‘Teoría del valor’

Acumulación, composición de capital y tasa de ganancia: algunas notas de investigación

Alejandro Ramos

Resumen

Este trabajo discute los conceptos de acumulación, composición de capital y tasa de ganancia en la obra de Marx. La discusión se ilustra, de forma muy austera, con el ejemplo de una economía de una mercancía y sin capital fijo en la cual hay un aumento continuo de la productividad del trabajo. Se muestra como este proceso induce una caída de la tasa de ganancia (asumiendo una tasa constante de plusvalor) y por tanto describe de forma simplificada un posible mecanismo de crisis en la economía capitalista.

Palabras clave: Teoría del valor, Marx, acumulación, cambio técnico, tasa de ganancia, crisis.

Estas notas de investigación se inscriben dentro de un trabajo más extenso cuyo propósito es la revisión de literatura acerca de las diversas formas que puede revestir una crisis capitalista. La preocupación más específica concierne a la naturaleza de las crisis de sobreacumulación, y una de sus motivaciones más concretas es cierta evidencia reciente en el sentido de que los dos polos más dinámicos de la economía mundial, Estados Unidos y China, han experimentado procesos de esta naturaleza en años recientes. Sin embargo, el material que aquí se presenta es muchísimo más acotado y ni siquiera aborda la temática de las crisis de sobreacumulación como tales, sino que se concentra en aspectos interpretativos de la obra de Marx relacionados con la relación entre tres conceptos clave de su teorización del capitalismo: acumulación, composición del capital y tasa de ganancia. El énfasis es por tanto exegético y ello requiere, quizás, cierta justificación adicional. Dos razones nos motivan a abordar esta tarea. En primer lugar, existe una importante discusión acerca de estos conceptos, y en particular sobre el significado de la “composición de capital” a la que han contribuido autores como Fine y Harris (1979), Weeks (1981) y Saad-Filho (1993).

(más…)

“Reading Marx’s Capital Vol II – Class 1, Introduction”: David Harvey

This is the first class of a free semester-long open course consisting of a close reading of the text of Marx’s Capital Volume II (plus parts of Volume III) in 12 video lectures by Professor David Harvey. David Harvey is a Distinguished Professor at the CUNY Graduate Center in the Anthropology and Geography PhD programs. This course was taught at Union Theological Seminaryin Spring 2011, and was attended by graduate students and activists from across New York City.

Subsequent videos will be available every one to two weeks. Initially the videos will be available only on YouTube. Additional file formats and podcasts will be available soon.

The page numbers Professor Harvey refers to are valid for the Penguin Classics editions of Capital Volumes II and III.

Thanks to the over 300 small donors who made this project possible.

“La categoría marxista del trabajo productivo”: Reinaldo Carcanholo

1.    Introducción
Este es el primer resultado, en muchos sentidos preliminar, de la investigación que iniciamos sobre la categoría del trabajo productivo. La intención de divulgar estas conclusiones provisionales es encontrar una colaboración adicional de colegas en el estudio del tema  y estimular una mayor discusión sobre este asunto en el ámbito académico y, en particular, entre los participantes de nuestra asociación, la SEP (Sociedade Brasileira de Economia Politica). El objetivo de la investigación no es sólo esclarecer la perspectiva de Marx sobre el tema , expresada en diferentes textos suyos, sino avanzar (dentro de lo posible) en la precisión de la categoría, de manera coherente con nuestra particular interpretación de la teoría marxista del valor y sin violentar la perspectiva general de Marx .

En una primera aproximación, pocos dudarían en afirmar que, para la teoría marxista, trabajo productivo es aquel que produce plusvalía . Lo que significa que es indispensable que se trate de trabajo asalariado y que la fuerza de trabajo sea comprada por el capital; tiene que ser explotada directamente por el capital.

A pesar de que esta ‘definición’ expresa, resumidamente de manera adecuada, los diferentes textos de Marx, la cuestión no es fácil de resolver y persisten muchas divergencias y discusiones sobre el asunto. Las dificultades aparecen cuando se pretende concretar mínimamente el análisis. Tal vez sea el propio Marx el mayor responsable de ello al no haber tratado el asunto de manera plenamente sistemática y porque, al debatir el tema, no lo hizo de forma que quedaran claros los diferentes niveles de abstracción y las cuestiones metodológicas implicadas en el análisis. Sin embargo, para ser más exactos, la responsabilidad está, en nuestra opinión, en nosotros mismos al no ser capaces de entender, en todo momento, el método utilizado por el análisis marxista, necesario para comprender los conceptos y categorías derivados de la sociedad capitalista. Por eso es indispensable hacer un esfuerzo por superar esas dificultades.

Marx trata de la categoría trabajo productivo en varios lugares de su obra. Lo hace en diversos pasajes de los “Grundrisse” (cuadernos manuscritos de 1857-1858) y en muchas otras ocasiones en los cuadernos manuscritos de 1861-1863, cuando desarrolla su crítica a la posición de algunos autores sobre el asunto, en especial la de Adam Smith con quien muestra mucha concordancia . En estos últimos manuscritos presenta por primera vez un estudio más amplio sobre el tema que aparece publicado como anexo en las Teorías de la plusvalía (Libro primero), bajo el título “Productividad del capital –Trabajo productivo e improductivo” . Inmediatamente vuelve a tratar el tema en los materiales preparatorios para la redacción de El Capital, escritos entre 1863 y 1866, parte de los cuales fue publicada posteriormente con el título “Capítulo Sexto –Inédito”. Además, en el primer libro de su obra más importante, El Capital,  Marx se refiere a la cuestión en dos momentos diferentes. Inicialmente lo trata en el capítulo V, en la parte correspondiente al “proceso de trabajo”, contenido material del proceso de producción. Ahí, la categoría es expuesta de manera independiente de su forma social. Sus particularidades para las relaciones capitalistas son presentadas, aunque de manera no muy extensa, en el capítulo XIV.

Es también importante para el tema el capítulo VI del libro II de El Capital, que trata de los costes de circulación y en el que se discute qué gastos son productivos e improductivos, capítulo éste construido por Engels a partir de cuatro manuscritos escritos presumiblemente por Marx entre 1865 y 1867 . Además de esto, son relevantes varios capítulos del Libro III que tratan del capital comercial y del capital  a interés, en particular en el XVII (El ingreso comercial), capítulos en los que aparecen algunas consideraciones sobre trabajo productivo/improductivo en esos sectores de negocios, pero donde se discute ampliamente el carácter no productivo de las actividades específicas de los capitales comercial y a interés  que operan en el ámbito  de la circulación.

Observando el conjunto de estas referencias dispersas y de los textos que presentan un tratamiento un poco más amplio sobre el tema, lo que salta a la vista es la existencia de una continuidad total en la perspectiva del autor sobre la categoría de trabajo productivo/improductivo. No hay contradicciones ni incoherencias significativas . Cada uno de los textos más sistemáticos trata de varios aspectos del tema, pero no de todos. Algunos de estos aspectos aparecen en más de uno de estos textos y, a veces, hasta se repiten entre uno y otro,  pasajes enteros. Todo parece indicar que podemos tratarlos como si representasen un solo texto aunque no estructurado sistemáticamente.

Esta continuidad, esta coherencia y ausencia de contradicciones relevantes, no significa que no existan pasajes oscuros que pueden originar confusiones.

Existen sí, pero en número básicamente insignificantes. Más adelante mencionaremos tres: dos en el capítulo VI del Libro II de El Capital y una tercera en el capítulo XVII del Libro III . Lo sorprendente no es su existencia, sino su número tan reducido en unos textos que, en su inmensa mayoría, no fueron escritos directamente para ser publicados y que, en algunos casos, fueron redactados de manera apresurada y fuera del contexto de una discusión más atenta sobre el tema.

LA CATEGORIA MARXISTA DE TRABAJO PRODUCTIVO

Traducción del portugués: José Mª Fdez. Criado
Equipo de traducción de Red Roja

Fuente: http://marxismocritico.com/

“Financialised capitalism: direct explotation and periodic bubbles”: Costas Lapavitsas

1. Introduction: The many dimensions of financialisation
The storm that has gradually engulfed the US economy since August 2007 is a fully-fledged crisis of financialised capitalism. It is also the latest in a succession of financial crises during the last three decades: from Mexico in 1982, to Japan in 1990, to East Asia in 1997, the list is long. Bubbles and crises are a regular feature of financialised capitalism.

The US crisis has not sprung out of a malaise of production, though it could
well lead to disruption of accumulation. Rather, it has resulted from the
financialisation of personal income during the last two decades, that is, from the
increasing penetration of formal finance into the transactions of ordinary life: housing, pensions, insurance, consumption, and so on. By the same token the crisis has revealed the extent to which contemporary finance relies on drawing profits directly from the personal income of working people and others across society. This is direct exploitation, a characteristic feature of financialised capitalism.

Banking and finance have been transformed during the last three decades.
Banks have turned their attention to individuals while becoming more distant from industrial and commercial capital. Meanwhile, open financial markets have expanded, with the participation of vast non-bank financial intermediaries: pension funds, money funds, hedge funds, equity funds, and so on. For banks this has meant opportunities for financial market mediation, that is, for facilitating transactions and drawing fees. This too is a characteristic feature of financialisation, and related to direct exploitation.
The crisis and the preceding bubble have also cast a cold light on the social
transformation wrought by financialisation. During the bubble, extravagant sums of money were paid to managers and other functionaries of finance, such as lawyers, accountants, technical analysts, and so on. The managers and shareholders of large corporations also benefited handsomely through dividends and capital gains.

Financialisation appears to have brought back the rentier. But this is not the idle money owner of the past, drawing rents by clipping coupons. Instead, rents accrue mostly due to the position of rentiers relative to the financial system, and take the form of salaries, bonuses, and stock options. The modern rentier is the product of the structural changes wrought by financialisation, rather than the driving force of financialisation.

Financialised capitalism, direct explotation and periodic bubbles

“Sobre la ocultación del origen de la plusvalía”: Reinaldo A. Carcanholo

El capitalista individual (o también la totalidad de los capitalistas en cada esfera particular de la producción), cuya visión es limitada, cree con razón que su ganancia no sólo proviene del trabajo que él o su ramo ocupan. Esto es totalmente correcto en lo que respecta a su ganancia media. Hasta dónde esa ganancia está mediada por la explotación global del trabajo por parte de todo el capital, es decir por todos sus colegas capitalistas, es una conexión que constituye un misterio total para él, tanto más por cuanto hasta los teóricos burgueses, los economistas políticos, no lo develaron hasta el momento.“. Marx (p. 214)

1. Introducción

La teoría del valor-trabajo de Marx ha sido sometida a una intensa y sistemática crítica prácticamente desde su formulación hace ya más de un siglo. Todo el esfuerzo dirigido a mostrar sus supuestos equívocos o inconsistencias tienen, sin duda alguna, una elevada motivación ideológica. Y no es para menos. Como es obvio, lo que está detrás de toda la discusión y de todo el entusiasmo que sustenta tal esfuerzo, no es una preocupación técnica sobre cómo se determinan los precios, sino la explicación del origen de la ganancia en una sociedad capitalista.

De hecho, al contrario de las teorías de Smith y Ricardo, la teoría marxista del valor tiene como consecuencia necesaria la conclusión de que el excedente económico capitalista, y particularmente la ganancia, es fruto de la explotación, del trabajo no pagado. No es posible aceptar integralmente la perspectiva de Marx sobre la riqueza y sobre el valor, sin concluir que la propia naturaleza íntima del capital implica una contradicción antagónica entre clases y que significa una violencia contra la naturaleza humana. En esta perspectiva, el capital es la negación misma del Hombre y la teoría de Marx es, en sí misma, radicalmente anticapitalista.

No es fácil aceptar estas implicaciones y, con mucha mayor razón, por aquellos sectores de la sociedad actual que, de alguna manera, se benefician de los privilegios de que disfrutan. Pero eso no es todo. La misma realidad capitalista, directamente observada, muestra, de modo indiscutible, que el origen de la ganancia empresarial no está en el trabajo y mucho menos en su explotación. Nuestros ojos no pueden negar que su origen es distinto al mencionado: capacidad empresarial, tecnología, grandes cantidades de capital comprometidas, entre otros. Tal vez se pudiera aceptar que su explicación está en el conjunto de esos factores y de otros adicionales. En nuestros días, con el predominio del capital especulativo, hasta se pudiera pensar que la ganancia tiene su origen en alguna propiedad inmanente y mágica del mismo capital. El hecho de que este último concepto, el de capital, no sea muy comprensible, no importa. Así hasta resulta más fácil pensar que tiene propiedades mágicas.

Aunque lo anterior tenga alguna dosis de exageración, una cosa es cierta: la observación de la realidad permite concluir que, muchas veces, el empresario no es un explotador.

¿Cómo se puede aceptar la teoría del valor de Marx con esas conclusiones sacadas directamente de la realidad? ¿Al final, implica o no la relación capitalista la explotación? ¿Es o no la ganancia fruto del trabajo no pagado? Lamentablemente la respuesta no es trivial. El capital consiste, de hecho, en una relación social que es y no es, al mismo tiempo, explotadora y eso en la misma teoría de Marx. En apariencia, la relación salarial es, por su propia naturaleza, una relación entre iguales o, como mínimo, una relación entre dos individuos autónomos y capaces de establecer entre ellos, libremente, un contrato comercial legítimo. Por otro lado, y al mismo tiempo, la relación salarial, en esencia, implica explotación; ausencia de libertad de una de las dos partes; apropiación por la otra de trabajo no pagado. Y eso es dialéctica, nada fácil de entender, incluso cuando existe buena voluntad.

Dos características importantes deben ser consideradas aquí sobre la apariencia en la sociedad capitalista. La primera es que ella no es el resultado de un error o un engaño del observador. Se trata de una de las dos dimensiones de la realidad, tan real como su opuesta, la esencia. El error no está en la apariencia, ni siquiera en la interpretación que sugiere, sino en la creencia de que la realidad tiene una sola dimensión. El equívoco sobre el capitalismo consiste en pensar que la realidad es unidimensional, o mejor, en no conocer de su bidimensionalidad.

Sobre_la_ocultacion_del_origen_de_la_plusvalia

Traducción del portugués:

José Mª Fernández Criado

“La crise financière et monétaire mondia-le. Endettement, spéculation, austérité”: Louis Gill

Louis Gill, “INTRODUCTION.” In ouvrage de Louis Gill, La crise financière et monétaire mondia-le. Endettement, spéculation, austérité, pp. 7-25. Montréal: M Éditeur, 2011, 141 pp. Collection: Mobilisations. [Texte diffusé dans Les Classiques des sciences sociales avec l’autorisation conjointe de l’auteur et de l’éditeur, M Éditeur, accordée le 11 septembre 2011.]

Intro_crise_financiere

“La doble naturaleza del trabajo, más sobre el carácter dual del trabajo en el capitalismo. Crítica a la hipostación transhistórica e ‘histórica’ del trabajo”: Marcelo Dias Carcanholo

Después de su más reciente declaración de defunción, al final de los años 80 y principios de los 90 del siglo pasado, la interpretación de Marx (y del marxismo) sobre las leyes generales de funcionamiento del modo de producción capitalista parecen ganar nuevos alientos. Especialmente su cimiento  – la teoría del valor – está recobrando nuevas (re)lecturas, nuevas interpretaciones, debates revividos, nuevos desarrollos. El objetivo de este trabajo es volver a discutir la base de esa teoría del valor de Marx, haciendo hincapié en los desarrollos del doble carácter del trabajo que definen la naturaleza dialéctica de la mercancía, su forma más elemental.

Es de sobra conocida la importancia que Marx daba al doble carácter del trabajo en su interpretación crítica sobre el modo de producción capitalista. Si la contradicción básica del capitalismo se da por la contradicción que implica su propia forma más elemental, la mercancía, es decir, la contradicción entre el valor y el valor de uso de las mercancías, y esta doble naturaleza de la mercancía refleja la doble naturaleza del trabajo, ya podemos darnos cuenta de la importancia del asunto.

Además, Marx es explícito al iniciar la sección del capítulo primero de El Capital – justamente la que trata del doble carácter del trabajo representado en las mercancías  –  al afirmar: “He sido el primero en exponer críticamente esa naturaleza bifacética del trabajo contenido en la mercancía. Como este punto es el eje en torno al cual gira la comprensión de la economía política, hemos de dilucidarlo aquí con más detenimiento” (Marx, El Capital, Libro Primero, pág. 51). Examinémoslo pues.

LA DOBLE NATURALEZA DEL TRABAJO M. Carcanholo

* Professor de la Facultad de Economia de la UFF e integrante del Núcleo Interdisciplinar de Estudos e Pesquisas em Marx e Marxismo (NIEP-Marx).

Traducción del portugués:

José Mª Fernández Criado

Nube de etiquetas